Podcasts about tuvo

  • 970PODCASTS
  • 1,823EPISODES
  • 32mAVG DURATION
  • 1DAILY NEW EPISODE
  • Jan 25, 2023LATEST

POPULARITY

20152016201720182019202020212022

Categories



Best podcasts about tuvo

Show all podcasts related to tuvo

Latest podcast episodes about tuvo

Conclusiones
La oposición argentina presume un triunfo: ''Maduro se tuvo que quedar en Venezuela''Patricia Bullrich, exministra de Seguridad de Argentina y presidenta del partido Propuesta Republicana (PRO), atribuye como un triunfo de la oposición la ausencia d

Conclusiones

Play Episode Listen Later Jan 25, 2023 43:06


Patricia Bullrich, exministra de Seguridad de Argentina y presidenta del partido Propuesta Republicana (PRO), atribuye como un triunfo de la oposición la ausencia de Nicolás Maduro en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), realizada en Buenos Aires. En Conclusiones, Bullrich también reprocha la postura del presidente Alberto Fernández frente a las dictaduras de la región.Para conocer sobre cómo CNN protege la privacidad de su audiencia, visite CNN.com/privacidad

Little Steven's Underground garage
Underground Garage: celebramos el 88º aniversario de la primera lata de cerveza en USA

Little Steven's Underground garage

Play Episode Listen Later Jan 24, 2023 113:17


En esta nueva entrega del Udnerground Garage, Little Steven rescata un acontecimiento que considera de especial relevancia para el mundo de la cultura pop: el lanzamiento de la primera lata de cerveza en Estados Unidos. Y es que el próximo 24 de enero se cumplirá 88 años desde que se pusiera a la venta esa primera lata. Sí, tal cual. Tuvo lugar en Richmond, Virginia, y la proeza corrió a cargo de dos empresas productoras de cerveza. Pero la idea inicial fue propuesta por la empresa American Can (empresa de enlatado), quienes le sugirieron la idea de enlatar cerveza a la empresa cervecera Gottfried Krueger Brewery. Estos, al principio, se mostraron recelosos de la idea, pero como la American Can se ofreció a costear todos los gastos aunque fuera un fracaso, terminaron aceptando.

La Brújula
'El Caso Arny': menores, sexo y falsas acusaciones

La Brújula

Play Episode Listen Later Jan 23, 2023 13:55


El Caso Arny es uno de los más mediáticos que se han vivido en España. Tuvo lugar en Sevilla en 1995 y ahora lo recoge la plataforma Sonora

¡Ya Párate!
#Minuteto Se tuvo que llamar al bar para saber si teniamos ganador de Mil pesos

¡Ya Párate!

Play Episode Listen Later Jan 19, 2023 7:47


Aerovía: tu podcast de aviación en español
(#96) Saturados por los NOTAM: “Hay demasiada información y eso es un problema”

Aerovía: tu podcast de aviación en español

Play Episode Listen Later Jan 16, 2023 34:02


¿Qué son y para qué sirven los NOTAM? Aerovía analiza por qué la caída del sistema de avisos a los navegantes provocó que miles de aviones se quedaran en tierra el pasado miércoles en Estados Unidos. Para ello, conversamos con Ariel Shocrón, piloto y expresidente del Comité de Análisis y Prevención de Accidentes de IFALPA. Con él, además de abordar los desafíos del sistema de NOTAM, hablamos también de la reciente propuesta de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de ampliar el tipo de organizaciones del sector a las que se exige contar con un Safety Management System (SMS). ¿Qué es un SMS y cuál es su importancia desde la perspectiva de la Cultura Justa? Resumen de contenidos: 0:01 – Presentación del capítulo. 0:45 – Un ATR 72 se estrella en Nepal. 1:15 – Incidente grave en el JFK de Nueva York. 3:15 – La avería del sistema de NOTAM en Estados Unidos. Con Ariel Shocrón. 5:58 – ¿Cómo y cuándo se consulta la información de los NOTAM? 11:48 – Los desafíos del sistema de NOTAM: el incidente de Air Canada en San Francisco. 16:09 – ¿Tuvo sentido la decisión drástica de la FAA ante el fallo del sistema? 18:45 – La FAA quiere expandir el uso del Safety Management System en EE. UU. 22:32 – La confidencialidad del SMS en el contexto de la Cultura Justa. 26:05 – El uso del SMS: diferencias entre Estados Unidos y Europa. No te pierdas el capítulo 96 de Aerovía: Saturados por los NOTAM: “Hay demasiada información y eso es un problema”.

Ciro Gómez Leyva por la Mañana
50% de los mexicanos opinan que atentado contra Ciro Gómez Leyva tuvo un móvil político

Ciro Gómez Leyva por la Mañana

Play Episode Listen Later Jan 16, 2023 10:35


El director de la encuesta México Elige, Sergio Zaragoza comparte los resultados de su edición más reciente. La encuesta muestra que un 50% de los mexicanos opina que el atentado contra Ciro Gómez Leyva tuvo un motivo político. También opina el 55% que la tesis de la ministra Yasmín Esquivel fue plagiada, y el 62% opina que debe de renunciar de la corte.

Historiografía Mexicana
Ep. 112• Julio Scherer • La estatua de Miguel Alemán • Ciudad Universitaria

Historiografía Mexicana

Play Episode Listen Later Jan 13, 2023 10:26


Inaugurada en 1952, la estatua de Miguel Alemán en Ciudad Universitaria fue obra del escultor Ignacio Asúnsolo. Tuvo tres atentados: 1960, 1965 y 1966. Julio Scherer escribió: «Se pensó que por muchos años ahí quedaría el ex presidente, pero el mes de mayo de 1966 fue bañado en chapopote y el 5 de junio cuatro detonaciones lo decapitaron».

6AM Hoy por Hoy
Fedesarrollo: La confianza del consumidor tuvo una leve mejora pero se mantiene negativa

6AM Hoy por Hoy

Play Episode Listen Later Jan 12, 2023 6:29


Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, habló en 6AM Hoy Por Hoy, de Caracol Radio, sobre las mediciones acerca de la confianza del consumidor.

Documentales Sonoros
The Real Roswell Conspiracy

Documentales Sonoros

Play Episode Listen Later Jan 8, 2023 43:53


El caso OVNI más famoso de todos los tiempos es el supuesto accidente OVNI en el desierto de Roswell, Nuevo México en 1947. ¿Tuvo la humanidad su primer contacto con la vida extraterrestre esa oscura noche estrellada?

Radio Elda
David Valverde "Dada", Ent. Nueva Elda Finetwork, en la presentación de los equipos del club

Radio Elda

Play Episode Listen Later Jan 8, 2023 0:27


Tuvo lugar el sábado 7 de enero en el Ciudad de Elda - Florentino Ibáñez

Radio Elda
Matheus Nunes, capitán del Nueva Elda Finetwork, en la presentación de los equipos del club

Radio Elda

Play Episode Listen Later Jan 8, 2023 0:10


Tuvo lugar el sábado 7 de enero en el Ciudad de Elda - Florentino Ibáñez

Radio Elda
Paqui Sánchez, Pdta. del Nueva Elda Finetwork, en la presentación de todos los equipos del club

Radio Elda

Play Episode Listen Later Jan 8, 2023 2:06


Tuvo lugar el sábado 7 de enero en el Ciudad de Elda - Florentino Ibáñez

Radio Elda
Fernando Gómez, edil de Deportes de Elda, en la presentación de los equipos del Nueva Elda Finetwork

Radio Elda

Play Episode Listen Later Jan 8, 2023 4:24


Tuvo lugar el sábado 7 de enero en el Ciudad de Elda - Florentino Ibáñez

Solo Documental
El crimen mas oculto de ETA 2/2 (Audio Mejorado)

Solo Documental

Play Episode Listen Later Jan 5, 2023 44:02


Es una historia que encoge el alma, un crimen tan repugnante que cuesta creer que haya ocurrido. Una ventosa tarde de marzo, tres muchachos gallegos que habían llegado a la localidad guipuzcoana de Irún buscando trabajo y horizontes más amplios, deciden pasar a Francia para ver una de esas películas que la censura prohibía en España. A la vuelta, en el lado izquierdo de la carretera que serpentea desde San Juan de Luz a la frontera, los chicos vislumbran las luces parpadeantes de una discoteca. Uno de esos antros de atmósfera densa, donde se puede tomar una copa, escuchar música y ver cimbrearse a alguna mujer de falda corta y ropa apretada. Los gallegos se acodan en la barra y comentan, con la desinhibición que estimulan la juventud y un puticlub donde no te conoce nadie, algunas de las ardientes escenas vistas en el cine un rato antes. Es sábado, pero el local todavía no está muy lleno. Suben el tono, se ríen e intercambian bromas, ignorantes de que en una esquina, parapetados tras unos vasos de güisqui, varios pares de ojos les observan.Uno de los que mira, el más excitado por el alcohol, es Tomás Pérez Revilla, gerifalte de ETA. Con él hay otros cuatro, que también beben a sorbos y, sobre todo cuando las risas de los gallegos se sobreponen a la música y se hacen audibles, mascullan entre dientes palabras como «hijos de puta», «cabrones» o «txakurras». Pérez Revilla y sus compinches se convencen de que los de la barra son policías camuflados y urden a toda prisa un plan. Media hora después, cuando los gallegos salen al oscuro aparcamiento, justo cuando están a punto de encaramarse al Austin 1300 en que salieron de España, los cinco etarras los interceptan a punta de pistola. Al ver el arma, dos de los gallegos se quedan estupefactos.Humberto, el mayor, se yergue peleón pero antes de que pueda mover un dedo recibe un tremendo botellazo en el cráneo. Nadie oye nada, porque la brisa que llega del cercano acantilado ahoga los ruidos. Todo ocurre muy rápido. Los etarras amarran a la espalda las manos de sus prisioneros, incluidas las del malherido Humberto. Los introducen a empellones en el maletero y parten con ellos, usando el Austin y su propio vehículo. Enfilan hacia Saint Palais, en pleno corazón del País Vasco francés, a medio centenar de kilómetros de distancia. Allí, protegidos por sus cofrades de Iparraterrak y amparados por la simpatía que despertaba la oposición a Franco, los etarras tienen una estructura que permite albergar, dar trabajo y hasta entrenar a los que salen de España para integrarse en la banda o huyen de la policía. El centro del entramado es un vivero al que los lugareños llaman La Serra, donde en los momentos álgidos labora hasta una treintena de personas. Es en el vivero, en uno de los barracones, entre tenazas de podar, martillos, carretillas y aperos de labranza, donde Pérez Revilla y sus colegas inician el interrogatorio. La tortura se prolonga hasta el amanecer. El que Fernando Quiroga, que aparece domiciliado en La Coruña, lleve en el bolsillo un salvoconducto de 48 horas y no el preceptivo pasaporte estimula las suspicacias y el celo inquisitorial de los etarras. Al cabo de una noche agónica, en la que lo único que logran arrancar de la boca de sus cautivos son gemidos, gotas de sangre, dientes y la desnuda verdad, Pérez Revilla y los suyos comienzan a sospechar que se han equivocado. No han capturado a unos policías, enviados desde España para husmear en el santuario etarra. Aquellos tres seres desmadejados, hechos pedazos, que respiran inermes en el húmedo suelo del invernadero no son agentes camuflados. Se trata quizá, como los muchachos han jurado desde el primer momento, de simples emigrantes gallegos. Todo indica que residen en Irún, cruzaron para ir al cine y entraron en La Lycorne casi por azar, porque venían cachondos, pero los terroristas deciden que ya es muy tarde. Pérez Revilla sale a llamar por teléfono y retorna un cuarto de hora después con el gesto más endurecido que de costumbre.Es él, con fría parsimonia, quien señala el paraje donde deben ser conducidos los desventurados y se encarga de rematarlos con un tiro en la nuca. Deja a los otros la ingrata y sudorosa tarea de cavar la fosa y deshacerse de los cadáveres. Isabel, la hermana de Humberto en cuyo piso de Irún vivían los tres jóvenes, se inquietó al ver que no regresaban. Pero era fin de semana y al final, tras aguardar en vela bastantes horas, se dijo a sí misma que se habrían quedado de juerga. El domingo cobró cuerpo la idea de que habían sufrido un accidente y el lunes, ya con el alma en la boca, comenzó a indagar. Cesáreo Rodríguez, su marido, hasta cruzó al otro lado y se dedicó a otear cunetas y escudriñar barrancas con la vana esperanza de dar con el coche. No podía sospechar que el Austin circulaba sin problemas por las carreteras del suroeste francés, con matrícula distinta de la C 2143-B original, pegatinas y toques de pintura sobre la chapa blanca, y gente ajena al volante. Hasta 21 días después, como refleja en el atestado un puntilloso funcionario de la comisaría de Irún, Cesáreo no se presentó a denunciar la extraña desaparición. En el escrito, mecanografiado en líneas apretadas y estilo rancio, se hace constar el estupor de la familia, que seguía sin tener noticias a pesar de los anuncios y fotografías publicados en la prensa española y francesa. «Ante el temor de que el vehículo ocupado por los jóvenes hubiera sufrido un accidente, cayendo al mar por la llamada Cornisa del Cantábrico», reza un apéndice, pegado al final del atestado, «la Comandancia Naval Francesa ha realizado rastreos, con resultado igualmente infructuoso». El escrito concluye destacando que los tres jóvenes «carecen de antecedentes desfavorables en los archivos de la Comisaría». Los cuerpos de Humberto Fouz, Fernando Quiroga y Jorge García nunca han aparecido. Ni siquiera un fragmento de hueso, unos dientes o unas briznas de pelo. Tampoco el renqueante Austin.Durante 28 interminables años, sus familias han sobrellevado en silencio la tragedia, estrellándose unas veces contra el muro de la desidia burocrática y otras contra el desprecio de los compañeros de viaje de los asesinos. Aquel verano, en una de las casas se recibió una llamada de teléfono en la que una voz anónima se limitó a decir: «No hagan nada, peligra la vida de los tres chicos». Pero las familias comenzaron a percibir la magnitud del drama en diciembre, cuando Alfredo Semprún, padre del actual reportero de La Razón, publica en ABC un artículo estremecedor. Acertaba en lo crucial, revelaba el nombre del bar y enumeraba a los asesinos. A Pérez Revilla lo mató el GAL en 1984 y se fue a la tumba con parte de su macabro secreto, pero su férreo silencio no es el único factor que explica que nunca se hayan esclarecido los hechos.Nueve años antes de que estallara la bomba que abrasó y terminó acabando con la vida del autor de los tres tiros de gracia, los jueces habían archivado el caso de los «tres gallegos desaparecidos». TRES POLICÍAS GALLEGOS El sumario, sepultado durante años en el sótano de un juzgado de San Sebastián, es sorprendentemente corto. Consta de 142 folios y está constituido sobre todo por recortes de prensa: ABC, El Ideal Gallego, El Alcázar, Informaciones, La Voz de España...Hay también una carta, de alguien que firma «Leal español» y que cuenta que un fraile residente en Inglaterra, en The Saint Gregory's College, se ha vanagloriado ante sus alumnos de la «liquidación» de tres policías gallegos que querían infiltrarse en el sur de Francia. Las diligencias son escasas y las investigaciones brillan por su ausencia. Era una época en que los etarras campaban a sus anchas en Francia, se calificaba a los terroristas vascos de «defensores de la libertad y la democracia» y la policía gala no sólo no colaboraba con la española, sino que hacía lo imposible para impedir la mínima indagación de la Guardia Civil. Nadie reparó en que aquella ETA, que en 1973 hizo volar el coche del almirante Carrero Blanco, era la misma que ocho meses antes había torturado y «evaporado» a tres jóvenes gallegos, como nadie dio importancia a que matase en 1969 a Begoña Urroz, de 22 meses.El afán por mantener su aureola de libertadores antifranquistas, que llevó a los terroristas a no atribuirse nunca la colocación de la bomba que mató a la niña, es el mismo que les ha hecho durante tres décadas negar hasta el paradero de Humberto, Fernando y Jorge. Humberto era el único que hablaba francés y conocía un poco el mundo. Tenía 28 años y había viajado bastante antes de recalar en Irún y encontrar empleo como intérprete en una empresa de transportes. Los otros dos, apenas habían volado. Fernando tenía 25 años y había sido el segundo en desplazarse al País Vasco.Trabajaba en una agencia de aduanas. Jorge, de 23 años, acababa de llegar de Galicia. Estaba en paro. Comenzaba la década de los 70, unos años prodigiosos en que la España de Franco, que 10 años antes había descubierto el maná del turismo, el biquini, la televisión y las cualidades épicas del Real Madrid, presentía su final. Habían desaparecido los emigrantes de maleta de cartón, que salían a Europa decididos a ahorrar para volver al pueblo y abrir un bar o adquirir un piso en las barriadas que surgían como hongos en los suburbios de Madrid o Barcelona. Los que dejaban su tierra alentados por la industrialización del País Vasco, como Humberto, Fernando o Jorge, eran de otra pasta y acudían para quedarse. Aquel 24 de marzo de 1973 era sábado y los tres amigos almorzaron en casa de la hermana de Humberto. Echaron después la partida en el bar Castilla y sobre las cuatro y media de la tarde, dejaron a José Cesáreo, el cuarto jugador de tute subastado, en la empresa Decoexsa. Retornarían, dijeron, pasadas las 10 de la noche. Todo el mundo se las daba de haber visto en acción al lóbrego Marlon Brando y a la voluptuosa María Schnneider en El último tango en París y ellos no querían ser menos. Ponían la película en los multicines de San Juan de Luz. El antiguo Lycorne se llama ahora Pakaloko y abre como antaño de 7 de la tarde a 5 de la madrugada. Atrae a multitud de negros y prodiga la música exótica, pero en su época tuvo pretensiones y cierto postín. Allí alternaban los crápulas y desocupados de la comarca. El antiguo dueño, Jean Pierre Bernateau, sigue viviendo al lado y jura no recordar un ápice: «Tuvo que ser en el aparcamiento; dentro no permitíamos peleas». El Pakaloko queda a la salida de Bidart, al final de una larga cuesta. El aparcamiento no ha cambiado. Es igual que entonces y de noche, con el viento del mar ahogando los sonidos, es el sitio ideal para la emboscada. A veces cambia algún nombre, pero todos los indicios señalan que los que estaban con Revilla aquella noche eran Ceferino Arévalo, alias El Ruso, Prudencio Sodupe, alias Pruden, Jesús de la Fuente Iruretagoyena, Basacarte, y Manuel Murua, El Casero. «MEJOR NO DECIR NADA» De la Fuente, en libertad desde 1982, pasa los fines de semana en Zumaia, donde comparte casa con María Teresa Egaña. Dicen que sigue siendo un duro y que mantiene una gran amistad con Josu Ternera. Otros han fallecido, pero a Murua lo encontramos en Logroño. Duerme en la cárcel, pero sale a trabajar a Cáritas durante el día. El Casero, que aspira a una indemnización por los años purgados entre rejas (también pretenden dinero, los 23 millones que se pagan a los familiares de víctimas del terrorismo, los parientes del pistolero Revilla), comienza negando los hechos.Después admite que una vez, tras recibir una carta de la sobrina de Humberto en la que le pedía ayuda para localizar el cadáver de su tío, el ex ertzaina Mikel Sueskun condenado por pertenencia a ETA y actualmente en libertad condicional y militando en las filas de Eusko Alkartasuna le aconsejó «no decir nada». Fue lo mismo, según la confesión extraída en 1979 al etarra Jesús María Zabarte, que aconsejaba Pérez Revilla a quien preguntaba por el tema: «Cuanto menos se sepa del asunto, mejor». Mikel Legarza, el mítico Lobo que estuvo años infiltrado en ETA, afirma en sus memorias haber escuchado una conversación entre Pérez Revilla y Peixoto, donde aludían a tres gallegos que habían pescado «deambulando camuflados por Euskadi Norte». El Casero es un tipo con pinta de labriego. Va cubierto con chapela, apenas tiene cuello y parece ingenuo. Él alega que se trata de un error, pero en 1993 fue condenado por haber asesinado de dos balazos en la cabeza al brigada Emilio Fernández. «De los gallegos yo no sé nada», refunfuña Murua. «Eso hay que preguntárselo a los que mandan». Entre Martini y Martini, y siempre en condicional, da a entender que si los secuestraron «los esposarían allí mismo, en el aparcamiento». También que si los interrogaron «sería duro, pero no como la Guardia Civil».Al final, y preguntado sobre las probabilidades de hallar restos si se excava en La Serra, pontifica que ninguna, «porque aquello es muy grande». Antes de irse, sin venir a cuento, deja caer que si los sepultaron «los enterrarían junto a la reguera, donde la tierra es más blanda». Es escalofriantemente curioso, pero en Agur ETA, la autobiografía del arrepentido Soares Gamboa, el ex etarra escribe que hay que unir a la larga lista de víctimas de ETA los cadáveres de los gallegos, «enterrados tal vez en un monte, donde los helechos crecen más altos que los otros». Coral Rodríguez Fouz, concejal en Eibar, senadora socialista en la pasada legislatura y sobrina y ahijada de uno de los desaparecidos, confiesa que en sus treinta y pocos años de existencia, no puede evocar un solo día en que no esté presente la imagen contrita de su madre, angustiada por la desaparición de su hermano más querido. Afirma que ése fue uno de los motivos que la impulsó, hace tres años, a intentar reabrir el caso. Hasta lograr que se reconociera a su tío y sus amigos la condición de «víctimas del terrorismo», sorteó exigencias kafkianas. La Administración llegó a exigirle que demostrara de «forma fehaciente» lo ocurrido.

Voces de Ferrol - RadioVoz
FERROLANOS VIAJEROS POR EL MUNDO: El viaje por Egipto y Arabia Saudí de Eva Martínez que tuvo que ser evacuada de Petra

Voces de Ferrol - RadioVoz

Play Episode Listen Later Jan 4, 2023 20:12


Eva esta satisfecha de su ultimo viaje que comenta con nostros, aunque regresó todavia con el susto en el cuerpo tras haber sido una de las mas de 1700 personas que tuvieron que ser ser evacuadas de mítico yacimiento arqueológico de Petra, en el suroeste de Jordania, debido a las inundaciones de la zona producidas por las intensas lluvias de los últimos días. "El Gobierno jordano ha evacuado a unos 1.700 turistas en Petra por las fuertes lluvias", dijo el presidente de la Junta de Comisionados de la Autoridad de la Región de Petra, Suliman al Faryat, quien aseguró que "la situación es estable y no hay ningún peligro para los turistas, si bien se ha parado el proceso de recepción (de visitantes) desde el mediodía". Eva estaba en ese lugar en el momento de la evacuación participando en un excursion para visitar ese enclave patrimonio de la humanidad .

Solo Documental
El crimen mas oculto de ETA 1/2 (Audio Mejorado)

Solo Documental

Play Episode Listen Later Jan 4, 2023 43:10


Es una historia que encoge el alma, un crimen tan repugnante que cuesta creer que haya ocurrido. Una ventosa tarde de marzo, tres muchachos gallegos que habían llegado a la localidad guipuzcoana de Irún buscando trabajo y horizontes más amplios, deciden pasar a Francia para ver una de esas películas que la censura prohibía en España. A la vuelta, en el lado izquierdo de la carretera que serpentea desde San Juan de Luz a la frontera, los chicos vislumbran las luces parpadeantes de una discoteca. Uno de esos antros de atmósfera densa, donde se puede tomar una copa, escuchar música y ver cimbrearse a alguna mujer de falda corta y ropa apretada. Los gallegos se acodan en la barra y comentan, con la desinhibición que estimulan la juventud y un puticlub donde no te conoce nadie, algunas de las ardientes escenas vistas en el cine un rato antes. Es sábado, pero el local todavía no está muy lleno. Suben el tono, se ríen e intercambian bromas, ignorantes de que en una esquina, parapetados tras unos vasos de güisqui, varios pares de ojos les observan.Uno de los que mira, el más excitado por el alcohol, es Tomás Pérez Revilla, gerifalte de ETA. Con él hay otros cuatro, que también beben a sorbos y, sobre todo cuando las risas de los gallegos se sobreponen a la música y se hacen audibles, mascullan entre dientes palabras como «hijos de puta», «cabrones» o «txakurras». Pérez Revilla y sus compinches se convencen de que los de la barra son policías camuflados y urden a toda prisa un plan. Media hora después, cuando los gallegos salen al oscuro aparcamiento, justo cuando están a punto de encaramarse al Austin 1300 en que salieron de España, los cinco etarras los interceptan a punta de pistola. Al ver el arma, dos de los gallegos se quedan estupefactos.Humberto, el mayor, se yergue peleón pero antes de que pueda mover un dedo recibe un tremendo botellazo en el cráneo. Nadie oye nada, porque la brisa que llega del cercano acantilado ahoga los ruidos. Todo ocurre muy rápido. Los etarras amarran a la espalda las manos de sus prisioneros, incluidas las del malherido Humberto. Los introducen a empellones en el maletero y parten con ellos, usando el Austin y su propio vehículo. Enfilan hacia Saint Palais, en pleno corazón del País Vasco francés, a medio centenar de kilómetros de distancia. Allí, protegidos por sus cofrades de Iparraterrak y amparados por la simpatía que despertaba la oposición a Franco, los etarras tienen una estructura que permite albergar, dar trabajo y hasta entrenar a los que salen de España para integrarse en la banda o huyen de la policía. El centro del entramado es un vivero al que los lugareños llaman La Serra, donde en los momentos álgidos labora hasta una treintena de personas. Es en el vivero, en uno de los barracones, entre tenazas de podar, martillos, carretillas y aperos de labranza, donde Pérez Revilla y sus colegas inician el interrogatorio. La tortura se prolonga hasta el amanecer. El que Fernando Quiroga, que aparece domiciliado en La Coruña, lleve en el bolsillo un salvoconducto de 48 horas y no el preceptivo pasaporte estimula las suspicacias y el celo inquisitorial de los etarras. Al cabo de una noche agónica, en la que lo único que logran arrancar de la boca de sus cautivos son gemidos, gotas de sangre, dientes y la desnuda verdad, Pérez Revilla y los suyos comienzan a sospechar que se han equivocado. No han capturado a unos policías, enviados desde España para husmear en el santuario etarra. Aquellos tres seres desmadejados, hechos pedazos, que respiran inermes en el húmedo suelo del invernadero no son agentes camuflados. Se trata quizá, como los muchachos han jurado desde el primer momento, de simples emigrantes gallegos. Todo indica que residen en Irún, cruzaron para ir al cine y entraron en La Lycorne casi por azar, porque venían cachondos, pero los terroristas deciden que ya es muy tarde. Pérez Revilla sale a llamar por teléfono y retorna un cuarto de hora después con el gesto más endurecido que de costumbre.Es él, con fría parsimonia, quien señala el paraje donde deben ser conducidos los desventurados y se encarga de rematarlos con un tiro en la nuca. Deja a los otros la ingrata y sudorosa tarea de cavar la fosa y deshacerse de los cadáveres. Isabel, la hermana de Humberto en cuyo piso de Irún vivían los tres jóvenes, se inquietó al ver que no regresaban. Pero era fin de semana y al final, tras aguardar en vela bastantes horas, se dijo a sí misma que se habrían quedado de juerga. El domingo cobró cuerpo la idea de que habían sufrido un accidente y el lunes, ya con el alma en la boca, comenzó a indagar. Cesáreo Rodríguez, su marido, hasta cruzó al otro lado y se dedicó a otear cunetas y escudriñar barrancas con la vana esperanza de dar con el coche. No podía sospechar que el Austin circulaba sin problemas por las carreteras del suroeste francés, con matrícula distinta de la C 2143-B original, pegatinas y toques de pintura sobre la chapa blanca, y gente ajena al volante. Hasta 21 días después, como refleja en el atestado un puntilloso funcionario de la comisaría de Irún, Cesáreo no se presentó a denunciar la extraña desaparición. En el escrito, mecanografiado en líneas apretadas y estilo rancio, se hace constar el estupor de la familia, que seguía sin tener noticias a pesar de los anuncios y fotografías publicados en la prensa española y francesa. «Ante el temor de que el vehículo ocupado por los jóvenes hubiera sufrido un accidente, cayendo al mar por la llamada Cornisa del Cantábrico», reza un apéndice, pegado al final del atestado, «la Comandancia Naval Francesa ha realizado rastreos, con resultado igualmente infructuoso». El escrito concluye destacando que los tres jóvenes «carecen de antecedentes desfavorables en los archivos de la Comisaría». Los cuerpos de Humberto Fouz, Fernando Quiroga y Jorge García nunca han aparecido. Ni siquiera un fragmento de hueso, unos dientes o unas briznas de pelo. Tampoco el renqueante Austin.Durante 28 interminables años, sus familias han sobrellevado en silencio la tragedia, estrellándose unas veces contra el muro de la desidia burocrática y otras contra el desprecio de los compañeros de viaje de los asesinos. Aquel verano, en una de las casas se recibió una llamada de teléfono en la que una voz anónima se limitó a decir: «No hagan nada, peligra la vida de los tres chicos». Pero las familias comenzaron a percibir la magnitud del drama en diciembre, cuando Alfredo Semprún, padre del actual reportero de La Razón, publica en ABC un artículo estremecedor. Acertaba en lo crucial, revelaba el nombre del bar y enumeraba a los asesinos. A Pérez Revilla lo mató el GAL en 1984 y se fue a la tumba con parte de su macabro secreto, pero su férreo silencio no es el único factor que explica que nunca se hayan esclarecido los hechos.Nueve años antes de que estallara la bomba que abrasó y terminó acabando con la vida del autor de los tres tiros de gracia, los jueces habían archivado el caso de los «tres gallegos desaparecidos». TRES POLICÍAS GALLEGOS El sumario, sepultado durante años en el sótano de un juzgado de San Sebastián, es sorprendentemente corto. Consta de 142 folios y está constituido sobre todo por recortes de prensa: ABC, El Ideal Gallego, El Alcázar, Informaciones, La Voz de España...Hay también una carta, de alguien que firma «Leal español» y que cuenta que un fraile residente en Inglaterra, en The Saint Gregory's College, se ha vanagloriado ante sus alumnos de la «liquidación» de tres policías gallegos que querían infiltrarse en el sur de Francia. Las diligencias son escasas y las investigaciones brillan por su ausencia. Era una época en que los etarras campaban a sus anchas en Francia, se calificaba a los terroristas vascos de «defensores de la libertad y la democracia» y la policía gala no sólo no colaboraba con la española, sino que hacía lo imposible para impedir la mínima indagación de la Guardia Civil. Nadie reparó en que aquella ETA, que en 1973 hizo volar el coche del almirante Carrero Blanco, era la misma que ocho meses antes había torturado y «evaporado» a tres jóvenes gallegos, como nadie dio importancia a que matase en 1969 a Begoña Urroz, de 22 meses.El afán por mantener su aureola de libertadores antifranquistas, que llevó a los terroristas a no atribuirse nunca la colocación de la bomba que mató a la niña, es el mismo que les ha hecho durante tres décadas negar hasta el paradero de Humberto, Fernando y Jorge. Humberto era el único que hablaba francés y conocía un poco el mundo. Tenía 28 años y había viajado bastante antes de recalar en Irún y encontrar empleo como intérprete en una empresa de transportes. Los otros dos, apenas habían volado. Fernando tenía 25 años y había sido el segundo en desplazarse al País Vasco.Trabajaba en una agencia de aduanas. Jorge, de 23 años, acababa de llegar de Galicia. Estaba en paro. Comenzaba la década de los 70, unos años prodigiosos en que la España de Franco, que 10 años antes había descubierto el maná del turismo, el biquini, la televisión y las cualidades épicas del Real Madrid, presentía su final. Habían desaparecido los emigrantes de maleta de cartón, que salían a Europa decididos a ahorrar para volver al pueblo y abrir un bar o adquirir un piso en las barriadas que surgían como hongos en los suburbios de Madrid o Barcelona. Los que dejaban su tierra alentados por la industrialización del País Vasco, como Humberto, Fernando o Jorge, eran de otra pasta y acudían para quedarse. Aquel 24 de marzo de 1973 era sábado y los tres amigos almorzaron en casa de la hermana de Humberto. Echaron después la partida en el bar Castilla y sobre las cuatro y media de la tarde, dejaron a José Cesáreo, el cuarto jugador de tute subastado, en la empresa Decoexsa. Retornarían, dijeron, pasadas las 10 de la noche. Todo el mundo se las daba de haber visto en acción al lóbrego Marlon Brando y a la voluptuosa María Schnneider en El último tango en París y ellos no querían ser menos. Ponían la película en los multicines de San Juan de Luz. El antiguo Lycorne se llama ahora Pakaloko y abre como antaño de 7 de la tarde a 5 de la madrugada. Atrae a multitud de negros y prodiga la música exótica, pero en su época tuvo pretensiones y cierto postín. Allí alternaban los crápulas y desocupados de la comarca. El antiguo dueño, Jean Pierre Bernateau, sigue viviendo al lado y jura no recordar un ápice: «Tuvo que ser en el aparcamiento; dentro no permitíamos peleas». El Pakaloko queda a la salida de Bidart, al final de una larga cuesta. El aparcamiento no ha cambiado. Es igual que entonces y de noche, con el viento del mar ahogando los sonidos, es el sitio ideal para la emboscada. A veces cambia algún nombre, pero todos los indicios señalan que los que estaban con Revilla aquella noche eran Ceferino Arévalo, alias El Ruso, Prudencio Sodupe, alias Pruden, Jesús de la Fuente Iruretagoyena, Basacarte, y Manuel Murua, El Casero. «MEJOR NO DECIR NADA» De la Fuente, en libertad desde 1982, pasa los fines de semana en Zumaia, donde comparte casa con María Teresa Egaña. Dicen que sigue siendo un duro y que mantiene una gran amistad con Josu Ternera. Otros han fallecido, pero a Murua lo encontramos en Logroño. Duerme en la cárcel, pero sale a trabajar a Cáritas durante el día. El Casero, que aspira a una indemnización por los años purgados entre rejas (también pretenden dinero, los 23 millones que se pagan a los familiares de víctimas del terrorismo, los parientes del pistolero Revilla), comienza negando los hechos.Después admite que una vez, tras recibir una carta de la sobrina de Humberto en la que le pedía ayuda para localizar el cadáver de su tío, el ex ertzaina Mikel Sueskun condenado por pertenencia a ETA y actualmente en libertad condicional y militando en las filas de Eusko Alkartasuna le aconsejó «no decir nada». Fue lo mismo, según la confesión extraída en 1979 al etarra Jesús María Zabarte, que aconsejaba Pérez Revilla a quien preguntaba por el tema: «Cuanto menos se sepa del asunto, mejor». Mikel Legarza, el mítico Lobo que estuvo años infiltrado en ETA, afirma en sus memorias haber escuchado una conversación entre Pérez Revilla y Peixoto, donde aludían a tres gallegos que habían pescado «deambulando camuflados por Euskadi Norte». El Casero es un tipo con pinta de labriego. Va cubierto con chapela, apenas tiene cuello y parece ingenuo. Él alega que se trata de un error, pero en 1993 fue condenado por haber asesinado de dos balazos en la cabeza al brigada Emilio Fernández. «De los gallegos yo no sé nada», refunfuña Murua. «Eso hay que preguntárselo a los que mandan». Entre Martini y Martini, y siempre en condicional, da a entender que si los secuestraron «los esposarían allí mismo, en el aparcamiento». También que si los interrogaron «sería duro, pero no como la Guardia Civil».Al final, y preguntado sobre las probabilidades de hallar restos si se excava en La Serra, pontifica que ninguna, «porque aquello es muy grande». Antes de irse, sin venir a cuento, deja caer que si los sepultaron «los enterrarían junto a la reguera, donde la tierra es más blanda». Es escalofriantemente curioso, pero en Agur ETA, la autobiografía del arrepentido Soares Gamboa, el ex etarra escribe que hay que unir a la larga lista de víctimas de ETA los cadáveres de los gallegos, «enterrados tal vez en un monte, donde los helechos crecen más altos que los otros». Coral Rodríguez Fouz, concejal en Eibar, senadora socialista en la pasada legislatura y sobrina y ahijada de uno de los desaparecidos, confiesa que en sus treinta y pocos años de existencia, no puede evocar un solo día en que no esté presente la imagen contrita de su madre, angustiada por la desaparición de su hermano más querido. Afirma que ése fue uno de los motivos que la impulsó, hace tres años, a intentar reabrir el caso. Hasta lograr que se reconociera a su tío y sus amigos la condición de «víctimas del terrorismo», sorteó exigencias kafkianas. La Administración llegó a exigirle que demostrara de «forma fehaciente» lo ocurrido.

Podcast Red Inka + Audio Libros
04.10.46 Los Miserables de Victor Hugo (4ra Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis - Libro décimo: El 5 de junio de 1832 - Cap 03 Un entierro: ocasión de un ren

Podcast Red Inka + Audio Libros

Play Episode Listen Later Jan 3, 2023 15:36


Los Miserables Autor: Víctor Hugo Cuarta Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis Libro décimo El 5 de junio de 1832 Cap III : Un entierro: ocasión de un renacimiento. En la primavera de 1832, aunque el cólera llevaba tres meses enfriando los ánimos y arrojando sobre su agitación a saber qué apático apaciguamiento, París llevaba ya mucho tiempo listo para una conmoción. Como hemos dicho anteriormente, esa gran ciudad se parece a una pieza de artillería; cuando está cargada, basta con que caiga una chispa para que se dispare. En junio de 1832, la chispa fue la muerte del general Lamarque. Lamarque era persona de renombre y de acción. Tuvo sucesivamente, con el Imperio y con la Restauración, las dos valentías necesarias en ambas épocas, la valentía en el campo de batalla y la valentía en la tribuna. Era elocuente de la misma forma que había sido valiente; en lo que decía se notaba una espada. Igual que Foy, su antecesor, tras honrar el mando, honraba la libertad. Estaba entre la izquierda y la extrema izquierda; el pueblo lo quería porque aceptaba las oportunidades del porvenir; las muchedumbres lo querían porque había servido bien al emperador. Era, junto con los condes Gérard y Drouet, uno de los mariscales in pectore de Napoleón. Los tratados de 1815 lo encorajinaban como si se tratase de una ofensa personal. Odiaba a Wellington con un odio sin tapujos que agradaba a la multitud; y llevaba diecisiete años, sin atender apenas a los acontecimientos intermedios, conservando majestuosamente la tristeza de Waterloo. En la agonía, en la hora postrera, estrechó contra el pecho una espada que le habían concedido los oficiales de los Cien Días. Napoleón murió pronunciando la palabra ejército. Lamarque, pronunciando la palabra patria. Su muerte, ya prevista, la temía el pueblo como una pérdida y el gobierno como una ocasión Esa muerte fue un duelo. Como todo cuanto sea amargo, el duelo puede mudarse en algarada. Eso fue lo que ocurrió. La víspera del 5 de junio y la mañana de ese día, en que iba a celebrarse el entierro de Lamarque, el barrio de Saint-Antoine, por el que pasaría el cortejo, adquirió un aspecto temible. Esa tumultuosa red de calles se llenó de rumores. La gente se armaba como podía. Había ebanistas que se llevaban de su banco de trabajo el barrilete, «para echar abajo las puertas». Hubo quien se hizo un puñal con un gancho de zapatero rompiendo el gancho y afilando el resto. Y quien, febril «por lanzarse al ataque», llevaba tres días durmiendo sin desnudarse. Un carpintero llamado Lombier se encontró con un compañero que le preguntó: «¿Dónde vas?». «Pues es que no tengo armas.» «¿Y qué?» «Que voy al tajo por mi compás.» «¿Y para qué?» «No lo sé», decía Lombier. Otro, llamado Jacqueline, hombre expeditivo, se acercaba a todos los obreros que pasaban: «¡Oye, tú, ven aquí!». Los invitaba a cincuenta céntimos de vino y decía: «¿Tienes faena?». «No.» «Vete a ver a Filspierre, entre el portillo de Montreuil y el portillo de Charrone, y te darán faena.» En casa de Filspierre había cartuchos y armas. Algunos jefes conocidos andaban haciendo de correos, es decir, iban de casa en casa reuniendo a su gente. En Barthélemy, cerca del portillo de Le Trône, en Capel, en Le Petit-Chapeau, los bebedores trababan conversación con cara de circunstancias: «¿Dónde tienes la pistola?». «Aquí, metida en el blusón. ¿Y tú?» «Metida en la camisa.»

Podcast Red Inka + Audio Libros
04.09.41 Los Miserables de Victor Hugo (4ra Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis - Libro noveno: ¿Dónde van? - Cap 01 Jean Valjean)

Podcast Red Inka + Audio Libros

Play Episode Listen Later Jan 3, 2023 4:34


Los Miserables Autor: Víctor Hugo Cuarta Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis Libro noveno ¿Dónde van? Cap I : Jean Valjean. Ese mismo día, a eso de las cuatro de la tarde, Jean Valjean estaba sentado a solas en la vertiente más agreste de una de las elevaciones más solitarias de Le Champ de Mars. Bien por prudencia, bien por deseo de recogimiento o bien, sencillamente, por uno de esos cambios insensibles de costumbres que van apareciendo poco a poco en todas las existencias, salía ahora bastante poco con Cosette. Llevaba la chaqueta de obrero, un pantalón de lienzo gris y esa gorra de visera larga que le tapaba la cara. En lo referido a Cosette, ahora estaba en paz y era feliz; se había esfumado lo que por un tiempo lo había asustado y conturbado; pero, desde hacía una semana o dos, se le habían presentado ansiedades de otra clase. Un día, cuando paseaba por el bulevar, divisó a Thénardier; merced al disfraz que llevaba, Thénardier no lo reconoció; pero desde entonces Jean Valjean había vuelto a verlo en varias ocasiones y ahora tenía la seguridad de que Thénardier andaba por el barrio. Eso había bastado para que tomase una determinación muy seria. Que Thénardier estuviera allí equivalía a todos los peligros al tiempo. Además, París no estaba tranquilo; las alteraciones políticas presentaban el inconveniente, para quien tenía algo que ocultar en la vida, de que la policía estaba muy intranquila y muy recelosa, y, cuando intentase dar con un hombre como Pépin, o como Morey, podía perfectamente dar con un hombre como Jean Valjean. Jean Valjean estaba decidido a salir de París, e incluso de Francia, e irse a Inglaterra. Ya había avisado a Cosette. Quería irse antes de ocho días. Estaba sentado en el talud del Champ de Mars dando vueltas en la cabeza a todo tipo de pensamientos, Thénardier, la policía, el viaje y la dificultad de hacerse con un pasaporte. Lo tenía preocupado todo lo dicho. Y, de remate, un hecho inexplicable que acababa de llamarle la atención y todavía lo tenía alterado lo había puesto aún más alerta. La mañana de ese mismo día, cuando era el único que estaba levantado en la casa y paseaba por el jardín antes de que Cosette abriese sus postigos, vio de repente esta línea grabada en la pared, probablemente con un clavo: Calle de la Verrerie, 16. Era algo muy reciente; las incisiones eran blancas en la argamasa antigua y negra; una mata de ortigas, al pie de la pared, tenía por encima un polvillo fino y reciente de yeso. Probablemente lo habían escrito durante la noche. ¿Qué era? ¿Unas señas? ¿Una señal para otras personas? ¿Un aviso para él? En cualquier caso, estaba claro que alguien había violado el jardín y que entraban en él desconocidos. Recordó los incidentes raros que habían causado alarma anteriormente en la casa. Caviló sobre ese bosquejo. Tuvo buen cuidado de no mencionarle a Cosette aquella línea de la pared por temor a asustarla. En esas preocupaciones estaba cuando se dio cuenta, por una sombra que proyectaba el sol, de que alguien acababa de detenerse en la cresta de la pendiente, inmediatamente detrás de él. Iba a darse la vuelta cuando le cayó en las rodillas un papel doblado en cuatro, como si lo hubiera soltado una mano que estuviera por encima de su cabeza. Cogió el papel, lo desdobló y leyó esta palabra escrita a lápiz en legras grandes: MÚDESE. Jean Valjean se puso de pie con rapidez; ya no había nadie en la pendiente; buscó alrededor y divisó a alguien más alto que un niño, pero más bajo que un hombre, vestido con un blusón gris y un pantalón del color del polvo, que salvaba de una zancada el parapeto y se dejaba caer en el foso de Le Champ de Mars. Jean Valjean regresó a casa en el acto, muy meditabundo.

Podcast Red Inka + Audio Libros
04.10.48 Los Miserables de Victor Hugo (4ra Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis - Libro décimo: El 5 de junio de 1832 - Cap 05 Originalidad de París)

Podcast Red Inka + Audio Libros

Play Episode Listen Later Jan 3, 2023 7:48


Los Miserables Autor: Víctor Hugo Cuarta Parte: El idilio de la calle de Plumet y La epopeya de la calle de Saint-Denis Libro décimo El 5 de junio de 1832 Cap V : Originalidad de París. En los dos últimos años, ya lo hemos dicho, París había visto más de una insurrección. Fuera de los barrios insurrectos, no suele darse nada más curiosamente apacible que la fisonomía de París durante unos disturbios. París se acostumbra enseguida a todo —son sólo unos disturbios— y París tiene tanto que hacer que no se inmuta por tan poco. Sólo en estas ciudades colosales pueden darse espectáculos así. Sólo en esos recintos inmensos pueden caber a un tiempo una guerra civil y a saber qué extraña tranquilidad. Habitualmente, cuando empieza la insurrección, cuando se oye el tambor, el toque de llamada, la generala, el tendero se limita a decir: —Parece que hay lío por la calle de Saint-Martin. O: —En el barrio de Saint-Antoine. Y, con frecuencia, añade, despreocupado: —Por un sitio de ésos. Luego, cuando se oye mejor el estruendo desgarrador y lúgubre de las descargas de mosquetes y del fuego de pelotón, el tendero dice: —¿Así que se está poniendo la cosa al rojo? ¡Ya lo creo que se está poniendo al rojo! Poco después, si los disturbios se acercan y van a más, cierra a toda prisa la tienda y se pone corriendo el uniforme, es decir, pone la mercancía a salvo y arriesga su persona. Hay tiroteos en un cruce, en un pasadizo, en una calle sin salida; toman, pierden y vuelven a tomar las barricadas; corre la sangre, la metralla acribilla las fachadas de las casas, las balas matan a la gente en su propia alcoba, los cadáveres cubren los adoquines. A pocas calles de allí, se oyen chocar las bolas de billar en los cafés. Los teatros abren las puertas y se representan vodeviles; los curiosos charlan y ríen a dos pasos de esas calles repletas de guerra. Los coches de punto avanzan; los viandantes salen a cenar fuera de casa. A veces, en ese mismo barrio en que otros están luchando. En 1831 se interrumpió un tiroteo para dejar pasar una boda. Durante la insurrección del 12 de mayo de 1839, en la calle de Saint-Martin, un inválido enclenque y viejo, que iba tirando de un carretón rematado con un trapo tricolor en el que llevaba garrafas llenas de a saber qué bebida, iba de la barricada a la tropa y de la tropa a la barricada, ofreciendo imparcialmente vasos de agua de regaliz tanto al gobierno cuanto a la anarquía. Nada puede haber más peculiar; y tales son las características propias de los disturbios de París y que no se dan en ninguna otra capital. Se precisan para ello dos cosas: la grandeza de París y su buen humor. Se precisa la ciudad de Voltaire y de Napoleón. En esta ocasión, sin embargo, en los enfrentamientos armados del 5 de junio de 1832, la gran ciudad notó algo que a lo mejor iba a sobrepujar su fuerza. Tuvo miedo. Pudo verse por todos lados, en los barrios más lejanos y mas «desinteresados», cómo se cerraban en pleno día las puertas, las ventanas y los postigos.

De Primera Mano
¿Rivalidad de amores? Crystal aclara si tuvo pleito con la Trevi por Sergio Andrade

De Primera Mano

Play Episode Listen Later Jan 2, 2023 5:05


La cantante #Crystal será parte de la bioserie de #GloriaTrevi con su testimonio sobre lo que vivió con #SergioAndrade. Sin dar detalles de lo que sucedió cuando terminó su noviazgo con el productor musical y surgió lo que es conocido como el #ClanTreviAndrade y nos confiesa si llegó a tener pleito con la Trevi por el amor de Andrade.

Sale el Sol
¡Tuvo influenza! Silvia Pinal pasó Navidad con esta enfermedad

Sale el Sol

Play Episode Listen Later Jan 2, 2023 3:45


La Dinastía Pinal compartió sus celebraciones en estas fechas decembrinas y #AlejandraGuzmán nos reveló que la primera actriz padeció de influenza y nos habla d su estado de salud.

Simplemente Venenosa
MAYELI NUNCA TUVO BUENA RELACIÓN CON JENNI RIVERA Y LE HIZO DE TODO

Simplemente Venenosa

Play Episode Listen Later Dec 30, 2022 14:44


Mayeli Rivera rinde homenaje a Jenni Rivera tras críticas por su participación en documental controversial. Sitio: http://DamaVenenosa.com Disclaimer: We make no warranty to the accuracy or correctness of our content. Opinions are freely expressed and the only intention of this podcast is to entertain and create a dialogue amongst it's listeners. Mis redes: http://Instagram.com/DamaVenen...http://Twitter.com/DamaVenenos... http://Facebook.com/DamaVeneno...http://YouTube.com/DamaVenenos...https://vm.tiktok.com/ZMdVDnN2...

DAMA VENENOSA
MAYELI NUNCA TUVO BUENA RELACIÓN CON JENNI RIVERA Y LE HIZO DE TODO

DAMA VENENOSA

Play Episode Listen Later Dec 30, 2022 14:44


Mayeli Rivera rinde homenaje a Jenni Rivera tras críticas por su participación en documental controversial. Sitio: http://DamaVenenosa.com Disclaimer: We make no warranty to the accuracy or correctness of our content. Opinions are freely expressed and the only intention of this podcast is to entertain and create a dialogue amongst it's listeners. Mis redes: http://Instagram.com/DamaVenen...http://Twitter.com/DamaVenenos... http://Facebook.com/DamaVeneno...http://YouTube.com/DamaVenenos...https://vm.tiktok.com/ZMdVDnN2...

Chayo Contigo
El agradecimiento y cierre de año

Chayo Contigo

Play Episode Listen Later Dec 29, 2022 26:31


En el podcast de hoy con #ChayoContigo, se tocó el tema de Año Nuevo, junto con el agradecimiento y el crecimiento que se tuvo en este 2022, ya que todo es un proceso. Esto y otros casos más en el programa de hoy.No te pierdas este podcast de #ChayoContigo con temas familiares, adolescencia, educación, consejos de vida y más.

El Partidazo de COPE
Cañizares desvela el gran detalle que tuvo Txetxu Rojo con su familia

El Partidazo de COPE

Play Episode Listen Later Dec 28, 2022 3:01


futvox México - podcast futbol
302. Pumas o Cruz Azul: ¿Quién tuvo un peor 2022?

futvox México - podcast futbol

Play Episode Listen Later Dec 26, 2022 12:21


La Máquina y Pumas no tuvieron el torneo esperado por sus aficionados, pero ¿quién decepcionó más?Todo el análisis del futbol mexicano con "El Ruso" Brailovsky y Rafael Márquez Lugo en "futvox México". Un podcast exclusivo de futvox. See omnystudio.com/listener for privacy information.

Máximo desempeño
¿Quién eres cuando estás solo?

Máximo desempeño

Play Episode Listen Later Dec 24, 2022 66:49


En el episodio #192, conversamos con Antonio Sanint, un actor, comediante y publicista colombiano. Antonio estudió Cine en el Orange Coast College en California y pasó algunos años de su vida trabajando como publicista. Tuvo éxito y varios de sus comerciales salieron en la televisión, pero su sueño más grande era convertirse en comediante y actor cómico. En esta oportunidad, Antonio nos habló sobre los retos que ha enfrentado al convertirse en comediante. Hablar y hacer reír al público le ha demostrado que sus capacidades pueden ser más grandes que sus miedos y por eso nunca deja de intentarlo. Recientemente, se planteó el propósito de llevar su talento a Estados Unidos, lo cual ha implicado empezar de cero y reinventar su trabajo. Antonio también nos habló acerca de la importancia de las crisis. En la vida ha aprendido que son una oportunidad para el cambio y, por lo tanto, hay que saber recibirlas con valentía. Acompáñame a conocer la historia de este gran artista colombiano en un nuevo episodio de Máximo Desempeño.

Roger en Exa
¡Laura G nos habla sobre la mala suerte que tuvo en el amor!

Roger en Exa

Play Episode Listen Later Dec 24, 2022 7:50


Descubre los secretos de Laura G en esta charla con ella, sólo aquí con Roger en exa.

Cuarto Milenio (Oficial)
Cuarto Milenio: Expediente Nieves

Cuarto Milenio (Oficial)

Play Episode Listen Later Dec 23, 2022 22:38


Expediente Nieves Los casos extraños en los que el protagonista es una persona escéptica suelen ser más llamativos precisamente por la naturaleza descreída de quien los vive. Pues bien, esta noche traemos uno que cumple estos requisitos. El protagonista es José Manuel Nieves, periodista científico de ABC, y colaborador de Cuarto Milenio, quien vivió en sus propias carnes un suceso que pocas veces ha relatado y que, pese al tiempo transcurrido, aún no ha podido explicar. Tuvo lugar en la sierra de Yeste (Albacete), en una casa aislada en la serranía. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué este suceso ha marcado tanto a José Manuel Nieves? Él mismo nos lo contará. Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

El día de autos
"El Jaro": el mito de la "generación quinqui". Programa 165.

El día de autos

Play Episode Listen Later Dec 23, 2022 81:15


José Joaquín Sánchez Frutos, alias El Jaro, fue un famoso y precoz delincuente español cuya breve vida se llevó al cine en la película Navajeros. Era un líder nato y desde pequeño manejó una banda con miembros mayores que él, algunos incluso mayores de edad, a los que dirigía en todo tipo de tropelías como robos, hurtos y atracos. Ingresó de forma reiterada en varios reformatorios de los que se llegó a fugar más de treinta veces de veces. Tuvo lugar un enfrentamiento armado con la Guardia Civil en el que fue herido y poco tiempo después su banda se volvió a poner en funcionamiento hasta que en un atraco en la actual calle calle Veracruz de Madrid, un vecino que vio como atracaban a un amigo bajó a la calle con una escopeta y le disparó, matándolo. Acceso a la colección de libros de El día de autos en Amazon: https://www.amazon.com/-/es/dp/B08WLF3B1N?binding=paperback&;;;;;;;;ref=dbs_dp_rwt_sb_pc_tukn Contacto: eldiadeautos@gmail.com Canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCbgvOR3IA22MBfI5ATgxP_Q Facebook: https://www.facebook.com/eldiadeautos/ Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

Mediodía COPE
África Marcitllach, de Manos Unidas: "La Vírgen tuvo muchas dificultades para dar a luz en Belén"

Mediodía COPE

Play Episode Listen Later Dec 21, 2022 7:38


10AM Hoy por Hoy
ViceEducación: “La pandemia tuvo un efecto negativo en el sistema de educación”

10AM Hoy por Hoy

Play Episode Listen Later Dec 21, 2022 22:19


Dimensión Límite
DL File -57- Misteriosas: Las mujeres de lo insólito (con M. Fontana, M. de Rosa, M. Roldán, M. Embid y A. Estop)

Dimensión Límite

Play Episode Listen Later Dec 20, 2022 126:12


Una vez más, ‘Expediente DL’ vuelve fiel a su cita mensual. En esta ocasión, se trata de una edición especial grabada con público en falso directo, que rinde homenaje a todas las mujeres de lo insólito. Tuvo lugar durante la tarde del 13 de noviembre del presente 2022, en la pasada edición de ‘Magic Internacional’ de Barcelona. En la primera mitad del programa, Marta Fontana y Macarena de Rosa nos hacen un tan curioso como desconocido listado histórico de mujeres que se dedicaron de una u otra forma a indagar o divulgar en el mundo de las anomalías. Os sorprenderá. Después, Marisol Roldán, Marta Embid y Adriana Estop reflexionan sobre algunas cuestiones relacionadas con su trabajo divulgativo en el misterio, así como de otros asuntos como el presunto machismo en dicho ámbito y algunas anécdotas propias surgidas en sus particulares trayectorias. Todo ello con la participación de algunos miembros del público asistente en el tramo final del programa. Si queréis colaborar con el mismo, podéis hacerlo a través de una cuenta de PayPal que hemos creado para que, libremente, quien así lo crea conveniente, pueda contribuir agradeciendo el trabajo realizado. Tomad nota: E-mail: Apoyodimensionlimite@gmail.com Página: http://www.paypal.me /dimensionlimite Dirige, presenta y produce: David Cuevas.

10AM Hoy por Hoy
La historia del médico argentino que tuvo que aplazar su boda para trabajar en Qatar

10AM Hoy por Hoy

Play Episode Listen Later Dec 13, 2022 7:29


El profesional de la salud,  Victorio Stock , cotó su curiosa anécdota en la que le ofrecieron trabajar en la clínica de un emir en Doha

Sin miedo
Vanessa de Huelva. Ataques de Ansiedad. Testimonio de superación.

Sin miedo

Play Episode Listen Later Dec 13, 2022 34:48


Este testimonio de Vanesa de Huelva es la caña. Míratelo entero porque Vanesa hizo un trabajo increíble ella sola a partir de los libros. Tuvo 8 años de unos ataques muy fuertes: no podía trabajar, estaba aislada en su casa e incluso se desmayaba con vómitos, etc. Había ido a 15.000 médicos. Hasta que se puso manos a la obra y en 4 meses ya estaba prácticamente bien.

El VBar
Millonarios tuvo conversaciones con Juan Fernando Quintero

El VBar

Play Episode Listen Later Dec 12, 2022 1:21


CUBAkústica FM
'Me gusta el mambo y me gusta el son, pero la rumba es mejor'

CUBAkústica FM

Play Episode Listen Later Dec 10, 2022 58:04


A propósito del programa anterior donde señalamos la importancia que tuvo para el gremio artístico y musical, durante la primera mitad del siglo XX, una pujante red de bares, clubes y cabarets, recordamos hoy algunos de los arreglos del pianista matancero Dámaso Pérez Prado para el formato jazz band. Corrían los primeros años de la década del 40 cuando el músico solía ganarse el sustento en el humilde cabaret "Kursaal". Desde esa época su renovadora visión de la música popular le abrió las puertas. Los arreglos de Pérez Prado para la jazz band Casino de la Playa comenzaron a quedar registrados por la etiqueta norteamericana RCA Victor. Tuvo la inmensa suerte, además, de contar con el intérprete perfecto para sus creaciones: Orlando Guerra "Cascarita", quizás sea el cantante más influyente y olvidado de la música cubana. En el centenario de la radio cubana continuamos repasando históricas emisiones en directo. Celia Cruz junto a los cantantes de planta del conjunto Sonora Matancera: Bienvenido Granda, Caito y Rogelio Martínez, intervino en numerosos shows de Radio Progreso (La onda de la alegría) desde sus estudios de la Avenida Infanta 105. Hay cosas que únicamente se sienten con el corazón. Así dejaremos que ese músculo imperfecto y vital, organice este segmento de nuestra banda sonora. Canciones que, en cada época y desde las referencias más diversas, le dieron un lugar protagónico. La Musica que tenemos dentro. Raúl Planas con el conjunto "Rumbavana": "Descarga Corazón", clásico de Jorge Rivero; Barbarito Diez con el tresero Isaac Oviedo y la guitarra de Graciano Gómez. "Corazón perdona", letra de Gustavo Sánchez Galarraga y música de Graciano. "Corazón en cristal", bolero de Enrique Pessino, por Lino Borges con el conjunto de Juanito Márquez y el Benny con el bolero de Alberto Barreto "Corazón rebelde". Aún en etapas de aparente bonanza Ignacio Piñeiro no abandonó sus labores de maestro albañil. En 1929 los mosaicos que el famoso sonero había colocado en las paredes del Capitolio habanero aún estaban frescos cuando sus sones se hacían famosos más allá de nuestras costas. El Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro despide el programa con algunos clásicos del poeta del son en las voces de Celeste Mendoza, Carlos Embale, Joseito Núñez, Bienvenido León y el Raspa.

Mujeres...¡de acá!
Las que buscan: madres e hijas

Mujeres...¡de acá!

Play Episode Listen Later Dec 8, 2022 55:33


La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación lanzó la campaña "Mamás que buscan" con el objetivo de invitar y convocar a madres que buscan a sus hijas e hijos nacidos en nuestro país y que por distintas circunstancias se vieron separadas al momento de su nacimiento. Esta invitación es para que se acerquen a la CONADI (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) Actualmente se investigan más de diez mil historias de búsqueda de identidad de origen no relacionados con la última dictadura cívico-militar, son cerca de 450 las madres que se presentaron a esta convocatoria. Mónica Ruz es una de protagonista de la campaña que inició la CONADI "Mamás que buscan" y conversó con Marcela Ojeda y le contó su historia. En 1971 se enamoró, y quedó embarazada de su novio, que tenía trabajo en otra provincia. Su familia no la apoyó, y obligaron a Mónica a ocultar su embarazo. Tuvo a su hijo en abril de 1972, en un domicilio en la ciudad de Córdoba al que la llevó su familia, donde atendía la partera Flora Muñoz. La partera, en connivencia con la familia de Mónica, le dijo que su hijo, un varón, nació muy grave, y que falleció horas después del nacimiento. No le mostraron el cuerpo. Mónica vio llorar a su hijo recién nacido, de apariencia saludable, y siempre dudó de esa versión. Muchos años más tarde comprobó, por un testimonio familiar, que tenía razón. Su hijo estaba vivo. "En mi familia no se habló de mi hijo por años. Mi hermana me dijo que yo era la vergüenza de la familia y fue todo una gran angustia por la cual yo me sentí culpable, y al sentirme culpable decidí no hablar, no lo conté a nadie lo que me pasó con el bebé" contó Mónica. " Yo amo a los hijos buscadores porque ellos están queriendo encontrar a su familia y eso es lo que yo deseo para mi hijo y la campaña espero que sirva para que las mamás se animen, sea somo haya sido, si se los robaron, si los tuvieron que entregar, les pido a las mamás que los busquen y creo que buscando vamos a tener un final feliz." afirmó Mónica. En el segmento de Feminacida, Victoria Eger contó la historia de Viviana Alegre, mamá de Facundo Rivera Alegre quien desapareció hace 10 años y su mamá lo sigue buscando, pese que al juicio por homicidio está concluido la justicia no hizo nada por la búsqueda del cuerpo. Marcela también conversó con Alejandra Perdomo, realizadora de cine documental, contó en primera persona su recorrido en la búsqueda de su mamá biológica "Es difícil explicarlo porque yo con mis viejos de crianza nunca hablé de este tema, nunca pude hacerlo salvo cuando era muy chica y a mi me desbordaba la inquietud de no verme parecida a ellos" contó Alejandra "Yo nací en 1964 y es como que la sociedad argentina cree que la vulneración de derechos a la identidad se dio durante la dictadura entonces resultaba muy difícil hablar de este tema porque nadie te sabía orientar y como iniciar el reclamo entonces fue un proceso en principio en solitario" contó Alejandra. "A mi edad yo no sé si voy a encontrar una familiar o saber quién fue mi madre, pero lo que uno necesita, por lo menos a mi me pasa, es que necesito construir una historia que me lleve a saber y conocer la verdad, eso es el común denominador que tenemos todos" afirmó Alejandra. Y agregó "seguimos exigiendo porque hoy sigue siendo muy fácil apropiarte de una niña o un niño, por la falta de controles y como decimos que en un momento de absoluta vulnerabilidad, a una mujer joven, o que va sola, no se la cuida para que pueda hacerse cargo del bebé".

La ContraHistoria
La marcha sobre Roma

La ContraHistoria

Play Episode Listen Later Dec 3, 2022 16:13


Acaba de cumplirse un siglo de uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX y un hecho capital en la historia de Italia: la marcha de Benito Mussolini y sus camisas negras sobre Roma. Tuvo lugar a finales de octubre de 1922 y terminó con el nombramiento de Mussolini como primer ministro de Italia. Tras aquello en muy poco tiempo el país se convirtió en una dictadura fascista que duraría más de veinte años, hasta el final de la segunda guerra mundial. El fascismo italiano sirvió como modelo en muchas cosas para el nacionalsocialismo alemán y para otros partidos de ideología similar por toda Europa. De ahí su importancia. Con Mussolini empezó todo y Mussolini llegó donde llegó gracias a la exitosa marcha sobre Roma. Veamos cómo fue posible aquello. · Canal de Telegram: https://t.me/lacontracronica · “La ContraHistoria de España. Auge, caída y vuelta a empezar de un país en 28 episodios”… https://amzn.to/3kXcZ6i · “Lutero, Calvino y Trento, la Reforma que no fue”… https://amzn.to/3shKOlK · “La ContraHistoria del comunismo”… https://amzn.to/39QP2KE Apoya La Contra en: · Patreon... https://www.patreon.com/diazvillanueva · iVoox... https://www.ivoox.com/podcast-contracronica_sq_f1267769_1.html · Paypal... https://www.paypal.me/diazvillanueva Sígueme en: · Web... https://diazvillanueva.com · Twitter... https://twitter.com/diazvillanueva · Facebook... https://www.facebook.com/fernandodiazvillanueva1/ · Instagram... https://www.instagram.com/diazvillanueva · Linkedin… https://www.linkedin.com/in/fernando-d%C3%ADaz-villanueva-7303865/ · Flickr... https://www.flickr.com/photos/147276463@N05/?/ · Pinterest... https://www.pinterest.com/fernandodiazvillanueva Encuentra mis libros en: · Amazon... https://www.amazon.es/Fernando-Diaz-Villanueva/e/B00J2ASBXM #FernandoDiazVillanueva #Mussolini #fascismo Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

Keropi Sánchez
STEVEN GARCIA CUENTA COMO TUVO UN ENCUENTRO CON DIOS Y COMO LLEGO A TENER SU PROPIA CANCHA.

Keropi Sánchez

Play Episode Listen Later Dec 1, 2022 91:30


Sin censura, con Raúl Brindis
La calentura que armó Messi con la camiseta de México

Sin censura, con Raúl Brindis

Play Episode Listen Later Nov 28, 2022 60:41


¿Por qué la camiseta de México estaba en el piso? ¿Tuvo la intención de patearla? Debatimos sobre esta situación que sigue generando polémica entre los hinchas. ¡Escucha la diversión garantizada del Podcast del Show de Raúl Brindis en tiempos del Mundial de Qatar 2022! 

love mexico qatar ra jokes lionel messi mundial xico sexo banda tuvo entretenimiento vix debatimos chistes camiseta brindis liga bbva mx el show de raul brindis noticias entretenimiento podcast show raul brindis raul brindis show online profesor chingado
Daniel Ramos' Podcast
Episode 368: 26 de Noviembre del 2022 - Devoción matutina para menores - ¨Un rayito de luz para cada día¨

Daniel Ramos' Podcast

Play Episode Listen Later Nov 25, 2022 5:01


================================================== ==SUSCRIBETEhttps://www.youtube.com/channel/UCNpffyr-7_zP1x1lS89ByaQ?sub_confirmation=1================================================== == DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2022“UN RAYITO DE LUZ PARA CADA DÍA”Narrado por: Linda RumrrillDesde: Gran Canaria, EspañaUna cortesía de DR'Ministries y Canaan Seventh-Day Adventist Church 26 DE NOVIEMBRE ELENA"PERO ÉL ME DIJO: 'TE BASTA CON MI GRACIA, PUES MI PODER SE PERFECCIONA EN LA DEBILIDAD'" (2 CORINTIOS 12:9, NVI).En lo que va de este año, hemos leído muchas citas que escribió Elena de White. Podríamos no haberlas tenido si Elena hubiera tomado otras decisiones. ¿Estás listo para leer parte de su historia?Elena nació un 26 de noviembre como hoy, pero en 1827. Ella y su hermana gemela, Elisabeth, ayudaron desde pequeñas a su padre a fabricar sombreros. Sus padres tienen ocho hijos, y todos pueden ayudar. Un día, cuando Elena volvía de la escuela, una compañera le tiró una piedra que le fracturó la nariz: la desfiguró para toda la vida, y ella quedó lastimada por semanas. Elena no pudo ya volver a la escuela, aunque lo intentó. Quizá fue su debilidad física lo que la ayudó a ser siempre dependiente de Dios ya desear siempre el cielo.Elena esperaba la venida de Jesús en 1844, y formó parte de aquellos que decidieron estudiar más profundamente la Palabra de Dios y dieron origen a nuestra iglesia: la Iglesia Adventista del Séptimo Día.En los comienzos de nuestra iglesia, Elena recibió muchas visiones, y el mensaje de Dios de llevar su verdad a otros. ¿Sabes? No fue fácil para ella decidir qué hacer. Mucha gente se burló de ella, declararon que mentía, que inventaba las visiones. Además, Elena era por naturaleza muy tímida, y le costaba hablar en público. Sin embargo, decidió aceptar ser la mensajera especial de Dios y ser obediente a su voz en todo. Tuvo momentos muy difíciles, como cuando su esposo enfermó, cuando tuvo largos e incómodos viajes, y cuando tuvo visiones sobre alimentos que no debían comerse, y ¡a ella le gustaban mucho! Incluso, en algunos momentos, Elena tuvo que enviar mensajes que ella sabía que las personas no querrían oír, pues advertían que estaban haciendo cosas que no agradaban a Dios. Aun así, fue leal a lo que el Señor le pidió. Fue leal a su misión, aunque no siempre le resultó fácil serlo.A ti ya mí también hoy nos toca ser leales a lo que Dios nos pide. No siempre es ni será fácil, pero Dios promete ayudarnos a cada momento. Así como le dijo al apóstol Pablo ya Elena, también nos dice a nosotros que, cuando creemos ser débiles, somos fuertes en él. Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. Dile a Jesús hoy que estás dispuesto a hacer lo que él te pide, aun cuando pueda ser difícil. Como lo hizo con Elena hace años, él te daría su poder y su gracia. cinthia

Relatos de Misterio y Suspense
#227 El Tarn de Hugh Walpole

Relatos de Misterio y Suspense

Play Episode Listen Later Nov 25, 2022 40:00


El Tarn es un relato de terror del escritor británico Hugh Walpole (1884-1941), publicado originalmente en la edición de octubre de 1923 de la revista Success, y luego reeditado en numerosas antologías, entre ellas: La gorra negra; El espino plateado; Un siglo de historias de fantasmas y Fantasmas en aldeas rurales. El Tarn, uno de los mejores cuentos de Hugh Walpole, relata la historia de Foster, un escritor que visita a un viejo conocido, Fenwick, en su remota casa en el Distrito de los Lagos. Ha oído que Fenwick le guarda rencor y está ansioso por arreglar las cosas. Pero Fenwick no está de humor para hacer las paces; de hecho, en las apacibles aguas del Tarn se entrega a voluptuosas fantasías, como retorcer lentamente el cuello de Foster. ¡¡¡¡¡¡SPOILERS!!!!!! En la superficie, El Tarn de Hugh Walpole es una brillante historia de celos [en este caso, literarios] y venganza, pero debajo hay más, mucho más. Fenwick, el protagonista, es autor de una novela que ha fracasado rotundamente, mientras que su amigo, Foster, escribió una basura sentimental que resultó ser un éxito. Desde ese momento, Fenwick fantasea con asesinar al despreocupado Foster, a quien culpa de su propio fracaso. Con la intención de reconciliarse [y acaso para regodearse en su victoria], Foster se invita a sí mismo a la casa de Fenwick en el Distrito de los Lagos ingleses, donde se presenta con un falso sentido de la modestia, admitiendo, claro, que tiene algo de talento, «pero no tanto como dice la gente», antes de jactarse de sus premios literarios, sus viajes a Italia y Grecia, y sus ganancias [«Por supuesto, cien libras no es mucho»]. Fenwick lo soporta en silencio, aparentando cierta amistad y receptividad, pero en secreto piensa «en lo agradable que sería hundir los ojos de Foster en su cabeza, muy, muy profundo, haciéndolos crujir, dejando las cuencas vacías, abiertas y ensangrentadas». En este contexto, Fenwick invita a Foster a dar un paseo por un Tarn: un pequeño pero profundo lago en la base de una colina [el término deriva del escandinavo tjörn, el cual describe un pequeño lago de montaña sin afluentes visibles.]. Allí, por fin, Fenwick consuma su venganza al estilo de Edgar Allan Poe. De hecho, Fenwick y Foster bien podrían ser sustitutos de Montresor y Fortunato de El barril de Amontillado. Al igual que Montresor, Fenwick solo busca reparar lo que él considera un agravio: el éxito de Foster. El tercer personaje de este notable relato de Hugh Walpole es el Tarn, este pequeño pero profundo lago en el regazo de una colina. Es un lugar remoto, y de algún modo parece ejercer una influencia nefasta en Fenwick, como si presionara en su resentimiento para darle ese empujón necesario para pasar de la fantasía a realmente asesinar a Foster: [«¿Sabes por qué amo este lugar, Foster? Parece pertenecerme especialmente, tanto como tu gloria y fama y éxito parecen pertenecerte a ti. Yo tengo esto y tu tienes aquello. Quizás al final estemos a mano después de todo.»] Fenwick lleva a Foster hacia un embarcadero y lo ahoga en las sombras del profundo Tarn. De camino a casa, cree que alguien [o algo] lo sigue; incluso cree que su misterioso perseguidor podría ser el propio Tarn «resbalando, deslizándose por el camino». Esto no lo perturba demasiado. Después de todo, Fenwick es un hombre solitario que disfruta pasar el tiempo en el Tarn, pero no encuentra paz esa noche. A la madrugada, el Tarn parece manifestarse en su propio dormitorio, inundándolo, arrastrándolo hacia abajo y, finalmente, ahogándolo. Por la mañana, la criada descubre el cuerpo de Fenwick y una simple jarra de agua volcada. El Tarn de Hugh Walpole es un cuento muy bien logrado. Hace lo que hace de una manera clásica, y lo hace muy bien, con un estilo elegante y evocador, sobre todo en cuanto a la ambientación y la descripción de los pensamientos homicidas de Fenwick. Lo más desconcertante aquí es el Tarn, que en cierto modo es como el Genius Loci de Clark Ashton Smith; es decir, un egregore o espíritu elemental que presiona sobre las debilidades mentales de su víctima, en este caso, el resentimiento de Fenwick [ver: Los Tulpas y el Horror: nos acecha lo que pensamos]. La manifestación final del Tarn, además de ser innovadora, acaso simboliza el arrepentimiento [no reconocido] de Fenwick por haber asesinado a su único amigo. En cierto modo, la escena final de El Tarn parece ser intencionalmente una versión sobrenatural del final de El corazón delator. En este sentido, hay que decir que Hugh Walpole era un escritor familiarizado con la fama, moviéndose en los mismos círculos que Henry James y Joseph Conrad; por lo que es probable que también haya estado familiarizado con los celos de Fenwick. La mayoría de los relatos de Hugh Walpole poseen elementos autobiográficos, por ejemplo, el protagonista suele ser un escritor con una relación conflictiva con un colega. Por supuesto, lo sobrenatural siempre está presente [en este caso, en la figura incierta del Tarn], pero debajo siempre hay un entramado de sutilezas psicológicas en la relación entre dos hombres que, además, son escritores. Este escenario de aislamiento entre dos hombres también está presente en Señora Lunt (Mrs. Lunt), así como los sentimientos conflictivos entre dos hombres, acaso inspirados en las intensas [aunque discretas] relaciones sentimentales de Hugh Walpole con otros escritores. Esto, creo, es lo que constituye buena parte de la corriente subyacente de tristeza y añoranza en los relatos de Hugh Walpole. El Tarn, sus insondables profundidades reprimidas que emergen de repente, claramente resuenan en la homosexualidad de Hugh Walpole en una época en la que serlo era ilegal. [«Detrás de ese escarpado pico enorme, negro, como si tuviera un instinto de poder voluntario, alzó la cabeza. Cada vez más inmóvil en estatura, la forma siniestra se elevó entre las estrellas y yo, y aún así, porque eso parecía, con un propósito propio y un movimiento medido, como un ser vivo, y caminó tras de mí.»] La cita anterior no es de Hugh Walpole, sino de William Wordsworth, el cual versifica una epifanía mientras rema a través de un lago y percibe el paisaje imbuido de una misteriosa vida propia, tangible, pero incomprensible, enfatizando su propia insignificancia como ser humano ante la naturaleza; aunque bien podría tratarse de una descripción de Fenwick de los horrores manifestados por el Tarn. Pero Wordsworth, en vez de asesinar a alguien, se sintió transformado por esta extraña experiencia: [«Durante muchos días mi cerebro funcionó con un vago e indeterminado sentido. Sobre mis pensamientos colgaba una oscuridad, llámese soledad o abandono. No quedaron imágenes agradables de árboles, del mar o del cielo, ni colores de campos verdes; sino formas enormes y poderosas que no viven como los hombres; se movían lentamente a través de mi mente durante el día, y eran un problema para mis sueños.»] Fenwick, el protagonista de El Tarn, no menciona a Wordsworth, pero sería difícil creer que un autor británico no estuviese familiarizado con sus escritos, sobre todo porque Fenwick se ha enclaustrado en el Distrito de los Lagos, en una casa cerca de Ullswater, y parece ser el tipo de hombre que, a pesar de repudiarlos, volvería a los escritores románticos para reflexionar sobre los fracasos de su vida. La influencia de Wordsworth en El Tarn también está presente en la forma en que Fenwick percibe el paisaje [las nubes son «ejércitos fantasmales», las colinas detrás de Ullswater se extienden sobre el «pecho de las llanuras»]. A pesar de todos sus intentos de sofisticación urbana, Fenwick está enamorado de ese paisaje, de «esas curvas, líneas y huecos», y constantemente lo personifica, como cuando menciona las «nubladas colinas púrpura, encorvadas como mantas sobre las rodillas de un gigante yacente». Foster, mucho más insensible, también percibe esa presencia, pero desde otra constitución emocional y psicológica. Para él, las colinas solo son extrañas en el crepúsculo, «como hombres vivos». Donde Fenwick ve belleza, Foster ve una amenaza, aunque no puede articularla claramente. Hay una sutil alusión al cuento de hadas en El Tarn de Hugh Walpole, más precisamente a la historia del ratón de campo y el ratón de ciudad [ver: Los cuentos de hadas y una Teoría sobre la Imaginación]. En este sentido, Foster es el sofisticado ratón de ciudad que sabe cómo jugar el juego, mientras que Fenwick es el ingenuo ratón de campo que cree que la vida se rige por méritos y esfuerzo. No es casual que Fenwick se haya exiliado en el Distrito de los Lagos y viva en una relativa penuria; menos aun que experimente algo de comodidad mental en el aislamiento físico y cultural. Después de todo, codearse con otros escritores en Londres solo le recordaría su fracaso. La psicología de toda la situación planteada en El Tarn es intrigante. Según Fenwick, su fracaso es totalmente atribuible a Foster. De alguna manera, éste último siempre ha logrado superar a Fenwick, tomando la dirección de una revista aquí, logrando que su novela sea mejor recibida por la crítica [y publicándola en la misma semana que la de Fenwick]. Al mismo tiempo, la exagerada admiración de Foster por el trabajo de Fenwick no parece del todo sincera; de hecho, parece motivada por el deseo de ser admirado él mismo por alguien que evidentemente lo detesta [«odiaba que alguien pensara mal de él; quería que todos fueran sus amigos»]. De los dos hombres, Fenwick es el más emocionalmente consciente de su Sombra Jungiana. Reconoce la intensidad de su odio por Foster y que no es seguro que se encuentren, es decir, no confía en ser capaz de controlar sus impulsos homicidas. En cuanto a si realmente no quiere amigos, como él afirma, es menos claro. Tengo la sensación de son dos personas profundamente diferentes, pero igualmente vulnerables, que bien podrían haber sido amigos en diferentes circunstancias [ver: Freud, el Hombre de Arena, y una teoría sobre el Horror] El vínculo de Fenwick con el Tarn es tal que afirma: «un día me imagino que también me tomará en su confianza y me susurrará sus secretos», mientras que Foster ni siquiera sabe qué es un Tarn, y cuando lo ve solo lo describe como «muy agradable» y «muy bonito. Esta falta de apreciación es significativa. A pesar de su deseo de amistad [auténtico o fingido], Fostr realmente tiene poca idea de lo que mueve a Fenwick. Por otro lado, no hay indicios de que Fenwick planeara asesinar a Foster cuando sugiere que den un paseo nocturno hasta el Tarn, aunque no hay duda de que alberga pensamientos y fantasías violentas. Sin embargo, los pensamientos y las fantasías están lejos de la acción, sobre todo en alguien que ha intentado mantenerse alejado, incluso físicamente, de la fuente de esa violencia. Uno inmediatamente relaciona al Tarn con el Genius Loci, pero la historia de Clark Ashton Smith establece una relación causal distinta, aunque ligeramente complicada, entre el lugar y la persona [ver: Genius Loci: el espíritu del lugar]. Incluso en Los Sauces ('The Willows), de Algernon Blackwood, se insinúa una especie poder sobrenatural detrás de los eventos [ver: La Llamada de lo Salvaje]. La historia de Hugh Walpole es mucho más ambigua. Por un lado, puede ser que la obsesión de Fenwick con Foster lo impulse a asesinarlo en el Tarn, justo cuando este último confiesa su miedo al agua y relata una experiencia infantil traumática, en la que unos muchachos mayores casi lo ahogan. Es decir, no hay indicios de que Fenwick supiera esto antes de sugerir el paseo al Tarn. Sin embargo, sus fantasías sobre Foster constantemente implican una una acción física directa. Hugh Walpole es ambiguo incluso en el modus operandi del crimen. Fenwick primero pone sus manos alrededor del cuello de Foster, y luego lo empuja al agua. ¿Cómo funciona esto exactamente? En cualquier caso, una vez cometido el crimen, Fenwick es «consciente de un alivio cálido y lujoso, un sentimiento sensual que no era pensado en absoluto». Rodeado por un silencio que adquiere atributos humanos, Fenwick parece estar en comunión con el propio Tarn [«miró fijamente a Fenwick a la cara con aprobación»]. El Tarn se ha convertido en «el único amigo que tenía en todo el mundo». Hasta se podría decir que es la soledad lo que lo ha vuelto loco: [«Tuvo la más extraña fantasía, pero su cerebro latía tan ferozmente que no podía pensar: que era el Tarn el que lo estaba siguiendo, el Tarn resbalando, deslizándose a lo largo del camino, estando con él para que no se sintiera solo.»] A partir de entonces, todo alrededor de Fenwick, cada sonido, insinúa culpabilidad y remordimiento. El clic de la puerta de su dormitorio al cerrarse sugiere el sonido metálico de una celda que se cierra. Sus sentidos se están derrumbando. Dos candelabros le recuerdan la voz de Foster, «lloriqueando con su miserable lamento centelleante». Luego, finalmente, al despertar en la noche, encuentra que su habitación se llena silenciosamente de agua. ¿Qué es lo que lo sujeta del tobillo, luego de los muslos, finalmente presionando sus globos oculares? ¿Acaso al ahogarse uno siente como si estuviera siendo estrangulado o ahorcado? ¿Esto tiene que ver con las manos de Fenwick alrededor del cuello de Foster antes de arrojarlo al Tarn? Si no fuera por Annie, la criada, que al parecer se refiere a los dos hombres, uno podría preguntarse si Foster realmente existe; o Fenwick, para el caso. El hecho de que ambos nombres empiecen con la misma letra, junto con la naturaleza intensamente antitética de los dos hombres, sugiere la escisión de un personaje en dos en algún momento [tal vez antes del inicio de la historia] y, de hecho, podría explicar la insondable sensación de soledad de Fenwick después del [aparente] asesinato. El final de El Tarn de Hugh Walpole abre una nueva línea de especulación sobre el punto de vista de la historia. Todo el tiempo se asume que es el de Fenwick, pero en la sección final algo más entra en juego. De hecho, ¿qué hacer con esa última línea?: «En la brisa, una ramita de hiedra golpeó ociosamente contra el cristal de la ventana. Era una hermosa mañana.» Una imagen tan común y, sin embargo, tan extrañamente amenazante. Al final, no sabemos más que al comienzo de la historia. Lo que parecía seguro se ha visto socavado. De hecho, cuanto más de cerca se examina la historia, más frágil se vuelve. Lo que inicialmente parecía tener sentido ya no encaja del todo, pero no está claro por qué podría ser así. Y ahí, en ese hueco donde las cosas no terminan de tener sentido, reside la exquisita rareza de El Tarn. Lo que parece tan ordinario, tan sencillo, se vuelve cada vez más extraño a medida que uno profundiza en ello. Lo cual nos lleva de vuelta a Wordsworth, tal vez, y esas «formas enormes y poderosas que no viven como los hombres» [ver: Tulpas, Seres Interdimensionales y una teoría sobre el Horror] Análisis de: El Espejo Gótico http://elespejogotico.blogspot.com/2022/03/el-tarn-hugh-walpole-relato-y-analisis.html Texto del relato extraído de: http://elespejogotico.blogspot.com/2022/03/el-tarn-hugh-walpole-relato-y-analisis.html Musicas: - 01. PGM Misterio Autor: Antonio Muñoz Guirado en colaboración con Jim Bryan y Brendan Brown - Cedida en exclusiva para este programa de Relatos de Misterio y Suspense. -02. Música de terror (sin copyright) - Creepypasta Aftermaths. Nota: Este audio no se realiza con fines comerciales ni lucrativos. Es de difusión enteramente gratuita e intenta dar a conocer tanto a los escritores de los relatos y cuentos como a los autores de las músicas. Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

Expansión Daily: Lo que hay que saber
Intento de robo tuvo volando bajo al AICM; alzas en costos del petróleo pintan bien para Pemex, y asistentes al CC regresan con algo más que buenos recuerdos

Expansión Daily: Lo que hay que saber

Play Episode Listen Later Nov 24, 2022 17:56


Morena presenta reforma electoralColapsa sistema de migración del AICMMoody's dice que los altos precios del petróleo ayudarán a las finanzas de PemexAutoridades buscan los cuerpos de migrantes de Ecuador que naufragaron en OaxacaPlaga de Piojos en el Corona Capital 2022Maca Carriedo y Javier Garza comentan las notas más destacadas de la jornada. Compártenos tus opiniones en Instagram: @expansion.daily Encuentra más información en Expansión

Universo de Misterios
538 - UA. Marte tuvo un océano profundo que lo cubrió en su totalidad; el satélite más luminoso; y otras cosas...

Universo de Misterios

Play Episode Listen Later Nov 19, 2022 41:47


SM7 - Episodio de Universo Actualidad en el que se tratan diversas noticias científicas. Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

Learn Spanish (Yourspanishguide)
229. El buscavidas venezolano en Inglaterra

Learn Spanish (Yourspanishguide)

Play Episode Listen Later Nov 18, 2022 23:10


Hoy David Núñez nos cuenta cómo fue su etapa en Inglaterra. Tuvo que buscarse la vida desde el primer momento para prosperar. Si eres estudiante de yourspanishguide.com, puedes leer la transcripción y la traducción en https://yourspanishguide.com/podcast/229 Si quieres ser estudiante, puedes apuntarte hoy mismo para leer las transcripciones, entrar al grupo de Telegram y disfrutar de todas las ventajas. --- Send in a voice message: https://anchor.fm/yourspanishguide/message

Fútbol Picante
¿Tuvo Martino buen o mal manejo de la situación de Giménez?

Fútbol Picante