Un Mensaje a la Conciencia

Follow Un Mensaje a la Conciencia
Share on
Copy link to clipboard

Populares programas de 4 minutos que comienzan con una anécdota o historia y terminan con una aplicación moral y espiritual. Se han transmitido de lunes a sábado durante más de 40 años. Actualmente se difunden más de 4 mil veces al día en 30 países en la radio, la televisión y la prensa, y ahora via…

Hermano Pablo y Carlos Rey


    • Dec 1, 2021 LATEST EPISODE
    • weekdays NEW EPISODES
    • 4m AVG DURATION
    • 397 EPISODES

    Listeners of Un Mensaje a la Conciencia that love the show mention: gracias.



    Search for episodes from Un Mensaje a la Conciencia with a specific topic:

    Latest episodes from Un Mensaje a la Conciencia

    Cuando el enseñar a leer era un crimen

    Play Episode Listen Later Dec 1, 2021 4:01

    «El padre agustino Fray Justo, mi oficioso maestro de lectura... era el hombre más extraordinario que he conocido en mi vida —cuenta Juan de la Rosa en la novela histórica del escritor cochabambino Nataniel Aguirre titulada Juan de la Rosa: Memorias del último soldado de la Independencia—. [Un día] me hizo sentar en un escaño junto a la mesa, tomó al otro lado un sillón... y comenzó a hablar de esta manera: «“... El país en que hemos nacido y otros muchos de esta parte del mundo obedecen a un rey que se encuentra a dos mil leguas de distancia, al otro lado de los mares. Se necesita un año para que nuestras quejas lleguen a sus pies, y no sabemos cuándo vendrá, si viene, la resolución que dicte su Consejo o simplemente su voluntad soberana.... »”La instrucción... no la pueden obtener más que contadas personas, y de una manera tan parsimoniosa que parece una burla.... ¡Dios tenga piedad del que aspira a obtener otros conocimientos que los permitidos, porque se expone a morir quemado como hereje filosofante! En Cochabamba, aquí... era crimen de lesa majestad el enseñar a leer a los varones. »”La religión que han dejado oscurecer los [sacerdotes mismos]... no es ya la doctrina de Jesús, ni nada que pudiera moralizar al hombre para conducirlo gloriosamente a su fin eterno.... Mantienen la división de las razas y las jerarquías sociales, cuando les [sería] tan fácil mostrar en las palabras de la oración dominical, enseñada por Cristo en persona, la igualdad de los hombres ante el padre común y la justicia. Deberían procurar que los fieles amasen a Dios “en espíritu y en verdad”; pero fomentan las supersticiones y hasta la idolatría.... »”Todo esto... es preciso que [termine, Juanito] —concluye Fray Justo en la novela de Aguirre, publicada en 1885—.... Debes saber que la [esclavitud misma] llega a ser una costumbre que es difícil abandonar. Me han contado de un hombre que, preso muy joven, puesto en libertad después de muchos años, volvió a pedir en la cárcel su querido calabozo, oscuro y sin ruido, cual decía convenirle en la indolencia y ensimismamiento en que había caído y de los que no salió jamás.”»1 Gracias a Dios, a diferencia de aquellos tiempos coloniales, tanto las mujeres como los hombres actualmente tenemos acceso a la instrucción en los países iberoamericanos en que hemos nacido. Hemos progresado a tal grado que ahora, en vez de temer que se nos castigue por obtener conocimientos y enseñar la lectura, tememos que se nos critique por no aprovechar toda oportunidad que tengamos de hacerlo. ¿Acaso no es esa la mejor posibilidad para triunfar en esta vida, tanto a título personal como nacional? Determinemos entonces no sólo aprovechar esa libertad que obtuvimos luego de nuestra independencia patria, sino también aprovechar la oportunidad, que tenemos todos por igual, de disfrutar del acceso constante y directo a la presencia de Dios, el Rey de toda la creación. Invitemos a Aquel que ocupa el trono del universo a que ocupe también el trono de nuestra vida. Así no tendremos realmente nada inquietante de qué quejarnos, ya que, en toda ocasión, con oración y ruego, podremos presentarle nuestras peticiones en persona y darle gracias por su presencia divina.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Nataniel Aguirre, Juan de la Rosa: Memorias del último soldado de la Independencia (Barcelona: Red ediciones S.L., linkgua-digital.com, 2021), pp. 14, 37-40. 2 Fil 4:6

    «Películas prohibidas»

    Play Episode Listen Later Nov 30, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Tengo un hijo de diecisiete. He tratado de protegerlo de todo. Hubo una etapa de mi vida en la que no sentía deseos de estar con mi esposo sexualmente. Él trajo a casa unas películas prohibidas y las puso en nuestra habitación. Mi hijo entró y las tomó, sin saber lo que eran. »Lo peor es que yo vine a darme cuenta un año después. Aunque [mi hijo] dice que no las vio, su actitud cambió. Yo me sentí devastada.... »¿Cómo le explico por qué teníamos esto en casa?» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »¡Qué triste que haya tantas lecciones que aprendemos cuando ya es muy tarde! Esperamos que su caso les sirva a otros padres no sólo de advertencia sino también de estímulo para librar su hogar, sus automóviles y sus oficinas de todo lo que no quieran que vean sus hijos. »En el caso suyo, hay dos asuntos diferentes que debemos considerar. En primer lugar, su hijo ya tiene edad suficiente como para comprender que es normal y saludable que los cónyuges disfruten de intimidad sexual. Si bien esa intimidad no es un tema que se trate con toda la familia, eso no quiere decir que sea motivo para avergonzarse. Es un tema privado, pero no un secreto. »En cambio, los videos sí eran un secreto. La forma en que nos hizo la pregunta nos indica que usted comprende lo destructiva que es la pornografía, y que, además del peligro que representa para su hijo, a él lo pone en una situación embarazosa saber que su padre tiene tales videos. »La mejor solución es que su esposo tenga una conversación, de hombre a hombre, con su hijo, no para hablar acerca de la vida íntima de ustedes como pareja, sino para decirle en confianza que lamentablemente cedió a la tentación durante una etapa difícil de su vida, y a eso se debió que él llevara esos videos a su hogar. Ahora se arrepiente de haberlos llevado y ha decidido no volver a caer en esa tentación. Le aseguramos que, habiendo cumplido los diecisiete años, su hijo ya comprende muy bien lo que es la tentación sexual, de modo que va a entender lo que le diga su papá. Así su esposo tendrá la oportunidad de hablar con su hijo acerca del peligro de la pornografía y de cómo puede convertirse en un vicio con la posibilidad de destruir relaciones normales y saludables. Y podrá también aprovechar la oportunidad para abordar el tema de la pureza sexual de su hijo así como la función positiva que tiene el acto sexual dentro de la relación conyugal. »Nuestros hijos saben que no somos perfectos. Por eso nos respetan más cuando reconocemos nuestros errores y nos valemos de la oportunidad para contarles las lecciones que hemos aprendido a causa de esos errores. Si, por el contrario, la pena o la vergüenza que sentimos nos lleva a mentirles, tarde o temprano nuestros hijos perderán parte del respeto que nos han tenido. »¡Aproveche al máximo esta oportunidad para relacionarse con su hijo y enseñarle valores morales! »Linda y Carlos Rey.» Este caso y este consejo pueden leerse e imprimirse si se pulsa el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 25». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    El horno de la aflicción

    Play Episode Listen Later Nov 29, 2021 4:01

    Eran seis hombres, los seis dominicanos, que querían escapar del horno de la aflicción. No tenían trabajo. No tenían dinero. No tenían esperanzas. Así que se metieron dentro de un cajón de mercancías de un barco que partía de Santo Domingo hacia Miami, Florida. Esperaban llegar en menos de veinticuatro horas. Pero tardaron tres días. La temperatura dentro del cajón subió y subió hasta llegar a 54 grados centígrados. Cuatro de los hombres murieron de deshidratación. Pero Daniel Fernández, de diecinueve años de edad, y su amigo Raúl Mesa, de veinticuatro, sobrevivieron. En medio de ese infernal horno le habían rogado a Dios: «Por favor, Señor, ¡ayúdanos a sobrevivir! ¡No nos dejes morir así!» ¡Cuántos no serán los dramas que ocurren a diario en las diversas fronteras de este mundo! Son los dramas de personas que a toda costa desean salir de su condición precaria debido a la pobreza y el desempleo, y pagan grandes sumas de dinero, dinero que difícilmente consiguen, para que los introduzcan ilegalmente a lo que ellos piensan es la tierra de promisión. Esos jóvenes dominicanos vivieron ese drama. La frase «el horno de la aflicción» es una frase bíblica (Isaías 48:10) que describe a cabalidad la aflicción de los israelitas durante cuatrocientos años de servicio forzado al faraón de Egipto, y la que pasaron los tres jóvenes hebreos, en tiempos del rey Nabucodonosor, al ser arrojados a un horno en llamas, del cual salieron sin la más mínima quemadura. Hoy usamos esa frase para denotar algún problema muy serio por el cual estamos pasando, o alguna enfermedad aguda que nos ha atacado, o algún dolor familiar muy grande que nos hace llorar. ¿Qué hacer cuando nos encontramos en tales hornos? Cuando todo recurso humano ha fallado, siempre está Dios. Y Dios contesta el clamor del necesitado en dos formas. Por una parte, trae el socorro oportuno y libra del horno de la muerte al necesitado. Y por otra, le da al necesitado fe y seguridad de que, estando Dios a cargo del problema, todo va a salir bien. Esta no es siempre una solución inmediata al problema específico que nos acosa. Es más bien una chispa de paz, de tranquilidad, de seguridad, de que Dios, a la larga, nos hará triunfar. La promesa es que «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo» (Romanos 10:13). Basta con pedir, creer y recibir. Cristo siempre acude al clamor sincero del necesitado. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «No siento nada por mi esposa»

    Play Episode Listen Later Nov 27, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que, a pesar de que nunca se lo había contado a nadie, nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Conocí a mi mujer hace tres años. Tenemos una niña de dos años. El problema es que nunca la he amado, ni cuando fuimos novios. Me junté con ella sólo por deseos carnales. Yo pensé que, al pasar el tiempo juntos, yo la amaría; pero eso no ha sucedido todavía. No siento nada por ella, pero ella sí me ama. Me siento preso, sin salida, y no puedo decírselo.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: «... Felizmente para usted, ¡le tenemos buenas noticias! No es necesario que sienta amor por su esposa para tener un buen matrimonio. »Rara vez duran mucho los matrimonios que se basan en los sentimientos. Eso se debe a que los sentimientos pueden variar con la misma frecuencia con que sale y se pone el sol. Un día usted puede sentir que está perdidamente enamorado, y al otro día puede sentir todo lo contrario. Lo que sienta depende de su salud, sus circunstancias, su trasfondo y sus experiencias. Por eso es un error basar cualquier decisión en lo que sienta. »La mayoría de las personas se confunden en cuanto al amor, pensando que el amor no es más que un sentimiento. En realidad, el amor es mucho más que un sentimiento; es una acción. Cuando uno cuida de un bebé enfermo o de uno de sus padres que sufre de demencia en la vejez, no lo hace, por lo general, porque está sintiendo un amor extraordinario. Lo hace más bien porque está expresando el amor mediante sus acciones. Y el día que se casaron usted tomó la decisión de expresarle amor a su esposa mediante sus acciones por el resto de su vida. »Deje de esperar que va a sentir amor, y renueve más bien su decisión de mostrar amor. Muestre amor por su hija al construir un hogar pacífico donde ella pueda crecer con el amor de padre y madre. Muestre amor por la madre de su hija al honrarla, cuidarla y cumplir sus promesas. Quebrantar esas promesas a estas alturas sería tomar la decisión de satisfacer sus propios deseos sin importarle en absoluto los deseos ni el futuro de su hija. »Hace más de cuatro décadas, cuando mi esposo y yo decidimos casarnos, también resolvimos que permaneceríamos juntos de por vida, ya fuera que sintiéramos o no sintiéramos amor.... Nuestro compromiso mutuo no va y viene. Permanece firme a pesar de cualquier circunstancia o sentimiento. »Nuestra más alta prioridad es agradar a Dios y seguir su plan para nuestra vida. El primer hombre, Adán, comprendió cuando fue creado que el plan de Dios es que un hombre y una mujer se unan y se fundan en un solo ser.1 El consejo que tenemos para usted es que siga el plan de Dios, mantenga el compromiso con su esposa y muestre su amor mediante sus acciones.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 542. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Gn 2:24

    ¿Quiénes son más ricos?

    Play Episode Listen Later Nov 26, 2021 4:01

    «Hace unas semanas [un] amigo... me reenvió un artículo escrito por [el] periodista mexicano [Armando Fuentes Aguirre «Catón»], que amenaza sarcásticamente a [la revista Forbes] por no incluirlo en la última lista en la que aparecen los... hombres más ricos del mundo —escribió el columnista Roberto C. Ordóñez en el diario La Tribuna de Honduras—. Dice el periodista azteca que él tiene cosas que no tienen aquellos, como la conciencia tranquila y otras valiosas cosas que no tienen precio.... »Yo tampoco envidio a esos ricachones porque, a pesar de sus miles de millones, yo tengo y disfruto de cosas que ellos no tienen.... »Ellos viven rodeados de guardaespaldas, y yo ando solo para arriba y para abajo. O sea que yo soy libre; ellos son esclavos de su dinero y de su fama. »Ellos viajan en automóviles de último modelo pero blindados, lo que los hace más pesados e incómodos. No tienen el placer de manejar ni uno solo de tantos que tienen. Yo sólo tengo uno, pero lo manejo yo, y a pesar de andar capeando baches en nuestras abandonadas calles y carreteras, y esquivando las embestidas de miles de motociclistas, me produce mucho placer conducirlo. »Dispongo de mi tiempo a mi antojo. Nadie maneja mi agenda, porque no tengo agenda. A ellos se las maneja una legión de muchachas bonitas y de asistentes feos. Yo tengo un asistente también feo que me hace los mandados y me recuerda las fechas de pago de luz, agua, teléfono y otros, porque si se me va el pájaro y no pago a tiempo estos servicios públicos me quedo a oscuras, sin agua e incomunicado.... »Los dueños del mundo pasan pendientes de los altibajos de las bolsas de valores. En unas cuantas horas pueden aumentar o disminuir sus fortunas, gracias a los especuladores. Yo veo y oigo en la tele los movimientos bursátiles como quien oye llover, pues no tengo nada que perder ni ganar en Wall Street.... »Con toda seguridad los magnates son ulcerosos que no comen ni beben cualquier cosa porque todo les hace daño. Yo de vez en cuando como hasta chicharrones... y hasta peco saboreando una copa de helado o una conserva de leche. Nada de eso me hace daño. Al contrario, me mantiene saludable. »Ellos padecen de insomnio, viendo números y gráficos en sus pantallas mentales. Cuando se me quita el sueño, enciendo la radio para oír los disparates de los políticos, y ligerito estoy roncando. »Todavía trabajo para ganarme la vida. Tengo una familia unida; seis hijos y once nietos de quienes me siento orgulloso. »Así que, señores clientes de [Forbes]... soy más rico que ustedes...»1 Aunque sin duda muchos de los lectores de Ordóñez preferirían de todos modos ser tan ricos como esos hombres que tienen semejante fortuna, hay que reconocer que Jesucristo le daría la razón al periodista hondureño. Por ejemplo, cuando un hombre manifestó que estaba muy preocupado por recibir parte de la herencia que le había dejado su padre, Jesús aprovechó la oportunidad para decirles a todos: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.... Los que amontonan riquezas para sí mismos... se creen muy ricos pero, en realidad, ante Dios son pobres.... Ustedes, por el contrario, reconozcan a Dios como único rey, y estas cosas les serán añadidas.»2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Roberto C. Ordóñez, «Demandas a Fortune», La Tribuna, 28 noviembre 2011 En línea 23 enero 2012. 2 Lc 12:13-21 (TLA), 31 (NVI y TLA)

    «Los hombres más ricos del planeta»

    Play Episode Listen Later Nov 25, 2021 4:01

    «Me propongo demandar a la revista [Forbes], pues me hizo víctima de una omisión inexplicable —escribió a la vez en serio y en broma Armando Fuentes Aguirre «Catón», uno de los columnistas más leídos de México—. Resulta que [Forbes] publicó la lista de los hombres más ricos del planeta, y en esta lista no aparezco yo. Aparecen, sí, el sultán de Brunei, aparecen también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori. Figuran ahí también personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, Stavros Niarkos y los mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga. »Sin embargo, a mí no me menciona la revista. Y yo soy un hombre rico, inmensamente rico —insiste Catón—. Y si no, vean ustedes: »Tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que conservo no sé cómo. »Tengo una familia: esposa adorable que al entregarme su vida me dio lo mejor de la mía; hijos maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; nietos con los cuales ejerzo una nueva y gozosa paternidad. »Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que son como mis hermanos. »Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos. »Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy gracias porque leen bien lo que yo escribo mal. »Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa diría que tengo muchos libros, y entre ellos una casa). »Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto que cada año me da manzanas que habrían acortado aún más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso. »Tengo un perro que no se va a dormir hasta que llego, y que me recibe como si fuera yo el dueño de los cielos y la tierra. »Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que caminan y manos que acarician; cerebro que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca. »Soy dueño de la común herencia de los hombres: alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren. »Y tengo fe en un Dios bueno que guarda para mí infinito amor. »¿Puede haber mayores riquezas que las mías? ¿Por qué, entonces, no me puso la revista [Forbes] en la lista de los hombres más ricos del planeta?»1 Lo cierto es que a esa fe en un Dios bueno que afirma tener Catón la respaldan enseñanzas bíblicas como estas del apóstol Pablo: «Dios ha sido bueno conmigo, y me ha dado el privilegio de anunciar... la buena noticia de las bendiciones de Cristo, que son tantas que nadie las puede contar.... Adviérteles a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni confíen en sus riquezas, porque es muy fácil perder todo lo que se tiene. Al contrario, diles que confíen en Dios, pues él es bueno, y nos da todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos. Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera.»2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Armando Fuentes Aguirre «Catón», «Soy un hombre rico, inmensamente rico» En línea 23 enero 2012; Jorge Humberto Cadavid, «¿Y tú, eres rico?» ElPaís.com, Cali, Colombia, 11 enero 2012 En línea 23 enero 2012. 2 Ef 3:8 (TLA); 1Ti 6:17 (TLA), 18-19 (NVI)

    Flores en la marcha nupcial hacia el cielo

    Play Episode Listen Later Nov 24, 2021 4:01


    (Víspera del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer) Era el año 1952. Mientras las mujeres de las minas bolivianas hacían bombas caseras para abastecer al ejército del pueblo en su lucha contra los militares, las mujeres del valle de Cochabamba eran bombas a punto de estallar en su lucha contra otra injusticia perenne. Las unas luchaban, con bombas físicas, contra el latifundio y el miedo; las otras protestaban, con bombas folclóricas, contra el maltrato conyugal y la desvalorización de su condición humana. Las campesinas del valle no lanzaban sus bombas como las mineras del altiplano, alzándose en armas, sino alzándose con chicha y con coplas atrevidas al compás de acordeones y charangos mientras encendían velas y bailaban en torno a una imagen del Crucificado. Eso hacían durante las ceremonias de homenaje al Cristo de Santa Vera Cruz. Las jóvenes solteras comenzaban pidiéndole a Cristo un esposo que no las hiciera llorar, una mula cargada de maíz, una oveja blanca y otra negra, y una máquina de coser. Luego, con voz estridente en son de protesta y siempre en su propia lengua, cantaban prometiéndole que amarían al esposo y le servirían bien en la mesa y en la cama, aunque no querían asumir la vida de una apaleada bestia de carga. Pero al cantarle a ese Cristo patético, le lanzaban bombas de burla tratándolo de macho desnudo, estragado por los años y los insectos, que en la cruz dormía o se hacía el dormido. Así rezan algunas coplas selectas de su altiva protesta: «Floja, floja», estás diciendo, Santa Vera Cruz, Papito. Pero más flojo eres tú que estás parado durmiendo. Tú no me quieres soltera. Me condenas a los hijos, a vestirlos mientras vivan y enterrarlos cuando mueran. ¿Me vas a dar un marido que me azote y me patee? ¿Por qué la flor que se abre marchita marcha al olvido?1 Aunque muchos no lo reconozcan, a esa dramática escena la empaña una tristeza aún mayor: el hecho de que al maltrato del que es víctima la mujer se sume la aparente indiferencia del maltratado Cristo. ¡Qué trágico que esas pobres mujeres quechuas no hayan comprendido que el Hijo de Dios, el Varón supremo de la creación, se sometió a que los hombres lo maltratáramos de la peor manera imaginable precisamente para poder comprenderlas a ellas en sus momentos de angustia al ser maltratadas por su esposo! Al verlo en la cruz, lo culparon de inercia respecto a las acciones de sus maridos, en vez de atribuirle la acción incomparable de dar su vida para que ellas pudieran tener vida abundante, si no en esta vida, que pronto pasa, al menos en la venidera, que nunca se acaba.2 Lamentablemente le echaron la culpa porque no entendieron que ese Cristo que sufrió y murió en la cruz se dejó maltratar para que las flores marchitas como ellas tuvieran quien las recordara y renovara en esta vida, y quien, en la que viene, las llevara del brazo rejuvenecidas en la marcha nupcial hacia el cielo. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Federico Aguiló, «Significado socio-antropológico de las coplas al Cristo de Santa Vera Cruz», ponencia al II Encuentro de Estudios Bolivianos (Cochabamba: 1984), citado en Eduardo Galeano, Memoria del fuego III: El siglo del viento, 5a ed. (Madrid: Siglo XXI Editores, 1987), pp. 173-74.


    «Por no poder viajar»

    Play Episode Listen Later Nov 23, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Hace cinco años soy novio de una joven de otro país. He estado ahorrando para poder viajar y hacer mi vida junto a ella. Sin embargo, últimamente mis ahorros siempre se acaban. Siempre se presenta algo que me impide avanzar, de modo que no he podido alcanzar la meta monetaria necesaria para realizar ese viaje que quiero hacer.... »Debido a que siempre tengo empleos bastante mediocres, jamás gano un buen salario.... Siento que voy a decepcionar a mi novia. No quiero que este amor se acabe por no poder viajar.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Lo felicitamos por preocuparse por cómo están siendo afectadas la vida y las emociones de su novia por el retraso en su plan. Por supuesto, también se ven afectadas las emociones de usted, y no quiere abandonar la meta que se propuso, sobre todo después de haber invertido cinco años tratando de lograrla. Sin embargo, después de una relación de cinco años, es prudente de su parte comenzar a preguntarse si sus metas son razonables.... »Usted está frustrado porque no puede encontrar un empleo que le permita devengar un buen salario. ¿Hay algún trabajo que quisiera desempeñar si tuviera la preparación necesaria? ... »Cuando confiamos en Dios y nos hacemos seguidores suyos, Él nos promete que siempre obrará en beneficio de nosotros. El apóstol Pablo enseñó que “Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito”.1 Según esa enseñanza, hay dos requisitos para recibir ese beneficio de parte de Dios. Primero debemos amarlo, y luego debemos ser llamados de acuerdo con su propósito. Eso quiere decir que tenemos que estar comprometidos a cumplir su propósito en nuestra vida y que estamos confiando en que Él nos mostrará su voluntad divina.... »Si Dios supiera que lo mejor para usted es que se mude a otro país para hacer su vida junto a su novia, le habría ayudado a ahorrar el dinero necesario. Por ahora, lo mejor es aceptar su voluntad divina y liberar a su novia de cualquier compromiso que ella le haya hecho a usted. Dígale que usted confía en que Dios hará que se cumpla su voluntad en la vida de ella, como también en la suya. Dígale que cinco años son suficientes como para comprobar que el noviazgo no forma parte de la voluntad de Dios para la vida de usted ni la de ella. Y explíquele que será más fácil para ambos si le ponen fin a toda comunicación entre los dos. »Después de hacer eso, dedique su tiempo a descubrir lo que necesita hacer para prepararse y hallar un empleo mejor. Fije la meta de superarse en cualquier empleo que tenga, aunque no le guste. Esfuércese por ser el empleado que todo jefe quisiera tener. Y sea fiel con lo que sí tiene a fin de mostrar que está preparado para lo que ha de venir.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 670. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Ro 8:28

    El beso de la muerte

    Play Episode Listen Later Nov 22, 2021 4:01

    Era un caso de vida o muerte, y había que actuar rápido. Si no, el pequeño animal moriría. Así que Paul La Fonte, francés de treinta y siete años de edad y amante de los animales, procedió a hacer la resucitación boca a boca. Pero el animal moribundo no era un cariñoso gatito. Era una pequeña cobra recién traída de la India. Había sido pisada por un automóvil al sacarla de la jaula, y por no dejarla morir, Paul sopló aliento en los pulmones del ofidio. La cobra revivió, y lo primero que hizo fue clavar sus colmillos en los labios de su salvador. Los diarios de Avignon, Francia, al comentar el caso, concluyeron: «El beso francés entraña peligros, pero el de este hombre fue el más mortal de todos.» Este no ha sido el único caso de un beso mortal. En los novelones que se publicaban a principios de siglo era común que dos amantes decepcionados se suicidaran mutuamente bebiendo el mismo veneno, tomándolo el uno de la boca del otro. Hay otros besos que así mismo hieren, estropean, golpean y matan; por ejemplo, los que empinan la botella de licor porque ya ni los grandes vasos los satisfacen, y sorben con avidez trago tras trago. Ese beso que le dan a la botella resulta ser, para muchos de ellos, un beso mortal. Los pequeños que, por seguir el ejemplo de los grandes, consiguen un cigarrillo de marihuana y se lo pasan el uno al otro, están también causándose la muerte con el beso que dan en la maldita aspirada. Lo mismo ocurre con los que se inyectan una jeringa hipodérmica. El beso fatal que se dan con la aguja, no con los labios pero sí con las venas, no sólo los deja endrogados, sino que por la transmisión tan frecuente del virus del SIDA también les resulta ser un beso mortal. El que besa la boca de la mujer ajena está también dando un beso de muerte. El adulterio es la muerte del matrimonio. Podrá parecer dulce en el momento, pero es un beso mortal. Las ambiciones deshonestas, así como las pasiones desenfrenadas, son fuego y son veneno. Ceder a ellas es ceder a un beso mortal. ¿Cómo podemos evitar ser víctimas de esta clase de beso mortal? Haciendo de Jesucristo, y de sus leyes morales, el patrón de nuestra vida. Es que si Cristo es nuestro Salvador, si Él es nuestro Señor, si Él es quien motiva todas nuestras acciones, nos veremos entonces libres de toda mala consecuencia. Permitamos que Cristo sea el Señor de nuestra vida. Él nos salvará de todo beso mortal. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Nos encontró mi hijo besándonos»

    Play Episode Listen Later Nov 20, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Sufrí maltrato de parte de mi esposo, con quien estuve por quince años. Después de ocho meses de nuestra separación, empecé una relación con un hombre casado. En una ocasión nos encontró mi hijo mayor de trece años, besándonos. Esto ocasionó que mi hijo se fuera a vivir con su padre, y hasta la fecha no quiere verme. Está con rebeldía y dice odiarme. Lo he buscado, y me ignora.... »Terminé mi relación con la otra persona, y ahora mi esposo quiere que regrese a su lado. Pero él no deja de tomar [bebidas alcohólicas], y yo no quiero volver a sentirme [maltratada].» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Muchos adolescentes pasan por una etapa de rebeldía, así que eso en sí no tiene nada de extraño. También es de esperarse que su hijo quiera vivir con el padre, ya que los muchachos necesitan tener como modelo a un hombre, sobre todo durante la adolescencia. Pero ¿cree usted que su hijo corra algún peligro a causa del trago que toma el padre? ¿Maneja el auto el padre estando borracho y con el hijo a bordo? Si usted cree que su hijo corre peligro alguno, le recomendamos que se valga del sistema judicial de su país a fin de protegerlo. »Sin embargo, no parece que usted piense que la vida o salud de su hijo estén en peligro. Simplemente quiere, más bien, que él deje de estar enojado con usted y que elija vivir con usted. Pero... no hay nada que usted pueda hacer o decir por ahora que mejore la situación. Sin embargo, mientras tanto no deje de apoyar a su hijo en todos los sentidos al asistir a las actividades de su escuela y a sus eventos deportivos sin tratar de obligarlo a que hable con usted. »Usted dice que su esposo quiere que se reconcilien. ¿Está dispuesto a dejar de beber? ¿Está dispuesto a que acudan juntos a un consejero profesional? Jamás le aconsejaríamos que regrese a una situación en la que espera volver a sufrir el abuso físico. »Nos preocupa mucho que tuviera una relación con otro hombre estando aún casada. La separación no es lo mismo que el divorcio. Nosotros creemos que hasta que usted no esté legalmente divorciada es indebido que salga con otro hombre, tanto para el bien de sus hijos como porque siguen vigentes los votos de fidelidad que usted hizo el día de su boda. »Aun si estuviera divorciada de un esposo abusivo, una de las peores cosas que pudiera hacer sería tener una relación con un hombre casado. Además de lo malo que es cometer adulterio, ¿de veras quiere ser responsable de la desintegración de otra familia? Pídale a Dios que la perdone y le dé la fortaleza para tomar mejores decisiones en el futuro.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 541. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Los primeros vehículos que llegaron a Guatemala»

    Play Episode Listen Later Nov 19, 2021 4:01

    (Antevíspera del Día Mundial en Memoria de las Víctimas de Tránsito) «En toda sociedad o comunidad, el transporte ha sido uno de los problemas fundamentales..., y nuestra querida Capital [desde que fue trasladada a este Valle de la Ermita] también tiene su historia a ese respecto —escribe el periodista guatemalteco Héctor Gaitán en el segundo tomo de su serie La calle donde tú vives—. »... Los primeros automóviles [llegaron a principios del siglo veinte], aunque anteriormente ya habían llegado las famosas bicicletas que causaron furor entre los jóvenes chapines. »Ahora bien, hay indicios de que el primer automóvil llegó a Guatemala en el año de 1899; era movido por un motor de bencina de ocho caballos de fuerza, desarrollando una velocidad máxima de treinta kilómetros por hora.... Los primeros pueblos que vieron llegar autos fueron El Quiché y Antigua Guatemala, [como] también Amatitlán.... »Antiguamente, las clases pudientes mantenían en sus enormes mansiones la infaltable cochera, o sea donde se guardaba el carruaje tirado por caballos. Pues bien, ya cuando principiaron a llegar los automóviles y se marcaron los cambios lógicos, estas cocheras fueron cambiadas por garajes donde se colocaron los carros de famoso estilo por aquellos años.... »En el año de 1905 se hizo una prueba con un auto Ford; este auto tenía que subir las gradas del viejo calvario, que estaba situado en el final de la 6a. avenida y 18 calle. La prueba fue buena y la maniobra publicitaria pegó en los medios guatemaltecos. Algunos hombres de dinero compraron su respectivo auto.... Como no todos sabían manejar, contrataban los servicios de un chofer para que los transportara de un lado a otro. En ese tiempo era de muy mal gusto que una mujer manejara un auto; era más que un atentado a “la moral y las buenas costumbres”.... »... Según el reglamento de tránsito del año 1919, se exigía a los pilotos de autos tocar sus bocinas en cada crucero con el fin de “evitar accidentes”. La medida era extrema si se toma en cuenta que las calles de la pequeña Ciudad de Guatemala lucían lóbregas y solitarias, debido precisamente a la poca población y a la escasez de vehículos. Así que los autos tenían que ir sonando sus bocinas (grito de ganso) por esas calles de Dios, desafiando las maldiciones de las abuelas, ya que las “asustaban” cuando menos se lo imaginaban.... »... Yo me pregunto: ¿Qué dirían nuestros abuelos al ver la proliferación de vehículos actualmente? Hoy en día hay que saber andar en la calle porque, de lo contrario, un error se paga con la vida. ¡Qué lejos quedaron aquellos tiempos cuando a tres cuadras de distancia se escuchaba la bocina ronca de los primeros vehículos que llegaron a Guatemala...!» —concluye Héctor Gaitán.1 Lamentablemente, no son esas las únicas bocinas de advertencia que ya no se escuchan en las calles ni en los cruces de nuestras ciudades. Lo cierto es que se ha ido extinguiendo el sonido de voces influyentes que nos adviertan del serio peligro que representa para nuestra sociedad el paso vertiginoso que llevamos rumbo a la ruina moral. ¡Con decir que ya no nos «asusta» el clamor de ultratumba de niños indeseados ni la resonancia de las voces de legisladores comprometidos a adulterar el sensato sentido del matrimonio! Más vale que de aquí en adelante nos conduzcamos de tal modo que evitemos la desgracia tomando la Santa Biblia como nuestro Reglamento de Tránsito por las calles de esta vida. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Héctor Gaitán Alfaro, La calle donde tú vives, Tomo 2, 2a. ed. (Ciudad de Guatemala: Litografías Modernas, 1989), pp. 132-37.

    La tendencia a la confirmación

    Play Episode Listen Later Nov 18, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Mi mamá me tuvo cuando ella era muy joven. Desde mi niñez me criaron con la idea de que mis abuelos eran mis padres biológicos.... Es que mi madre biológica se casó, y yo me quedé viviendo con mis abuelos, a quienes llamo papá y mamá. »Sin embargo, a veces siento la diferencia [en el trato que mi abuela me da a mí y el que le da a] mi hermana, es decir, a mi tía.... Mi abuela le da su apoyo moral a ella para que estudie, y a mí no. Son cosas pequeñas que no me dejan ser feliz, pero tampoco imagino una vida lejos de ellos.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Sentimos mucho que no se sienta feliz, y creemos que podemos ayudarle. Sin embargo, hay un concepto que necesitamos explicarle primero. Se denomina sesgo de confirmación, es decir, la tendencia a la confirmación, y es algo que tenemos todos. Por ejemplo, si creemos que nuestros hijos se portan mejor que los hijos de los demás, entonces siempre tendremos la tendencia de darnos cuenta de las veces en que nuestros hijos están portándose bien, al igual que las veces en que otros niños están portándose mal. Hasta es posible que critiquemos a otros padres por el comportamiento de sus hijos, al mismo tiempo que hacemos caso omiso del mal comportamiento de los nuestros. O si nos damos cuenta tendremos la tendencia de justificar su conducta —por lo menos a nosotros mismos— con la explicación de que nuestros hijos simplemente estaban cansados y no era de esperarse que se portaran mejor. Como podemos observar en ese ejemplo, la tendencia a la confirmación puede llevarnos a darnos cuenta sólo de lo que consideramos como cierto, y a hacer caso omiso de lo que vemos que es diferente. Por una parte, no dejamos de reunir “pruebas” en apoyo de nuestras propias creencias, y por la otra, de hacer caso omiso de toda prueba que conduzca a una conclusión distinta. »Cuando usted compara el trato que recibe con el que recibe su hermana, o más bien su tía, usted siente que no es justo.... Es probable que usted se sienta rechazada por su madre biológica, aunque no le eche la culpa. Ese rechazo que siente pudiera haberla hecho creer que su madre adoptiva, es decir, su abuela, también la está rechazando al no tratarla igual que a su tía. De modo que usted probablemente tiene una tendencia a la confirmación que hace que perciba diferencias en el trato que recibe de los demás. Y lo interpreta como injusto sólo porque no se le trata de la misma manera. »Le recomendamos que busque consejería profesional que la ayude a resolver todo lo que está sintiendo. También le instamos a que le pida a Dios que le ayude a superar esa tendencia a la confirmación.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 669. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «¿Cuál es la religión que debo escoger?»

    Play Episode Listen Later Nov 17, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «No me siento bien; me siento sola. Por eso quiero entregarme a Cristo, pero no sé cómo. »Me gustaría saber cuál es la religión que debo escoger. Por favor, ayúdenme.» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »¡Qué buen consejo el que nos pide! Corresponde a una de las inquietudes más comunes de todos los siglos. »En una ocasión se encontraba Jesucristo al mediodía cerca de un pozo en las afueras de Samaria, una región en la ribera occidental del río Jordán. Jesús y sus seguidores tenían hambre, así que Él los había mandado al pueblo para que compraran comida. Él se quedó al lado del pozo para conversar con las personas que llegaran a sacar agua. Poco después se acercó una mujer que se sorprendió cuando Jesús le pidió que sacara un poco de agua para que Él tomara. En la conversación que surgió a raíz de esa petición está la respuesta a su inquietud respecto a cuál religión debiera escoger....1 »En la conversación que sostuvo con la mujer, Jesús dejó en claro que la manera de tener una vida plena en este mundo y vida eterna en el cielo no era escoger un sistema religioso. Es más, durante su breve vida en este mundo, Jesús criticó más que cualquier otra cosa los sistemas religiosos y las personas que los practicaban. Así que la respuesta a su inquietud, amiga querida, es: ¡No escoja una religión! »Más bien, lo que Jesús le dijo a aquella mujer y lo que nosotros le diríamos a usted hoy es que escoja una relación, es decir, una relación personal con Dios. ¿Qué queremos decir con eso? Que comience a hablar con Dios usted misma dándole a entender que quiere cultivar una relación íntima con Él. Que reconozca ante Él que usted no es santa como es Él, y que quiere que Él perdone sus pecados, que la han separado de Él. Y que permita que Él le hable mientras usted lee y medita en la Biblia. Al dedicarle tiempo a la lectura de la Biblia y a la oración, Dios le ayudará a saber qué decisiones tomar en el futuro. »El camino que conduce a una vida plena en este mundo y a una eternidad en el cielo es a través de un peregrinaje diario que se propone tener una relación íntima con Dios. Hay muchas actividades que le ayudarán en su peregrinaje, incluso el encontrar a otras personas que hayan emprendido el mismo viaje y aprender de ellas. Tales personas se encuentran a veces en iglesias que enseñan la Biblia, pero también las encontrará prácticamente adondequiera que vaya. Los genuinos seguidores de Cristo siguen el ejemplo de Él al amar y al interesarse por los demás en su nombre, y al concentrarse en cultivar una relación en lugar de una religión. »No hay por qué esperar. ¡Comience hoy mismo su propia conversación con Dios! »Linda y Carlos Rey.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace que dice: «Caso 24» dentro del enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Jn 4:4-42

    «Criminal nato, producto del alcohol»

    Play Episode Listen Later Nov 16, 2021 4:01


    (15 de noviembre: Día Mundial contra el Abuso del Alcohol) «Nos lanzamos a la calle, a la caza de personas que algo pueden contarnos; personajes que con su charla amena nos ayudan a la elaboración del programa La calle donde tú vives.... »Tenemos a varias personas en la “lista”.... Allí está con el número uno el nombre de un conocido periodista, escritor y cronista: Efraín de los Ríos. »Verificamos la dirección: Colonia Centroamérica, Zona 7, Guatemala.... »Entramos frente a quien escribió la obra que lo inmortalizará: Ombres contra hombres; y otras más.... La entrevista... principia de la siguiente manera...: »—Inicialmente, don Efraín, quisiera que... nos hiciera una semblanza del tristemente célebre criminal guatemalteco Roberto Isaac, conocido como “Tata dios”. »—Muchas gracias, joven amigo.... Tuve la oportunidad de tratar a “Tata dios” por espacio de seis años con veintidós días, tiempo que permanecí prisionero en los callejones de la Penitenciaría Central. »”Roberto Isaac era un hombre alto de casi dos metros, blanco, de mediana ilustración, franco, interesado y un artista para trabajar el hueso y el cacho.... ‘Tata dios’ es el ejemplo más claro de la criminalidad producida por el alcoholismo. Una vez yo, aburrido del callejón de los políticos, me fui a platicar con él en el lugar donde tenía su mesa de trabajo y lo encontré risa y risa. ‘¿Por qué se ríe, don Beto?’, le pregunté; y él me contestó: ‘Callate, vos; le estaba contando a los muchachos que cuando yo salga de aquí ya no voy a chupar porque eso es malo, ¿verdad, vos?’ Y se rió burlonamente. ‘¿Y por qué, don Beto?’, le pregunté. ‘Fijate, vos —me dijo—. Me tomo el primer trago muy contento; me tomo el segundo mejor; pero al tercero empiezo a calentarme, y al cuarto luego me entran ganas de meterle el cuchillo a un cristiano. ¿Verdad que no está bueno eso, vos?’ »”... ‘Tata dios’..., criminal nato, producto del alcohol, era verdugo; era él llamado a azotar a los presos y torturarlos. Una vez había vapuleado a un pobre preso, y al otro día [pasa] por la bartolina donde el otro infeliz [está] tomando el sol, y tiene el cinismo de decirle —eso lo presencié yo—: ‘Ydiay, vos, ¿qué te pasó? Ahi te dejo unos tus cigarros.’ »”Una frescura, un sadismo desconcertante y frío.1 Tiene toda la razón el periodista Efraín de los Ríos en esta entrevista que le concedió a su joven colega guatemalteco Héctor Gaitán, publicada en la versión impresa de La calle donde tú vives, Tomo 2: Los efectos del alcohol son graves y pueden llegar a ser criminales, tal como don Efraín lo atestiguó en el caso de Roberto Isaac. Es que en aquel criminal apodado «Tata dios» se cumple el siguiente «dicho de los sabios» publicado en el libro de los Proverbios, uno de treinta dichos inspirados por el verdadero «Tata Dios», que creó el cuerpo humano: ¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares?         ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas?         ¿De quién son las heridas gratuitas?         ¿De quién los ojos morados? ¡Del que no suelta la botella de vino         ni deja de probar licores! No te fijes en lo rojo que es el vino,         ni en cómo brilla en la copa,         ni en la suavidad con que se desliza; porque acaba mordiendo como serpiente         y envenenando como víbora.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Héctor Gaitán Alfaro, La calle donde tú vives, Tomo 2, 2a. ed. (Ciudad de Guatemala: Litografías Modernas, 1989), pp. 33-35. 2 Pr 23:29-32


    «Son unos pobres diablos»

    Play Episode Listen Later Nov 15, 2021 4:01


    (Día Mundial contra el Abuso del Alcohol) «... Sí, me llamo Eduardo... y... yo lo conozco a usted desde la época en que empezó a encontrarse con mi madre en [este] café.... Hace tiempo que yo tenía ganas de hablar con usted.... Porque tengo la impresión de que usted es un buen tipo. Y mamá también era buena gente. No hablábamos mucho ella y yo. En casa, o reinaba el silencio, o tenía la palabra mi padre. Pero el Viejo hablaba casi exclusivamente cuando venía borracho, o sea casi todas las noches, y entonces más bien gritaba. Los tres le teníamos miedo: mamá, mi hermanita Mirta y yo. Ahora tengo trece años y medio, y aprendí muchas cosas, entre otras que los tipos que gritan y castigan e insultan son en el fondo unos pobres diablos. Pero entonces yo era mucho más chico y no lo sabía.... »Usted apareció hace un año y medio, pero el Viejo se emborrachaba desde hace mucho más, y no bien agarró ese vicio nos empezó a pegar a los tres. A Mirta y a mí nos daba con el cinto —¡duele bastante!— pero a mamá le pegaba con el puño cerrado.... »... Antes de que usted apareciera, yo había notado que [mamá] cada vez estaba más deprimida, más apagada, más sola.... Usted la quería. Y... ella se merecía que la quisieran.... »Claro que al Viejo también trato de comprenderlo. Es difícil, pero trato. Nunca lo pude odiar, ¿me entiende? Será porque, pese a lo que hizo, sigue siendo mi padre. Cuando nos pegaba a Mirta y a mí, o cuando arremetía contra mamá, en medio de mi terror yo sentía lástima. Lástima por él, por ella, por Mirta, por mí. También la siento ahora, ahora que él ha matado a mamá y quién sabe por cuánto tiempo estará preso.... »Estoy seguro de que papá no habría hecho lo que hizo si no hubiese estado tan borracho.... ¿Usted cree que, de todos modos, hubiera matado a mamá esa tarde en que, por seguirme y castigarme a mí, dio finalmente con ustedes dos? No me parece. Fíjese que a usted no le hizo nada. Sólo más tarde, cuando tomó más grapa que de costumbre, fue que arremetió contra mamá. Yo pienso que, en otras condiciones, él habría comprendido que mamá necesitaba cariño, necesitaba simpatía, y que él en cambio sólo le había dado golpes.... »... Cuando usted se me acercó y me invitó a tomar un capuchino con tostadas, aquí en el mismo café donde se citaba con ella, yo sentí que tenía que contarle todo esto.... Ahora estoy seguro de que hice bien. Porque usted está llorando y, ya que mamá está muerta, eso es algo así como un premio para ella, que no lloraba nunca.»1 Así termina el triste cuento titulado «Réquiem con tostadas» del escritor uruguayo Mario Benedetti. Además de la enseñanza que nos deja respecto a las trágicas consecuencias del alcoholismo, hay una lección importante que podemos aprender al comparar la actitud de Eduardo con la de Dios en cuanto al padre de Eduardo. Tanto Dios Padre como Eduardo se esfuerzan por comprender «al Viejo» alcohólico y no lo desprecian. Pero Eduardo le tiene lástima, mientras que Dios le tiene compasión, por lo que le ofrece perdón si se arrepiente de todo corazón y le permite que cambie por completo su manera de pensar a fin de que cambie también su manera de actuar.2 Es que hace tiempo que Dios tiene deseos de hablar con él, de modo que pueda cultivar con él una relación estrecha como la que tiene con cada uno de sus hijos. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mario Benedetti, «Réquiem con tostadas», La vecina orilla, Colección Alianza Cien (Madrid: Alianza Editorial, 1994), pp. 14-20. 2 1Jn 1:9; Ro 12:2


    «Volver sería contaminarla más y más»

    Play Episode Listen Later Nov 13, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Me casé siendo muy joven. Amo a mi esposa enormemente, pero le he sido infiel de mil maneras y con [muchas] mujeres. Me propuse no hacerlo más.... Siento que degradé a mi esposa y, porque la amo enormemente, preferí dejarla e irme de la casa.... Considero que ella no merece lo que le hice.... Quiero que ella me olvide y, aunque la amo y sufro lejos de ella, sé que no puedo volver, pues sería contaminarla más y más de mis bajezas. »¿Qué debo hacer para que ella entienda que no puedo estar con ella? Ella insiste en que vuelva, pero jamás supo nada, ni siquiera por qué me fui de la casa. No soy capaz de decírselo.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Hace bien al reconocer parte del daño que le ha hecho a su esposa, así como hace bien al no querer seguir lastimándola. Sin embargo, al no decirle la verdad, usted pudiera estar haciéndole un daño peor aún que lo que usted piensa. Es posible que usted la haya infectado con una enfermedad incurable.... Si de veras la ama, como usted afirma, va a querer que ella consulte a un médico lo más pronto posible para que la examine a ver si tiene alguna enfermedad que usted le haya transmitido. »Usted sostiene que no es capaz de decirle la verdad a su esposa acerca de lo que ha hecho. Así que, en vez de saber la verdad, ella sin duda se imagina que usted la dejó porque no la considera suficientemente buena. Tal vez esté sufriendo emocionalmente todos los días, preguntándose cómo pudiera ser una mejor esposa para que usted la ame más. Al igual que la mayoría de las mujeres, es posible que tenga un concepto pobre de su propio cuerpo que la hace pensar que si fuera más bonita o más delgada, usted no la habría dejado. »Ella no sabe que el problema, en realidad, es usted. Su promiscuidad lo ha llevado a arriesgar su propia salud física y emocional en busca de satisfacción que, al parecer, no puede hallar. Ese comportamiento se debe a un vacío que tiene por dentro y no a ninguna deficiencia de parte de su esposa. »Si no puede armarse de valor para decirle la verdad a su esposa, entonces consiga que otra persona lo haga en su lugar. Busque a un pariente o amigo que esté interesado en el bienestar de su esposa, y cuéntele a esa persona toda la verdad. Luego dígale a él o a ella que le revele todo a su esposa. »Quiera Dios que la vergüenza que usted siente lo lleve a arrepentirse de su conducta y a darse cuenta de que no puede vencer este problema por sí solo. Usted necesita ayuda divina y, gracias a Dios, si está dispuesto a pedirle perdón, Él lo perdonará por todo lo que ha hecho. Además, llenará ese vacío que hay en su vida. A pesar de todas las cosas que usted ha hecho, si acepta esa ayuda divina puede tener esperanza para el futuro.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 540. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    Recuerdos y éxitos del «Rey del bolero»

    Play Episode Listen Later Nov 12, 2021 4:01

    (Víspera del Tercer Aniversario de la Muerte de Lucho Gatica) «Mis canciones son pequeñas historias con las que los oyentes pueden de alguna manera identificarse: una frase, una sensación, un recuerdo.... Ahí creo que radica mi éxito», señaló en una entrevista Lucho Gatica, reconocido como el «Rey del bolero».1 »Me encantó la época en que nací como cantante, pese a que mi familia no era adinerada ni nada por el estilo —contó Lucho veintitrés años después—. Recuerdo que tenía unos diez años e iba al colegio público en esos días de frío, de helada, de lluvia... y yo no tenía zapatos. Tenía que caminar descalzo.»2 Luego de su presentación estelar en el Carnegie Hall en 1963, lo entrevistó el locutor del programa radial «La Voz de América». «Me siento... profundamente emocionado por esta acogida que he tenido aquí en Nueva York —dijo el cantante chileno—. Nunca creí que podía tener este extraordinario [éxito] aquí en el Carnegie Hall.... Solamente pienso en mis hijos. Ojalá [hubieran] estado grandes para que hubiesen gozado el éxito de su padre. Y [habría] querido también que mi familia de Chile hubiese presenciado todo esto....3 De ahí que Lucho considerara que el momento más feliz de su vida ya lo había disfrutado seis años antes, durante una presentación en homenaje a la música cubana en un estadio de béisbol cubano colmado de sus admiradores. Quedó sin habla cuando subieron al escenario su mamá y su hermana Yolanda, quienes habían viajado en secreto —por primera vez fuera de Chile— para saludarlo. «Lloré como un niño, con todo el pueblo de Cuba», contaría muchas veces el popular cantante chileno al recordar ese momento. Otro grato recuerdo fue el de la noche en que, en el restaurante de su gran amigo Mario Moreno, aquel actor mexicano hizo las veces de maestro de ceremonias a petición de Lucho y, hablando como Cantinflas, lo presentó diciendo: «¡Vamos a darle una oportunidad a este muchacho, a ver si realmente puede [tener] éxito!» Lo cierto es que su primer gran éxito en México fue «No me platiques más», que alcanzó en ventas más de un millón de discos. La anécdota que años más tarde contaría al respecto con una sonrisa llegó a ser uno de sus recuerdos más simpáticos. Advertido de que esa canción había sido grabada muchas veces sin éxito, Lucho había insistido en grabarla. Pero a fin de promocionarla, llamó una y otra vez a un par de emisoras radiales que dependían de las peticiones del público, pidiendo que la tocaran, ¡imitando el acento mexicano y alterando cada vez la voz con un pañuelo sobre el auricular! ¿Y cómo no iba a recordar con merecido orgullo el haber grabado más de 800 canciones, el haber recibido el Grammy Latino a la Excelencia, y el haber sido reconocido con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood? Con razón que en una entrevista que dio tres años antes de su muerte, aquel «Rey del bolero» aseguró: «Estoy contento con lo que he hecho. Creo que Dios me ha dado más de la cuenta.»4 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Marisol García y Carlos Contreras, Lucho Gatica (Santiago de Chile: Editorial Hueders, 2019), p. 23. 2 Ernesto Lechner, «Lucho Gatica: “No le tengo miedo ni a la muerte”», Revista AARP, noviembre 2013 En línea 10 junio 2021. 3 «Entrevista Final a Lucho Gatica at Carnegie Hall (Live)», 5 abril 1963 (Para constatar la fecha del debut, véase ) En línea 10 junio 2021. 4 García y Contreras, pp. 27,30,41,59; Carla M. Borja, «Entrevista a Lucho Gatica: “Al final me vio la foto que tenía con Elvis y Luis Miguel me la robó”», Diario El Mostrador, Santiago de Chile, 18 noviembre 2018 En línea 10 junio 2021; «Lucho Gatica: Biografía» En línea 10 junio 2021; Simón Granja Matías, «El reloj se detuvo a los 90 años para Lucho Gatica, “rey del bolero”», El Tiempo, 17 noviembre 2018 En línea 10 junio 2021.

    Debuts y despedidas del «Rey del bolero»

    Play Episode Listen Later Nov 11, 2021 4:01

    (Antevíspera del Tercer Aniversario de la Muerte de Lucho Gatica) Cuando joven, Luis Enrique se ponía tan nervioso que no quería cantar junto a sus hermanos cuando se lo pedían en las reuniones familiares. «—No, yo no canto. »—¿Por qué? »—Me da mucha vergüenza. »—No, no, no, tú tienes que cantar porque llegó tu hermano. Tenemos que celebrarlo. »[Así que] canté detrás de la puerta», contó Lucho Gatica en una entrevista que concedió casi al final de su extraordinaria carrera musical. «Pero ¿quién me iba a decir a mí que yo iba a cantar y a ser profesional del canto...?»1 Es que aquel hermano, Arturo Gatica, le había dado el impulso que necesitaba. Había conseguido que la emisora Radio Minería lo invitara a cantar. Lamentablemente, para aquel debut Lucho había llegado con diez minutos de retraso por haber acabado de cantar el Ave María en el matrimonio de un amigo. «Cuando terminé de cantar —contó Lucho al recordarlo— el director artístico me [dijo]: “¡Qué pena! Debutas y terminas.” Yo me di media vuelta y me fui a llorar a uno de los estudios que había al lado de la oficina.» No obstante, fue en esa misma radio que comenzó todo para Lucho, con un programa que tuvo con Arturo.2 Trece años después debutó en vivo en el Florida Park del Parque del Retiro en Madrid, España. Fue tal la acogida del público español que tuvo diez presentaciones sucesivas —hubo que doblar las cinco del contrato original— y le otorgaron el título de «Rey del bolero». Y cuatro años más tarde debutó con brillantez en el Carnegie Hall de Nueva York, llegando a ser el primer cantante de habla hispana en presentarse en ese prestigioso teatro. El 11 de agosto de 2018, día en que el «Rey del bolero» cumplió los noventa años, se inauguró una estatua de bronce de dos metros de altura en el Teatro Regional de Rancagua, Chile, con la que se celebraba el origen local de Lucho y de su hermano Arturo. Y sólo tres meses después, el 13 de noviembre, la alcaldía de Rancagua declaraba tres días de luto oficial por su muerte, y anunciaba que ese teatro pasaba a llamarse Teatro Regional Lucho Gatica. Entre los sobrinos de Lucho y Arturo que también se dedicaron al mundo del arte, el que siguió la línea de la música fue Humberto Gatica, productor de discos y ganador de dieciséis premios Grammy durante la vida de su famoso tío. «Lucho era como un padre, mi mejor amigo.... [Él] me llevó... al primer estudio que conocí, que era de la MGM y tenía una división discográfica», dijo Humberto. Con merecido orgullo por haber sido quien cinco años antes le grabó el último disco a su tío, «Historia de un amor», compuesto de sus mayores éxitos y con la participación de grandes artistas, Humberto comentó emocionado: «Era su despedida. La última canción del disco es “Contigo en la distancia”. Cerró el telón con broche de oro.»3 Como quien reconoce que hay un tiempo para todo, lo cual enseñó el Maestro de Eclesiastés —un momento para los debuts y un momento para las despedidas4—, Lucho Gatica, con motivo del lanzamiento de ese disco de despedida, había afirmado con humildad: «Le doy gracias a Dios todos los días.... Realmente... todo lo que Dios me ha dado lo he recibido con mucho cariño, con mucho amor.»5 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Carla M. Borja, «Entrevista a Lucho Gatica: “Al final me vio la foto que tenía con Elvis y Luis Miguel me la robó”», Diario El Mostrador, Santiago de Chile, 18 noviembre 2018 En línea 8 junio 2021. 2 Ibíd. 3 Marisol García y Carlos Contreras, Lucho Gatica (Santiago de Chile: Editorial Hueders, 2019), pp. 36,40,45; «Lucho Gatica: Biografía» En línea 8 junio 2021; «Entrevista Final a Lucho Gatica at Carnegie Hall (Live)», 5 abril 1963 (Para constatar la fecha del debut, véase ) En línea 8 junio 2021; Simón Granja Matías, «El reloj se detuvo a los 90 años para Lucho Gatica, “rey del bolero”», El Tiempo, 17 noviembre 2018 En línea 8 junio 2021. 4 Pr 3:1,5b 5 «Entrevista a Lucho Gatica», CNN, 21 octubre 2013 En línea 8 junio 2021.

    «Maestro, ¿hoy es la final?»

    Play Episode Listen Later Nov 10, 2021 4:01

    (Víspera del Partido Premundial Brasil-Colombia) Hacía cuatro años que había ganado su primer Campeonato Mundial de Fútbol en Suecia, goleando a la selección anfitriona 5-2 en la final. Ahora se proponía repetir aquella hazaña en el Mundial de Chile, tras derrotar nuevamente a los dueños de casa, esta vez por 4-2 en las semifinales. Con razón que el 17 de junio de 1962 el Estadio Nacional de Santiago de Chile se colmara de más de 68 mil espectadores ansiosos por verlo jugar en la final. Ese día Brasil, el poderoso campeón, defendería su título contra Checoslovaquia. Aquella mañana Garrincha, la estrella brasileña del torneo que había deslumbrado al público chileno con su insuperable dominio de la pelota y del contrario, se despertó resfriado y con una fiebre de 39 grados. Lleno de analgésicos prescritos por el médico, minutos antes de ingresar a la cancha Garrincha le preguntó al seleccionador Aymoré Moreira: «Maestro, ¿hoy es la final?» A lo que el técnico y algunos compañeros de equipo, alarmados, le respondieron que sí. Sonriendo inocentemente, aquel genio de las piernas torcidas concluyó: «Ah, con razón hay tanta gente.»1 No obstante, Brasil derrotó a Checoslovaquia por 3-1, ganando así el segundo Mundial de su historia. Y fue más bien el partido de cuartos de final contra Inglaterra, que jugó siete días antes en el Estadio Sausalito de Viña del Mar, que dejó como saldo dos de los recuerdos más gratos de Garrincha en ese campeonato. El astro brasileño no sólo se lució anotando dos goles, sino también fue uno de los jugadores que trató de agarrar a un perro callejero que interrumpió el encuentro. Tras colarse en el césped, el perro esquivó al portero inglés y a Garrincha antes de ser atrapado finalmente por Jimmy Greaves. El delantero inglés pagó caro la hazaña: El perro se le orinó en la camiseta y, como no tenía otra de repuesto, le tocó seguir jugando con ella. Si bien durante el resto del partido los defensas brasileños evitaron acercarse demasiado a Greaves por lo mal que olía, fue tal el interés que despertó aquel perro callejero chileno que la revista O Cruzeiro lo llevó a Brasil y lo sorteó entre los jugadores. El que ganó el sorteo por el que adoptó al perro fue nada más ni nada menos que Garrincha, quien declaró que lo había impresionado que pudiera regatear tan bien como él. Pero conste que Garrincha no regresó a casa en Pau Grande con una sola mascota sino con dos. Es que, de paso por el Palacio Guanabara en Río de Janeiro, el gobernador le regaló un mainá, un pájaro capaz de imitar la voz humana y cantar el himno nacional de Brasil.2 Así como Garrincha, aquel maestro en el terreno del fútbol, terminó por adoptar tanto al perro chileno como al mainá, Dios, nuestro Maestro en el terreno de la vida, desea adoptarnos a nosotros. Pero conste que no depende de un sorteo ni de una invitación especial por ser campeones, sino sólo de que le pidamos que lo haga, de modo que algún día pueda llevarnos a casa con Él como hijos suyos para ocupar la vivienda que nos está preparando allá en el cielo.3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Hernán Bahos Ruiz, «La historia de la insólita frase de Garrincha en el Mundial de Chile del 62», Diario el Día, 11 junio 2018 En línea 30 mayo 2021. 2 «El espontáneo que eclipsó a Garrincha», FIFA.com, COPA MUNDIAL DE LA FIFA 1962, 21 julio 2016 En línea 30 mayo 2021; «Curiosidades y datos de un equipo mítico», FIFA.com, SWEDEN 1958/CHILE 1962, 13 junio 2017 En línea 30 mayo 2021. 3 Jn 1:12; 14:1-3; Ro 8:15; Gá 4:5; Ef 1:5

    Invitación para ser «amigos» después de treinta años

    Play Episode Listen Later Nov 9, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Recibí una invitación de mi padre, por Facebook, para ser “amigos”, después de treinta años sin saber nada de él. »Cuando yo tenía siete años, él nos abandonó por otra mujer, con la que formó una nueva familia. Yo oí cuando le pidió a mi madre que nos dijera que él estaba muerto y que lo olvidáramos. »Nunca lo buscamos, y yo ya lo he perdonado; pero no quiero saber nada de él ni de sus hijos, que quieren entablar relación conmigo. Sé que eso le causaría dolor a mi madre, que nunca más volvió a confiar en nadie. ¿Estoy haciendo bien en ignorarlos?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Sentimos mucho que tuviera que crecer sin su padre y, peor aún, consciente de que él la había rechazado deliberadamente. Dice usted que eso cambió a su mamá para siempre, de modo que ya ella no pudo volver a confiar en nadie, y sin duda alguna la parte de las emociones de ella que se vio afectada ensombreció la niñez de usted. »Es admirable que usted haya podido perdonar a su padre a pesar de todo lo que él hizo. Debido a que ha optado por perdonar, va a poder vivir sin resentimiento y amargura, y evitar que su salud sufra los efectos destructivos que puede causar el negarse a perdonar. Además, el perdonar es especialmente importante porque Jesucristo mismo enseñó que tenemos que estar dispuestos a perdonar a los demás si queremos que Dios nos perdone a nosotros los pecados que cometemos contra Él.1 »Si bien es cierto que los Diez Mandamientos nos enseñan a honrar a nuestros padres, su padre biológico optó por ceder todos los derechos y las responsabilidades que tenía como padre suyo cuando decidió abandonarla. Él quería que usted lo considerara muerto, así que al considerarlo muerto usted cumplió con los deseos de él de un modo inesperado. »Ahora su padre, con mucha más experiencia y madurez, bien pudiera estar arrepentido de lo que hizo. Sin embargo, el haberle enviado una fría invitación por Facebook para que sean “amigos” no indica que él esté sintiendo nada parecido. Los otros hijos de él pudieran haberlo convencido de que enviara esa invitación, o pudieran haberla enviado ellos mismos por conducto de la cuenta de él. ¿No será que ellos sienten un fuerte deseo de conocerla a usted a pesar de cierta incertidumbre de parte de él? »Su decisión de ignorar la invitación de su padre no es ni correcta ni incorrecta. Es tan aceptable ignorarla como lo es dar su consentimiento. Pero no la acepte a menos que se sienta a gusto haciéndolo. El haber perdonado no implica que usted deba restaurar la relación, como tampoco el honrar a su padre implica que deba tratar a ese hombre de una manera diferente a un donante biológico de esperma.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 668. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mt 6:15

    «Tu madrecita está de viaje»

    Play Episode Listen Later Nov 8, 2021 4:01

    (Día Mundial de los Niños Huérfanos) «Un hálito de drogas invadía la estancia, hálito penetrante, inolvidable, fuerte. Un silencio completo reinaba y, sin embargo, sonaban en tu pulso los pasos de la Muerte. »¡Y tú, adorada enferma, todo lo comprendías! Consoladoramente, por eso me decías: “No temas. Dame un beso. No sufras inquietud ni pesadumbre. Si ves que me confieso, tú conoces mi fe: es mi costumbre.” »Y luego proseguías, serena la mirada, con una voz doliente en que ya había algo de misteriosa lejanía: “estoy mejor” y “no me duele nada”. »Afuera, ante la absorta quietud de lo Infinito, ajeno a la acechanza de inexorables daños, en la inocente paz de sus tres años jugaba nuestro hijito...»1 Con estos versos titulados «Inocencia», el poeta dominicano oriundo de San Pedro de Macorís, Virgilio Díaz Ordóñez, que escribía bajo el seudónimo de Ligio Vizardi, describe en su poemario La sombra iluminada el entorno en que su joven esposa adorada se esforzaba por prepararlo para la desdichada tarea de explicarle a su hijito por qué su mamita no volvería jamás a formar parte de su vida. Al juzgar por los siguientes versos titulados «Balada del niño huérfano», los esfuerzos de la moribunda, Ana Virginia Grullón, dieron resultado con relación a ese inocente niño de sólo tres años, Virgilio Díaz Grullón, que habría de seguir los pasos de su padre y llegaría a ser uno de los mejores narradores de la literatura dominicana:2 «Tu buena madrecita está de viaje, ¿por qué me lo preguntas? Llevaba su más blanco y leve traje, el rostro pálido y las manos juntas. Se fue una tarde lánguida de enero, –¡qué día inolvidable el día aquel!– y dejó, al perderse en el sendero, esta angustia que dice que ya no ha de volver. Esperarla es inútil, hijo mío. »Yo, para ti, inventaré el consuelo que adormece la pena y el hastío. Todo se borra al fin o se disuelve: ¡Ella se fue hasta el cielo, y ese cielo, hijo mío, no devuelve! »¿Que marche yo a buscarla? ¡Quién sabe cuántas veces he querido abalanzarme por la oscura borda e internarme, también, hasta encontrarla!, en la noche de Dios tremenda y sorda... »...Llevaba su más blanco y leve traje, el rostro pálido y las manos juntas: tu buena madrecita está de viaje, ¿por qué me lo preguntas?»3 Gracias a Dios, su Hijo Jesucristo, luego de vivir entre nosotros como uno de nosotros, sufrió y murió por nosotros. Pero a diferencia de la madre de la «Balada del niño huérfano», como Él sabía no sólo que iba a resucitar y a hacer su propio viaje al cielo, sino también que iba a volver por nosotros, nos consoló con estas palabras: «No se angustien.... No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes.... En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas.... Voy a prepararles un lugar. Y... vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.»4 Más vale, entonces, que nos dispongamos a esperarlo.5 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Ligio Vizardi, La sombra iluminada (San Pedro de Macorís, República Dominicana: Editorial La Nación, 1929), p. 94. En línea 14 noviembre 2016. 2 «Ligio Vizardi (1895-1968)», Dos siglos de literatura dominicana (S. XIX–XX): Poesía, Selección, prólogo y notas de Manuel Rueda (Santo Domingo, República Dominicana: Editora Corripio, 1996), p. 464. 3 Vizardi, La sombra iluminada, pp. 97-98. 4 Jn 14:1-3,18 5 Hch 1:11; 1Co 1:7; 4:5; 1Ts 1:9-10; Fil 3:20; 2Ti 4:8; Tit 2:13; Heb 9:28; Stg 5:7-9; Ap 1:7-8; 3:11; 16:15; 22:12-13,20-21

    «¿Cómo no me di cuenta?»

    Play Episode Listen Later Nov 6, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Una muchacha que conozco está embarazada de mi pareja actual.... Bloqueé todo contacto que tenía con él, sin explicación.... No quiero volver con él, ya sea el padre o no de la criatura. No me interesa. Él me engañó, y también a la muchacha. Me siento muy mal por ser tan ingenua y no darme cuenta de la clase de hombre con el que estaba. Es la segunda vez que me pasa. ¿Cómo no me di cuenta?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »¡La felicitamos por la sabia decisión que ha tomado de bloquear todo contacto con su ex novio! Ha juzgado correctamente que a él le falta entereza de carácter.... »Otras mujeres que nos han escrito contándonos situaciones parecidas no han tomado de inmediato la sabia decisión que tomó usted. En vez de reconocer que el novio no era digno de confianza, trataron de hacer que progresara la relación a pesar de las circunstancias. Tenga la bondad de leer los Casos 76 y 302 en www.conciencia.net para que aproveche el consejo que les dimos. »Usted se pregunta cómo no se dio cuenta de la clase de hombre con el que estaba. Lo cierto es que hay una razón fisiológica por la que muchas personas tienen relaciones románticas con parejas que no son dignas de confianza. »Ciertos estudios científicos demuestran que, cuando nos atrae determinada persona, se liberan en nuestro cerebro sustancias químicas que producen una sensación de bienestar.1 Cuanto más idealizamos a la persona y nos imaginamos con ella en el futuro, mejor nos hace sentir nuestro cerebro. Otra sustancia química en nuestro cerebro2 nos produce un interés casi obsesivo en la posible pareja, de modo que tenemos la tendencia de pasar por alto toda debilidad evidente. »Esas sustancias químicas difieren de una persona a otra. Algunas personas son capaces de mirar objetivamente a la otra persona y reconocer sus debilidades, mientras que a otras las abruman por completo las sensaciones de bienestar de modo que pierden la capacidad de razonar. Es posible que usted haya tenido la tendencia de tomar decisiones basadas en sus emociones y no en el carácter de sus ex novios.... »... Determine que no tomará la decisión de ser novia de ningún hombre sino hasta investigarlo a fondo. ¿Les dice él siempre la verdad a los demás? ¿Cumple sus promesas? ¿Qué dice acerca de los demás cuando no están presentes? ¿Cómo trata a su mamá y a sus hermanas? ¿Es prudente con sus gastos? ¿Obedece los Diez Mandamientos en la Biblia? ¿Ha cultivado él una relación personal con Cristo? »Investigue todo eso y aún más acerca de un hombre antes de besarlo siquiera. De hacerlo así, será mucho más probable que elija a un hombre íntegro.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 539. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 dopamina, adrenalina y norepinefrina 2 serotonina

    «Ya los hijos no hacen caso»

    Play Episode Listen Later Nov 5, 2021 4:01

    Una vez que cursó la primaria, Rey David Fernández Martínez se negó a seguir estudiando. No bien había cumplido los diecisiete años, ingresó en el mundo de las drogas por invitación de sus «cuates» del barrio Ley en la Colonia México de la ciudad de Veracruz. A las ocho de la mañana del sábado 24 de junio de 2006, camino al trabajo que había conseguido con su primo, Rey David llevó a sus hermanitos José Luis y Óscar Josué a la fonda de antojitos donde su mamá, Joaquina Elena, vendía picadas por la mañana y mariscos al mediodía. A las cinco y media de la tarde, salió del trabajo con los ciento veinticinco pesos que le había pagado su primo, y compró cerveza en una tienda. Iba rumbo a su casa, para bañarse antes de salir esa noche con su novia Ibis. Pero no llegó hasta las siete y media, ya que en el camino se metió una «piedra» de cocaína con su amigo «El gusano», con el que tomó más cerveza un poco después, y luego los dos se encontraron con otros dos amigos, quienes los invitaron a tomarse otras cervezas. Como a las ocho de la noche, salió con Ibis para escuchar al hermano de ella cantar en la plazuela del callejón de la Campana. Más tarde, en otra cantina entre las once y la medianoche, se metió otra «piedra» de cocaína con otro amigo de diecisiete años de edad. Volvió a encaminarse a su domicilio, pero una cuadra antes de llegar se detuvo en un lugar donde tomó más cerveza, ingirió tres de cinco pastillas psicotrópicas que le regaló un conocido apodado «El pirata» y, por si eso fuera poco, tomó más cerveza aún con otro de sus «cuates». A esas alturas se le había acabado el dinero, pero en lugar de buscar a quién atracar para tener con qué comprar más droga, como le proponía este último compañero de vicio, decidió buscar dinero en su casa. Allí lo recibió su mamá entre la una y las dos de la madrugada. Era tal el estado de embriaguez del hijo que la disgustada mujer, según declaró Rey David, comenzó a regañarlo y le dio una bofetada. Ante esto, el drogado adolescente se encolerizó y, asestándole múltiples golpes con un tubo de plomería y decenas de planazos, tajos, y punzadas con un machete y un picahielo, mató brutalmente a la autora de sus días. Acto seguido, el joven asesino sacó del monedero de su moribunda madre cuatrocientos pesos y su celular para ir a comprarse más «piedras» de cocaína y así poder seguir drogándose. Algún tiempo después de ser arrestado, Rey David, con cara de niño a pesar de medir casi dos metros de altura, expresó: «Estoy arrepentido... ya no voy a volver a drogarme... quisiera salir de aquí... mis hermanitos se quedaron solos...» La señora Natividad Rodríguez, residente de la misma colonia, comentó: «Ya se perdió el respeto a los padres, ya los hijos no hacen caso...»1 El comentario de aquella vecina nos recuerda este atinado consejo del sabio Salomón, que a todos nos conviene acatar: El hijo sabio atiende a la corrección... pero el insolente no hace caso... Escucha, hijo mío... Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar.... No... vayas por el camino de los malvados.... Su pan es la maldad; su vino, la violencia.... Porque al final acabarás por llorar... Y dirás: «¡Cómo pude aborrecer la corrección!»2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Evaristo Gutiérrez Ramírez, «El joven que mató a su madre a machetazos confiesa paso a paso qué fue lo que hizo», Gobernantes.com En línea 5 julio 2006 2 Pr 13:1; 4:13,14,17; 5:11,12

    «Tengo miedo de que me trasladen»

    Play Episode Listen Later Nov 4, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Desde hace unos días estoy sintiendo el trato injusto que me dan en mi trabajo. Se han tomado varias decisiones laborales que me perjudican, las cuales creo que se deben a que respondí con franqueza, y de manera negativa, a una encuesta sobre el desempeño de mi jefe en su comunicación conmigo. »He sido un buen trabajador, nunca falto a mi trabajo, y hasta he dejado de cobrar horas extras. Siempre he hecho mi trabajo con esmero y dedicación. Pero ahora estoy muy preocupado porque tengo miedo de que me trasladen a otra provincia.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Lo felicitamos por trabajar con tanto esmero y dedicación, y comprendemos su preocupación por las consecuencias de haber sido sincero en una encuesta acerca de su jefe. Si el mundo fuera perfecto, no se le castigaría simplemente por decir la verdad. Pero el mundo en que vivimos no es perfecto, y a veces la sinceridad acarrea consecuencias negativas. A veces se debe a una administración corrupta, y otras veces a que los supervisores carecen de confianza en sí mismos. Sin embargo, si usted se expresó con respeto y lo hizo con motivos honrados, entonces no tiene nada de qué avergonzarse. »A nosotros se nos pide con frecuencia que evaluemos determinados productos o servicios que hemos recibido. Cuando las encuestas son anónimas y no pretenden obtener más información que la que piden, esas evaluaciones pueden ser muy útiles para los consumidores y para las empresas. »En el caso suyo no es cuestión de quién tiene la razón. Como usted da a entender que ya es honrado en todo, no podemos darle ningún otro consejo específico basado en los principios bíblicos. Sin embargo, sí podemos asegurarle de que hay una manera de dejar de vivir con tanto temor y ansiedad. »Hemos constatado que cuando nos ponemos en las manos de Dios y le encomendamos nuestra vida misma, Él siempre tiene un plan para nosotros, incluso cuando no es lo que hubiéramos esperado. Ha habido muchas veces en nuestra vida cuando nos ha tocado trasladarnos a lugares geográficos que nunca hubiéramos imaginado. Pero cada vez, al mirar atrás, hemos podido ver que Dios estaba actuando sin que nos diéramos cuenta y que el cambio de domicilio nos favoreció de una manera u otra. »Con eso no queremos decir que confiar en Dios es como una píldora mágica que hace que desaparezcan todos nuestros problemas. Si fuera así, todo el mundo tomaría esa píldora mágica para obtener esos resultados. Confiar en Dios es, más bien, aceptar el hecho de que Él nos ama y que siempre nos cuidará en cualquiera que sea la situación. Si bien no merecemos el perdón por todas las maneras en que hemos pecado, Dios nos perdonará debido a que su Hijo Jesucristo pagó el castigo por todo nuestro pecado al morir en la cruz. Una vez que aceptamos el perdón que nos ofrece y lo hacemos Señor de nuestra vida, podemos experimentar vida plena a pesar de nuestras circunstancias.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 667. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    El dulce del trapiche

    Play Episode Listen Later Nov 3, 2021 4:01

    «Para nuestras almas de campesinas el trapiche era... la gloria —cuenta Mamá Blanca en sus Memorias—. Todo en él halagaba la vista, el olfato, el paladar, el oído.... »En el trapiche amplio y generoso no había casi paredes ni había casi puertas; nada se encerraba; ¡adelante todo el mundo! Entraba el sol; entraba el aire; entraba el aguacero; entraban las legiones de avispas doradas y zumbando a buscar dulce; entraban las yuntas lentas con los carros anchos y los montones de caña bien trabados que los gañanes descargaban de un golpe y dejaban firmes en el suelo detrás de los carros, en busca de dulce, lo mismo que las avispas; entraban los hijitos de los peones con una cazuela en la mano, a pedir: “de parte de Mamá que si me hacen el favor de unas migajitas de raspadura o un pedacito de papelón roto para el guarapito de esta noche”. Como a las avispas se les daba la raspadura o se les daba el pedazo de papelón roto, a nadie se decía no.... »... Zumbando y volando... como las avispas y los chiquitos de los peones, por entre yuntas de bueyes y montones de caña..., entrábamos [también] las niñitas a buscar dulce, a estorbar el trabajo.... Cada cual por su lado [corría] a pedirle a un peón que “nos pelara una cañita”. El peón aludido dejaba su quehacer, escogía una caña, la pelaba con el machete, la dividía en gajos, y cada niñita [se iba] con su caña enarbolada, chupando y goteando zumo.... »... Puedo asegurar que en el trapiche, esperando el momento propicio de soltar la molienda, chupando gajos de caña, con las manos pegajosas y con varios riachuelos de zumo corriéndome por el cuello y por los brazos, pasé los ratos más amenos de mi vida.... [Con razón que] el trapiche brilla... en mis recuerdos.»1 ¡Qué recuerdos tan gratos los que despierta también en muchos de nosotros esta descripción que hace del trapiche la escritora venezolana Teresa de la Parra en su novela clásica titulada Las memorias de Mamá Blanca! ¡Y qué interesante que lo recuerde como «la gloria»! Es que la gloria es uno de los nombres con que nos referimos al cielo. Y resulta que el cielo descrito en las Sagradas Escrituras se asemeja en parte al trapiche que describe Mamá Blanca, incluso la entrada. Por una parte, el cielo es tan amplio y generoso como el trapiche: «¡Adelante todo el mundo!» Tanto los hijos de los dueños como los hijos de sus sirvientes tienen en común que llegan al cielo en busca de dulce: la dulce presencia de Dios. Y cada uno queda más satisfecho que nunca al disfrutar de ella.2 Pero, por otra parte, Jesucristo advirtió que sólo entrarán en el cielo los que hacen la voluntad de su Padre celestial.3 Más vale, entonces, que reconozcamos que la voluntad de Dios Padre es que ninguno de nosotros se pierda de ir al cielo, sino que todos nos arrepintamos de nuestros pecados para así poder entrar en esa gloria por el único camino, que es Jesucristo su Hijo,4 y disfrutar de su dulce presencia divina. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Teresa de la Parra, Las memorias de Mamá Blanca (Caracas: Monte Ávila Editores, 1985), pp. 123-28. 2 Sal 16:11; 43:1-4; Hch 2:26-28 3 Mt 7:21 4 Mt 18:14; Jn 3:16; 6:40; 14:1-6; 1Ti 2:3-4

    «Golpeé brutalmente a mi hijo»

    Play Episode Listen Later Nov 2, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Yo padezco de ira, y golpeé brutalmente a mi hijo de tres años. Estoy arrepentida; pero cuando me enojo, no me puedo controlar. »¡Ayúdenme! No sé qué hacer. Siempre me prometo que no lo haré más, y vuelvo a caer en lo mismo.» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »El rey Salomón, uno de los hombres más sabios de la historia, dijo: «El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla.»1 Usted ha reconocido que sabe que no es correcto golpear a su hijo, pero tal vez no haya pensado que hacerlo es señal de necedad. El necio carece de sentido común y de buen juicio. El sentido común le hubiera indicado a usted que su falta de dominio propio manifestado en repetidas ocasiones en el pasado es prueba de que volverá a ocurrir una y otra vez. El buen juicio le hubiera mostrado que, si no puede dominarse, debe evitar toda situación en la que pudiera tener la oportunidad de golpear a su precioso hijito. »¿Qué tiene que ocurrir para que usted deje de golpearlo? ¿Que alguien se entere de lo que usted está haciendo y la acuse ante las autoridades? ¿O que usted finalmente vea a sus pies el cuerpo inerte de su hijo?... »Usted nos imploró que le ayudáramos, ¡y ahora nosotros le rogamos que siga nuestro consejo! En primer lugar, nunca debe estar sola con su hijo. No sabemos si usted tiene esposo. Pero si lo tiene, él debe proteger al niño cuando usted está por agredirlo. Y si alguna vez lo ha maltratado frente al esposo o frente a otro miembro de la familia sin que éstos hayan intervenido a fin de proteger al niño, entonces debe evitar estar sola con el niño y con esa persona. Si para lograr esto usted tiene que pedirle a una amiga o a un familiar que viva en su hogar, debe usted hacerlo de buena voluntad porque quiere lo mejor para su familia. Haga lo que sea necesario para impedir que se presente otra oportunidad para desahogarse agrediendo a esa indefensa criatura. »Si le es posible consultar a un psicólogo, pida una cita hoy mismo.... [Así] tendrá la oportunidad de regar agua sobre ese fuego interno que la ha estado consumiendo y de tratar de apagarlo por completo. »El apóstol Pablo nos aconseja: «Si se enojan, no pequen.»2 Con esto aclara que es posible enojarse sin llevar el enojo a la práctica de un modo pecaminoso e hiriente. Dios le ayudará a lograrlo si se lo pide, como también le será de ayuda un grupo de apoyo para dominar la ira. Pero le rogamos que comprenda que esta es cuestión de vida o muerte, y que usted debe hacer mucho más que pedirle perdón y ayuda a Dios y luego decirle a todo el mundo que está arrepentida. No basta con decir que está arrepentida. Debe demostrar que está realmente arrepentida al dar los pasos radicales y difíciles que garanticen que esto nunca volverá a ocurrir. »¡Comience hoy mismo! »Linda y Carlos Rey.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 23». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Pr 29:11 2 Ef 4:26

    Ejemplo de rectitud, integridad y justicia

    Play Episode Listen Later Nov 1, 2021 4:01

    El espectáculo era apasionante, al extremo de ser morboso. Unas cincuenta personas lo contemplaban ávidamente. Se trataba de una joven de dieciséis años de edad, de la ciudad Ho Chi Min, en la antigua Saigón. Ella intentaba suicidarse, arrojándose de un alto puente al río que corría abajo. Las cincuenta personas, sin corazón, le gritaban: «¡Tírate! ¡Tírate!» Y en un momento dado, la adolescente, en efecto, se lanzó al agua. Nueve personas corrieron al borde del puente para verla caer al agua. El peso acumulado rompió el frágil puente, y las nueve cayeron al abismo. Pero, cosa curiosa, la joven suicida se salvó, pues lograron rescatarla, mientras que los nueve mórbidos curiosos perecieron en las aguas. A la gente como que le gustan los espectáculos morbosos, truculentos, dramáticos, trágicos; especialmente el espectáculo que dan los presuntos suicidas. Los espectadores no acuden necesariamente para mostrarles cariño y aconsejarles que conserven la vida. Al contrario, ansiosos de sangre y de desgracia ajena, gritan: «¡Tírate! ¡Tírate!» Dicen que cuando se junta una multitud, el nivel intelectual de la gente desciende al del más bruto. Lo mismo pasa con el sentido moral. Éste también baja de grado conforme aumenta el monto de gente congregada. «Las multitudes —concluyó Goethe— oyen mejor los gritos que las razones.» Cuanta más gente se reúne en un lugar para vociferar y gritar, más baja el nivel de humanidad, y más sube el nivel de inhumanidad. ¿Será por eso que nuestros jóvenes caen tan fácilmente en la desgracia de la inmoralidad y el materialismo? «Todos lo hacen», es la excusa que ofrecen, y siguiendo el rumbo del montón, se reducen al nivel del menor común denominador. ¿Dónde está el joven recto? ¿Dónde está el líder íntegro? ¿Por qué tiene que ser el perverso, el injurioso, el malo, el que atrae la atención? Dios ha creado a todo joven como un individuo. Cada uno es un ser único. No hay nada en el mundo entero que lo obligue a ser como los demás. Es un individuo en el sentido más estricto de la palabra. Más vale que no deshonre su individualidad, ni sacrifique su decencia, ni se rebaje al nivel del montón, sino que sea el líder sano, recto y fuerte que este mundo tanto necesita. Jesucristo establece el dechado para nuestra vida. Él se atrevió a ser diferente de todos los demás, dando ejemplo de rectitud, integridad y justicia. Sigamos su ejemplo. Ser recto en toda causa es mil veces más grato que recibir el aplauso del montón. Atrevámonos a ser personas dignas de confianza. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Para no seguir perdiendo a mis hijos»

    Play Episode Listen Later Oct 30, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Soy padre divorciado desde hace dos años. Quedaron dos hijos.... Tengo custodia compartida de fines de semana, pero la mamá se ha empeñado en que los niños no vengan conmigo, así que tengo casi un año de no ver mucho a mis hijos. Me he resentido mucho con ellos porque veo su desprecio hacia mí. Ya no voy por ellos los fines de semana, pero los quiero mucho y quiero lo mejor para ellos. ¿Qué puedo hacer para no seguir perdiendo a mis hijos?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Lamentamos su situación y comprendemos por qué es difícil. Sin embargo, le rogamos que recuerde que las víctimas del divorcio son los hijos, y que la vida de ellos estará marcada para siempre por los problemas que hay entre usted y la madre.... »¿Hay alguna razón específica por la que la madre de sus hijos no quiere que usted los vea? ¿Es usted adicto al alcohol o a las drogas? ¿Es violento usted cuando se enoja? ¿Les da mal ejemplo de algún modo a sus hijos? Si nada de esto es cierto, entonces es probable que la madre de los niños se esté portando así debido al rencor que siente por usted. »Nosotros tenemos un pariente cercano que se encontraba en una situación parecida. Él tenía custodia compartida, pero la madre del hijo no lo dejaba cumplir con sus visitas. Él tuvo que volver dos veces a pedirle al juez que hiciera cumplir la orden del tribunal.... »No sabemos si usted tiene estas opciones en su país, pero le aconsejamos que se asegure de aprovechar todo recurso que tenga para hacer valer su derecho de visitas. No se dé por vencido. A pesar de que la madre ha hecho que sus hijos lo desprecien, ellos lo necesitan a usted como padre.... »Vaya a la escuela de los niños con una copia de la orden del juez, y pida que lo notifiquen acerca de todas las actividades en que ellos estén participando. Asista a todo concierto, drama o evento deportivo en que participen.... »Usted debe amarlos y mostrarles ese amor aunque no estén dispuestos a aceptarlo por ahora en esta etapa de su vida. Debe seguir el ejemplo que Dios nos ha dado de amarnos como hijos suyos aun cuando lo rechacemos y nos neguemos a tener una relación con Él. Dios sigue amándonos y ofreciéndonos perdón por todos nuestros pecados en el nombre de su Hijo Jesucristo. Él nunca nos abandona, y le recomendamos que usted tampoco abandone a sus hijos. Algún día, tal vez dentro de unos años, ellos tendrán la madurez necesaria para comprender todos los problemas de por medio. Para ese entonces, ¿estará usted listo y a la espera para responderles? Dios nos está esperando a cada uno con los brazos bien abiertos para recibirnos cuando nos volvamos a Él.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 538. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    El origen de los papagayos

    Play Episode Listen Later Oct 29, 2021 4:01

    (4o. domingo de octubre: Día de la Suegra) «Llueve.... Pasan silbando ráfagas de viento frío y cortante.... »Se han paralizado todos los trabajos de la hacienda.... »Jacinto se entretiene contando cuentos.... Nunca le falta auditorio, y los sencillos vecinos se divierten oyendo sus grandes mentiras.... »—¿Por ónde iba? [—dice Jacinto.] ... Y vuelve a su relato [sobre el arca de Noé]: »Ya estaban todos los animales reuníos y acomodaos. Pero ora verán: resulta que Nué tenía una suegra que era un demonio, como casi todas. Era muy vieja y fea, y se ponía muchos polvos y colorete pa taparse las arrugas, y usaba unos vestidos con más colores que un arcu’iris. ¡Y qué lengua que se gastaba la suegrita! Cuentos, enredos y habladas desde por la mañana hasta que anochecía, que ya el pobre Nué estaba azurumbao. Y el Hombre Güeno y Justo quería aprovechar la oportunidá pa quitásela de encima. Entonces se jué a consultar con Tatica Dios. Y el Señor, onde lo vio llegar al Cielo, se puso a reír y le preguntó: »—Idiay, ¿qué andás haciendo por aquí? ¿Ya tenés todo listo, como te lo dejé ordenao? »—Sí, Señor —contestó Nué—, pero hay una cosa: Yo podré estar encerrao los cuarenta mil días y las cuarenta mil noches con los tigres y los liones y las culebras; eso está bien. Pero lo que es con mi suegra no me encierro ni una semana, ¡eso sí que no! Y alguna consideración le debe tener usté a su pariente, que está viejo y muy enfermo. »—¿Y qué querés? —le preguntó el Señor. »—Pos, que se la traiga pa acá de una vez —dijo él. »—... ¡Eso sí que no te lo concedo, Nué!... »—Pos, mandémola entonces pal infierno —dijo Nué. »—Tampoco —contestó el Señor—: Vos sabés que aquél es enemigo mío, y no quiero que mañana vaya a decir que yo me ando desquitando con cochinadas. »Y como el Hombre Güeno se puso muy afligío, el Señor, después de pensar un güen rato, le dijo: »—Andá, vete tranquilo, que ya todo está arreglao. Y corré, porque ya voy a echar el agua. »Y cuando Nué llegó al Arca, se encontró allí con un pajarraco muy raro: Tenía plumas de todos colores, la cara arrugada y blanca, una lengua negra y gruesota, y estaba haciendo gran escándalo y peliando con las gallinas y con todos los animales. “Esta no es otra que mi suegra”, se pensó Nué. Y cogió el tal pajarraco, lo metió en una jaula de alambre y lo puso en el último rincón. Así jué como resultaron los papagayos, que no se conocían antes del Diluvio.»1 ¡Qué imaginación la de Jacinto, uno de los hermanos marimberos que ameniza las temporadas de lluvia en la obra titulada Gentes y gentecillas del novelista costarricense Carlos Luis Fallas! ¡Y qué ocurrencia la de convertir a la suegra de Noé en un papagayo para que no le amargara la vida dentro del arca! Menos mal que, en ese sentido, si bien nosotros somos como Dios, habiendo sido creados a su imagen y semejanza, Dios no es como muchos de nosotros, sino que nos tiene paciencia, tolerando nuestras imperfecciones y necedades, y perdonando, cuando se lo pedimos, nuestras faltas y ofensas. Por eso, a menos que nuestra maldad sea tan grande que todos nuestros pensamientos tiendan siempre hacia el mal, como lo fue antes del diluvio, podemos, al igual que Noé, asegurarnos de que contamos con el favor del Señor y salvarnos eternamente.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Carlos Luis Fallas, Gentes y gentecillas (San José: Editorial Costa Rica, 1994), p. 183. 2 Gn 6:5—9:17; Heb 11:7; 1P 3:18-22; 2P 2:5

    Diez años con suegro alcohólico y suegra buscapleitos

    Play Episode Listen Later Oct 28, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Soy una madre de dos bellos hijos, y casada por doce años. Pero tengo un dolor en el corazón con mi cónyuge. »Viví diez años con mis suegros. Fueron unas personas muy malas conmigo: mi suegro, alcohólico, y mi suegra, chismosa y buscapleitos. »Mi esposo nunca me defendió, nunca hizo nada para salir de ahí.... Ahora vivimos solos, pero el dolor está latente porque mi esposo nunca cumplió su rol. ¡Necesito tener paz!» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Sentimos mucho que no tenga paz. Era de suponer que el haberse mudado de la casa de sus suegros le hubiera traído la paz que tanto anhela. »Usted dice que su esposo nunca hizo nada para salir de aquella casa, y sin embargo ahora los dos están viviendo solos. ¿Cómo sucedió eso? ¿Acaso logró usted reunir los recursos necesarios por sí sola? ¿Lo convenció de que dejara a los padres sin que él lo quisiera? Como no sabemos lo que sucedió, sólo podemos suponerlo. »De cualquier manera, no importa lo que haya llevado a que usted y su familia se mudaran de la casa de sus suegros, ya que lo hecho, hecho está. Eso ahora corresponde al pasado, y usted tiene la oportunidad de crear el futuro que siempre ha soñado.... »Lamentablemente, lo que usted está sintiendo la está desviando de lo que le conviene. Tal como hemos dicho muchas veces, no puede uno fiarse de los sentimientos. Es que estos vienen de los pensamientos, y con frecuencia los pensamientos son parciales o hasta mal informados. »En el caso suyo, usted tuvo diez largos años para elaborar en sus pensamientos un juicio contra su esposo, y esos pensamientos no han dejado de estar amontonados en su mente, a pesar de que ya no están viviendo con sus suegros. Día tras día usted ha estado examinando mentalmente la “evidencia” que tiene, repasando una y otra vez cada ofensa de la que considera culpable a su esposo. Ese examen ha estado ocupando mucho espacio en su mente, y no le queda tiempo para recordar todas las cualidades positivas de su esposo ni para estar agradecida por todo lo bueno de lo que usted sí disfruta. »La paz es una decisión que se toma. Usted puede optar por rechazarla al recordar de continuo los defectos de su esposo, u optar por perdonarlo y aceptarlo tal como es, concentrándose en sus buenas cualidades y recordando por qué decidió casarse con él. »Para curar la falta de paz que usted siente, el apóstol Pablo formuló una receta al enseñar que debemos llenar nuestra mente de pensamientos buenos y dignos de admiración y de elogio.1 Si de veras desea tener paz, le recomendamos que siga esa fórmula.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 666. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Fil 4:8

    «Me proponen invertir... para ganar»

    Play Episode Listen Later Oct 27, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Me proponen invertir mínimo mil dólares para ganar el diez por ciento mensual sin hacer nada. Debo depositar de mi país a una cuenta en Suiza, y ellos invierten el dinero en divisas, y luego cada mes dicen que nos depositan en una cuenta a nuestro país los intereses. »No sé si eso es bueno para mí a los ojos de Dios...» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »Nos alegra que usted nos haya planteado su inquietud. Muchas personas han perdido grandes cantidades de dinero por no haberle pedido consejo a nadie. »En primer lugar, usted dice que no está segura si este convenio es bueno para usted a los ojos de Dios. No dice que haya nada fraudulento o ilícito en este negocio, pero sus dudas al respecto nos hacen pensar que ha de haber algo que usted presiente que anda mal. »Cuando su conciencia le advierte acerca de algo, más vale que se detenga y le haga caso. Muchas personas hacen caso omiso de esa voz de su conciencia y después se arrepienten de no haberle prestado atención. Si ese convenio tiene algo de secreto, entonces es probable que sea algo ilícito. Y si es ilícito, no puede ser bueno para usted ni para nadie más a los ojos de Dios. »Por otra parte, es posible que este convenio sea del todo lícito, y que no le vaya a presentar a usted ningún problema cuando haga su declaración de ingresos a su gobierno y pague los impuestos correspondientes. Pero aun cuando no haya ninguna ley que lo prohíba explícitamente, tampoco es necesariamente aconsejable. En todos los países hay personas a quienes les encantaría quedarse con su dinero. Y le dirán cualquier cosa para convencerla de que lo deposite en determinada cuenta. »... Nosotros no somos asesores financieros, pero le advertimos que tenga muchísimo cuidado cada vez que le hagan una oferta increíble como esa. Debe usted buscar el consejo de un asesor financiero que tenga experiencia en inversiones; pero no se limite a uno solo. Asesórese siempre de varios expertos, hasta encontrar a uno que, luego de algunos años, haya demostrado que es digno de toda su confianza. »Pida a sus amigos que le recomienden asesores financieros con los que hayan tenido una buena experiencia. Hable con varios asesores antes de tomar una decisión. Si todos ellos están de acuerdo en cuanto a determinada inversión, entonces es probable que no implique grandes riesgos. En cambio, si todos la animan a que invierta su dinero de diferentes maneras, ¡no confíe en ninguno de ellos! »Las inversiones prudentes no tienen nada de malo. Jesucristo contó la historia de tres hombres que recibieron dinero para que lo invirtieran. Dos de ellos lo invirtieron con prudencia y un tercero decidió no invertirlo. Una de las moralejas de esa historia es que es bueno y prudente invertir nuestros recursos cuando no es arriesgado ni es ilícito.1 »¡Así que hágale caso a su conciencia y consulte a asesores prudentes! »Le deseamos lo mejor, »Carlos Rey y su esposa Linda.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 22». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 >Mt 25:14‑30

    La operación de la Real Expedición de la Vacuna

    Play Episode Listen Later Oct 26, 2021 4:01

    (Día Mundial de la Erradicación de la Viruela) En septiembre de 1803 el médico español Francisco Xavier Balmis llegó a la Coruña. Comisionado por el rey Carlos IV para llevar a América la vacuna contra la viruela, Balmis iba acompañado por su segundo José Salvany, dos cirujanos más, dos practicantes, tres enfermeros y seis niños. A los niños los había reclutado en el Colegio de Desamparados de Madrid y los había vacunado con el suero para que, en los brazos de ellos, pudiera transportarlo hasta la Coruña. Según el relato del escritor español Javier Moro en su novela histórica titulada A flor de piel, en el hospicio del Hospital de la Caridad, Balmis se encontró con la rectora, Isabel Zendal. —No os preocupéis [—le dijo—]; de estos niños que os traigo, sólo cuatro continúan el viaje en barco; el resto, los que ya han sido vacunados, vuelven a Madrid.... Lo que voy a hacer es llevarme a algunos niños que estén bajo amparo de la inclusa para la travesía... y quiero que me ayudéis a elegirlos.... »—¿Os vais a llevar niños expósitos a... a América? [—le preguntó Isabel—.] »—Con permiso de Su Majestad, para librar al mundo de la viruela [—le contestó Balmis]. »—Pero... para tan noble propósito, ¿tenéis que venir a una inclusa a buscar niños huérfanos? »—No hay otra posibilidad.... Nunca unos padres dejarían marchar a sus hijos tan lejos.... Por eso estamos aquí.... Necesito ir vacunando de dos en dos, por si algún caso no prende.... Para una travesía de cuatro semanas... necesitaré veintidós niños... [y] la quiero [también] a usted. »... Luego Balmis... la conminó a unirse a la noble tarea de salvar al mundo.... »—En la expedición sois irremplazable; esos niños os conocen y os respetan. »Al final, [Balmis] había conseguido... el permiso del rey para contratar a Isabel, sin la cual no hubiera sido posible reunir el necesario número de niños —concluye Javier Moro—. Juntos habían acudido al Hospicio de Santiago a reclutar a los que faltaban.... »El 30 de noviembre de 1803, zarpaba de La Coruña la corbeta María Pita.... Al poco tiempo, tenían la Torre de Hércules por el través.»1 Llegaron a las Islas Canarias en enero de 1804, donde vacunaron a la población y establecieron un centro de vacunación. A Puerto Rico llegaron en febrero y a las costas de la actual Venezuela en marzo. En Caracas se estableció la primera Junta de Vacuna del continente, que sirvió de modelo para las muchas que se instauraron a lo largo de toda la expedición, que de ahí en adelante se dividió en dos grupos. El primer grupo, encabezado por Balmis, recorrió Cuba y el Virreinato de la Nueva España (por el actual territorio de México), llegando después las vacunas a Norteamérica. El segundo grupo, a cargo de Salvany, recorrió los actuales territorios de Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú y Argentina, ¡y cuando Salvany falleció en Cochabamba, donde está enterrado, su sucesor llevó la vacuna a Chile, hasta alcanzar la Patagonia en 1812! Quiera Dios que, así como los que se unieron a Balmis para librar al mundo de la viruela, también nosotros nos unamos a su Hijo Jesucristo para salvar al mundo del pecado. Es que sólo Cristo puede salvarlo, pero no Él solo, pues nos ha comisionado a nosotros para que lo acompañemos en esa noble tarea.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Javier Moro, A flor de piel (Barcelona: Seix Barral, Editorial Planeta, 2015), pp. 138-88. 2 Mt 28:19; Mr 16:15; Lc 24:47-49; Jn 20:21; Hch 1:8

    El origen de la Real Expedición de la Vacuna

    Play Episode Listen Later Oct 25, 2021 4:01

    (Víspera del Día Mundial de la Erradicación de la Viruela) «Para [Carlos IV], como para los demás reyes de España, la viruela era el enemigo más antiguo... el más cruel.... Se calculaba que, en el mundo entero, mataba o desfiguraba a una quinta parte de la humanidad. De todas las plagas que habían azotado al hombre, era la más difundida y la más duradera. Ni la peste, ni el cólera, ni la fiebre amarilla llegaron a representar nunca un flagelo tan universal y persistente como la viruela....» Así describe el escritor español Javier Moro, en su novela histórica titulada A flor de piel, la gran epidemia de viruela que se cernía sobre América a comienzos del siglo diecinueve.1 Y luego relata cómo el rey Carlos IV se valió del médico español Francisco Xavier Balmis para llevar la vacuna al nuevo continente: «Balmis terminó la traducción y el prólogo de un tratado sobre la vacuna que había escrito el prestigioso médico francés Jacques Louis Moreau de la Sarthe. Balmis [había aprendido] la técnica y [había ayudado] a introducirla en España, convirtiéndose pronto en el vacunador más famoso de Madrid. Era... reconocido como un maestro en los distintos modos de inoculación, en el manejo del instrumental, en la obtención de suero vacunífero y en el método que había de seguirse para asegurar que la vacuna prendiese....» De ahí que Carlos IV aceptara la propuesta de Balmis de trasladar el fluido de brazo a brazo a través de una cadena humana de niños. Pero como «“padres en su sano juicio jamás dejarían [marchar] a sus hijos [—explicó Balmis—], tenemos que procurarnos niños abandonados en las inclusas, por ejemplo, en la Casa de Desamparados de Madrid o en la inclusa del puerto de donde salgamos”... Balmis había calculado el número de niños que necesitaría, unos doce cada seis semanas, por lo que preveía salir con una veintena desde La Coruña, porque pensó que allí sería más fácil encontrar un barco rápido, una corbeta, al ser un puerto que mantenía un nutrido tráfico con América. Además, había un hospicio de niños huérfanos en Santiago. »Carlos IV entendió en seguida que la idea era... muy ingeniosa.... “Contribuirán al progreso de la ciencia, lo que dará dignidad y un sentido a sus vidas”, concluyó el monarca.... [Así que en el mes de] junio de 1803 publicó una orden dirigida a todas las autoridades... en los territorios españoles de América y Asia en la que nombraba a Francisco Xavier Balmis y Berenguer director de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.... »[Cuando Balmis visitó] el Colegio de Desamparados de Madrid, [le explicó al cura director que] venía a escoger a seis niños libres de viruelas para vacunarlos, de manera que pudieran transportar el suero hasta [el puerto de] La Coruña.... [Y luego de elegir a seis chicos, Balmis les dijo:] “Os he elegido para que salvéis al mundo...”»2 Esta síntesis novelada del origen de la también llamada «Expedición Balmis» nos hace recordar las palabras de Jesucristo a los que Él había escogido para que llevaran a todo el mundo la buena noticia de la salvación del pecado.3 «No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure», les dijo Jesús.4 Ahora sólo falta que cada uno de nosotros lleve a otros ese suero salvador luego de haber sido vacunados nosotros mismos. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Javier Moro, A flor de piel (Barcelona: Seix Barral, Editorial Planeta, 2015), p. 138. 2 Ibíd., pp. 147-66. 3 Mr 16:15 4 Jn 15:16

    «Con él sí me volvería a casar»

    Play Episode Listen Later Oct 23, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Me siento arrepentida de haberle sido infiel a mi esposo. Me divorcié, y ahora vivo en unión libre con un hombre veinticuatro años mayor que yo.Tenemos una niña de cinco años.... Él es buen padre.... Siempre proporciona todo para el hogar. Hasta les da a mis dos hijos de mi anterior matrimonio lo que necesitan. Él me ha propuesto matrimonio, pero siempre que planeamos hacerlo, algo sucede y no lo hacemos.... »Me siento cansada. Quisiera devolver el tiempo y nunca haber dejado a mi esposo. Quisiera recuperarlo, pero el amor por mi hija me lo impide. Con él sí me volvería a casar. Él ya tiene otra relación, pero sé que aún siente algo por mí, y yo aún lo amo.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »¡Qué bueno sería si pudiéramos hacer retroceder el tiempo! Podríamos corregir todos nuestros errores y enmendar nuestras faltas. Podríamos evitar decir lo que no debimos haber dicho, y decir lo que quisiéramos haber dicho.... »Usted estaba casada y ya tenía dos hijos, pero optó por ser infiel, seguramente porque no se sentía satisfecha con su ex esposo. Ahora lamenta su infidelidad porque dio como resultado su divorcio. »Actualmente usted vive con un hombre mucho mayor, pero no dice que lo ama. No sabemos si es el mismo hombre con el que fue infiel, o si es un tercer hombre en la historia de su vida. De cualquier manera, ahora ha vuelto a sentirse insatisfecha. ¿No le parece que usted se la pasa queriendo tener a un hombre diferente, sea cual sea el hombre con el que vive? »Creemos que usted no debe vivir con ningún hombre con el que no esté casada, pero le aconsejamos que tampoco se case con ningún hombre a quien no ame. El hombre al que usted dice que sí ama, su ex esposo, sin duda sufrió mucho a causa del engaño suyo y ha reemplazado esa relación amorosa con otra. Pero nosotros no tenemos ninguna manera de saber si es sólo una ilusión pensar que él aún sienta algo por usted a pesar de todo lo que sufrió por culpa suya. »La raíz de todos los problemas que usted tiene es que anda en busca de un amor que llene el vacío que hay en su alma. Pero el único amor que puede darle verdadera satisfacción es el amor de Dios, y la única manera de experimentar el amor de Dios es cultivar una relación personal con Él por medio de su Hijo Jesucristo. Ya Cristo pagó el castigo por todas las malas decisiones y los pecados cometidos por usted, y Él le ofrece un amor que de veras satisface. Acepte su oferta, y Él le ayudará a tomar las demás decisiones.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 537. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    Frenar uno para que frene otro

    Play Episode Listen Later Oct 22, 2021 4:01

    Roberto Albanés estaba observando su velocímetro. Cuando ascendió a ciento veinte kilómetros por hora, decidió aminorar la velocidad de su Volvo, último modelo. En eso vio en el espejo retrovisor un vehículo que se acercaba a mucha más velocidad que la suya. Una mujer se había desmayado sobre el volante, y el niño que la acompañaba lloraba a gritos. El vehículo ya se iba contra la cerca de cemento de la autopista. Roberto, entonces, tomó una decisión heroica. Puso su Volvo entre ese auto y la cerca, y hundió fuertemente los frenos. Saltaron chispas, y ambos vehículos quedaron trabados, pero después de trescientos metros de frenada, los dos autos pararon. La mujer había sufrido un desmayo diabético y había perdido el control del carro. Pero el arrojo del valiente Albanés, y los frenos del auto, evitaron la tragedia. Se necesitan coraje y resolución para hacer lo que hizo ese joven. Vio que un vehículo grande iba a chocar a gran velocidad, e interpuso su auto. Los paragolpes se trabaron, pero frenó su auto poco a poco, y así logró que se frenara el otro también. A la mujer la atendieron de inmediato, de modo que ni ella ni el niño sacaron del accidente más que el susto. Es interesante esto de frenar uno para que frene otro. Esa acción ha salvado a muchos en la vida moral. Un hombre en Caracas, Venezuela, que acostumbraba a pasar todos los viernes un buen rato en la cantina con su amigo, decidió un día ponerle freno al asunto. De ahí en adelante, cada viernes bebieron una copa menos de las acostumbradas. Así, en sólo ocho semanas, los dos se libraron del vicio. Una muchacha, que con su prima no había encontrado más oficio que el de la prostitución en Los Ángeles, California, decidió frenar esa actividad e ingresar en una escuela. Ambas encontraron otro oficio y se casaron. El freno que puso una, ayudó a la otra también a frenar. Los ejemplos abundan, porque lo mismo ha ocurrido una infinidad de veces. La fuerza y el ejemplo de una persona ha sido todo lo que se ha requerido para cambiar por completo el rumbo equivocado de otra. Querámoslo o no, nuestra vida es un ejemplo. Todos, aunque no lo advirtamos, somos guías de alguien. Hay personas que tienen sus ojos puestos en nosotros, de modo que nuestra vida dirigirá a otro, ya sea por buen o por mal camino. Nuestros pasos se convertirán en la senda que otros seguirán. ¿A dónde los estamos llevando: a la vida o a la muerte? Aprendamos de Jesucristo cuál es el buen camino, y transitemos por él. El Señor nunca nos engañará. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Mi papá se ha puesto muy violento»

    Play Episode Listen Later Oct 21, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Hace unos meses me mudé a otro país para vivir con mi papá. Tengo veintidós años, y mis padres se divorciaron hace veinte años.... »Mi papá ya hizo su vida con otra mujer, pero aun así sigue odiando a mi mamá. Desde que me mudé a la casa de él... se ha puesto muy violento. No me ha llegado a pegar, porque mi madrastra ha intervenido; pero me ha dicho que, si él quiere, así como me dio la vida me la puede quitar.... »Él me dice que soy una manipuladora y mentirosa como mi mamá, y esto me está afectando mucho porque ya ni siquiera sé quién soy. »Sé que debo honrar a mi padre, pero lo único que quiero es regresar a mi casa... porque le tengo miedo.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Nos conmueve su caso, y sentimos mucho lo que ha sufrido. Sin embargo, ¡le tenemos buenas noticias! Usted debe hacer exactamente lo que dice que quiere hacer, que es regresar a casa. Le instamos a que lo haga de inmediato, alejándose de su padre abusivo lo más pronto posible. »Lo más prudente es que haga los planes para el viaje, pero que luego espere hasta el momento de partir para contárselo a su padre.... Si usted cree que su madrastra es digna de confianza, puede pedirle a ella que la ayude a hacer los arreglos en secreto. »Usted está confundida en cuanto al verdadero sentido de honrar. Es cierto que los Diez Mandamientos dicen que debemos honrar a nuestros padres,1 pero honrar nunca quiere decir que debemos tranquilamente ser el objeto de abuso físico y emocional. Debido al deseo que tiene de hacer lo correcto, usted se ha expuesto a un grave peligro. »Jesucristo afirmó que el mandamiento más importante es que amemos a Dios con todo nuestro corazón, todo nuestro ser y toda nuestra mente. Pero Cristo luego dijo que el segundo mandamiento en importancia es que amemos al prójimo como a nosotros mismos....2 ¿Quiere eso decir que debemos permitir que nos robe toda la comida de la mesa en que cenamos como familia cada noche? ¡Claro que no! Nuestro prójimo tiene la responsabilidad de proveer para su propia familia y de abstenerse de robar la comida nuestra. El amor no requiere que permitamos que se nos maltrate. »Así mismo, el honrar a su padre no requiere que usted permita que él la maltrate. Le recomendamos que lea el Caso 518 en www.conciencia.net a fin de considerar más a fondo el significado de honrar durante las diversas etapas de la vida. »Ni el amor ni la honra requieren que dejemos que la maldad forme parte de nuestra vida. Su padre no tiene derecho alguno de quitarle a usted la vida, y en definitiva no debe usted quedarse en ningún lugar donde corra peligro de que eso suceda.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 665. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Éx 20:12; Dt 5:16; Mt 15:4; 19:19; Lc 18:20; Ef 6:2 2 Lv 19:18; Mt 22:35-39

    ¿A cuál general vamos a seguir?

    Play Episode Listen Later Oct 20, 2021 4:01

    El General Tsao Tsao iba delante de su cansado regimiento de soldados. La marcha era larga y sólo él iba a caballo. Los soldados estaban desalentados y tenían mucha sed debido al intenso calor que los agobiaba. De repente el general, divisando el panorama desde lo alto de su montura, les dijo: «Puedo ver un frondoso jardín con una fuente de agua y frutas en abundancia.» Con esto los hombres recobraron el ánimo y aligeraron el paso; pero transcurrió una hora sin que llegaran al anunciado jardín. La verdad era que no había ningún jardín. Se habían dejado engañar, y terminaron más desconsolados y sedientos que nunca. Su general los había engañado. Esta anécdota la cuenta la señora Chang Kai-Chek en su libro titulado Hablando con Dios. La pregunta que muchos se harán acerca de la conducta del general es: A la hora de la verdad, ¿qué importó que engañara a sus soldados con tal de lograr los objetivos que perseguía? ¿Acaso el fin no justifica los medios? La respuesta la encierra la pregunta misma, que da por sentado que habrá una «hora de la verdad». Con sólo decir: «A la hora de la verdad», reconocemos el hecho de que tarde o temprano se sabe si algo es verdad o mentira. Y todos estamos conscientes de que sólo el ingenuo se deja engañar la segunda vez por la misma persona. Por eso se dice: «Si me engañas una vez: ¡qué vergüenza la tuya! Si me engañas dos veces: ¡qué vergüenza la mía!» Esta vida es una marcha que a veces se vuelve larga y forzosa; nosotros somos los soldados bajo las órdenes de un general. Pero a diferencia de los soldados de Tsao Tsao, nosotros no tenemos que seguir forzosamente a ningún general, sino que podemos escoger a qué general vamos a seguir. Sin embargo, hay sólo dos generales a los que podemos seguir; el uno digno de confianza y el otro no. El uno es Dios; el otro es el diablo. Ahora bien, Dios nos creó con libre albedrío para decidir a cuál de los dos seguir: a su Hijo Jesucristo, o a su archienemigo Satanás. Cristo dice la verdad porque Él es la verdad misma. En cambio, el diablo miente porque no puede hacer otra cosa que mentir. Cristo mismo lo califica de «padre de la mentira», que «cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso».1 En vez de seguir al general que nos promete un oasis en este mundo, y a la hora de la verdad nos conduce a ese desierto que es el infierno, ¿por qué no seguir al que nos advierte que este mundo es un desierto en el que sufriremos aflicciones,2 y a la hora de la verdad nos conduce a ese oasis que es el cielo? De hacerlo así, no tendremos que pasar la vergüenza y el horror de ser engañados dos veces por el enemigo de nuestra alma. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Jn 8:44 2 Jn 16:33

    «No siento ganas de vivir»

    Play Episode Listen Later Oct 19, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «No siento ganas de vivir. He visto la muerte como una salida. Le pido a Dios que tenga misericordia de mí, que entre en mi corazón, y nada pasa... »Por favor, díganme qué puedo hacer. A veces siento que llego al límite.» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »Uno de los hombres más sabios de la historia se sintió igual que usted. En medio de su desilusión, al reflexionar sobre lo vacía que puede ser la vida, dijo: «Y consideré más felices a los que ya han muerto que a los que aún viven.»1 A pesar de que este sabio escritor tuvo todas las riquezas y las oportunidades posibles, éstas no le bastaron para llenar su vacío interior. El libro de Eclesiastés es la historia de su búsqueda del sentido de la vida, y le recomendamos que lo lea a fin de que comprenda cuánto se parecen el peregrinaje de él y el suyo. »El Maestro de Eclesiastés experimentó placeres sensuales, tuvo posesiones materiales y alcanzó grandes logros en su búsqueda de satisfacción. Vivió alejado de Dios durante muchos años mientras probaba todo lo que el mundo le ofrecía. Pero en el ocaso de su vida, llegó finalmente a comprender cómo se halla el camino a la felicidad. «Nada hay mejor para el hombre que comer y beber, y llegar a disfrutar de sus afanes —concluyó—. He visto que también esto proviene de Dios, porque ¿quién puede comer y alegrarse, si no es por Dios?»2 Con esto el Maestro reconoció que sin una relación con Dios, no hay ninguna actividad humana que satisfaga, ni siquiera el comer y el beber. Luego reveló el secreto de cómo hallar la verdadera felicidad. «En realidad, Dios da sabiduría, conocimientos y alegría a quien es de su agrado —afirmó—; en cambio, al pecador le impone la tarea de acumular más y más, para luego dárselo todo a quien es de su agrado.»3 »El Maestro halló el sentido de la vida y la felicidad sólo en el marco de una relación constante con Dios. Descubrió que la manera de agradar a Dios es incluirlo en sus actividades diarias. ¿Acaso no queremos todos que alguien a quien amamos participe de nuestras actividades? Al hablar con Dios mediante la oración y escuchar su voz mediante la lectura de la Biblia, aprendemos más acerca de Él y de cómo agradarle. Y a medida que le agradamos, Él nos da la felicidad y ese sentido de la vida que buscamos con anhelo. »... El camino para llegar a conocer a Dios comienza con una oración en la que usted le pide que entre en su corazón, pero ahí no termina todo. Usted debe reconocer su santidad divina y seguir sus mandamientos todos los días. Sólo así logrará que se llene ese vacío que siente. Solo así sentirá que vale la pena vivir.... »Aprendamos del Maestro de Eclesiastés, »Carlos Rey y su esposa Linda.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace que dice: «Caso 21» dentro del enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Ec 4:2 2 Ec 2:24‑25 3 Ec 2:26

    La sepultura no es lo importante

    Play Episode Listen Later Oct 18, 2021 4:01

    Primero lo enterraron en la iglesia de Garrison, en Potsdam, Alemania, junto a su padre Federico Guillermo. De ahí, en la época de la Segunda Guerra Mundial, lo sacaron y lo llevaron al refugio secreto del Mariscal Herman Goering. De ese lugar lo trasladaron a una mina de sal en Turingia, Alemania Oriental, a casi cinco mil metros bajo la superficie de la tierra. De ahí lo llevaron a una iglesia en el pueblo de Marburgo, en Alemania Occidental. Y por fin en agosto de 1991, después de doscientos cinco años de haber muerto, el cuerpo de Federico I, el Grande, rey de Prusia, fue sepultado donde él quería: en los jardines de su palacio de verano, en la ciudad de Potsdam. Toda esa odisea nos lleva a preguntarnos: ¿Tiene, realmente, alguna importancia el lugar donde a uno lo entierran? Los grandes de este mundo le dan tanta importancia al lugar donde van a vivir como al lugar donde serán enterrados. Piensan que las personas de ilustre cuna como ellos deben ser sepultadas en lugares de grandeza y renombre. Así pasó con Federico I, el Grande, rey de Prusia, filósofo, artista, mecenas de literatos, y formidable guerrero. Él quería que lo enterraran sin ninguna pompa ni ceremonia en los jardines de su palacio que bautizó «Sans Souci», que en francés significa «sin preocupación». Pero los azares de la política y de la historia lo llevaron de lugar en lugar, hasta que al fin, doscientos cinco años después de su muerte, sus restos llegaron a descansar donde él siempre quiso. Y surge de nuevo la pregunta: ¿Tiene, después de todo, real importancia el lugar donde a uno lo entierran? Estudiemos esto por un momento. Somos cuerpo y alma, lo material y lo espiritual, lo pasajero y lo eterno. El cuerpo que nos sostiene vino de la tierra y a la tierra regresa. El alma, esa parte inmaterial nuestra que es lo que realmente somos, es eterna. Es triste que le demos más importancia a la parte nuestra que retorna al polvo que a la que nunca muere. Ciertamente para los familiares y amigos íntimos el lugar donde reposa el cuerpo tiene importancia; pero sin falta de respeto, o más aún, de reverencia, al deseo de estos allegados, para la persona que muere lo que más importa es dónde irá después de la muerte. Es el destino del alma lo que vale, no el destino del cuerpo. Dios no nos ofrece sepulturas en mausoleos de mármol sino una morada eterna en la gloria celestial. Démosle hoy mismo nuestro corazón a su Hijo Jesucristo. Él nos dará una vida íntegra y buena aquí, y una vida de gloria eterna en el más allá. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Víctima de un negocio fraudulento»

    Play Episode Listen Later Oct 16, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Soy comerciante, y un cliente me habló de un “negocio”. Me dejé llevar por la codicia, y acepté. [El trato] consistía en guardar dinero de personas de dudosa reputación. A cambio, ellos me darían un dinero por hacerlo; pero tendría que dar un encaje, o sea, dinero para que me entregaran el presunto dinero. Ahora no sólo no tengo el dinero prometido, sino que he perdido el dinero que era mío. De la impotencia y la rabia que siento, he querido actuar mal.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Sentimos mucho que haya sido víctima de un negocio fraudulento. »Está enojado y se siente impotente porque reconoce que se aprovecharon de su debilidad (usted la llama codicia) para perpetrar ese fraude. Ellos son aún más codiciosos que usted. Tales personas son capaces de explotar a los ancianos, a los desesperados económicamente y a personas comunes y corrientes como usted que sólo quieren salir adelante. »Sin embargo, usted ahora reconoce que al “sólo tratar de salir adelante” estaba dispuesto a comprometer sus valores morales. Usted evaluó la situación y decidió que una posible ganancia económica le era más importante que la honradez y la integridad. Estaba dispuesto a sacrificar su entereza de carácter a fin de percibir ganancias materiales.... »Muchas personas creen que el apóstol Pablo enseñó que el dinero es la raíz de toda clase de males, pero eso no es lo que él dijo. Él enseñó, más bien, que la raíz de toda clase de males es el amor al dinero.1 En el caso suyo, lo que usted hizo revela que ha amado el dinero más que su propio carácter y sus valores morales. »Si ese “negocio” hubiera tenido buen resultado, y usted hubiera ganado una buena suma de dinero, ¿qué más podría haber estado dispuesto a hacer a fin de obtener aún mayores ganancias económicas? ... »Usted no es el único; cada uno de nosotros tiene la tendencia a ser tentado por dinero fácilmente adquirido o por el deseo de “salir adelante” haciendo algo que es moralmente indebido. Pero el hecho de que todos seamos tentados no significa que sea lo correcto. No por eso deja de ser pecado. »Menos mal que Dios sabía que nosotros seríamos tentados y que cederíamos ante esa tentación. Él sabía que tomaríamos ese tipo de malas decisiones y que haríamos cosas indebidas. »Por eso Dios sacrificó a su único Hijo, Jesucristo, para que pagara el castigo eterno por nuestros pecados. Si usted ora en sus propias palabras y le pide a Dios que quite sus pecados en el nombre de Cristo, Él lo hará. Luego pídale que lo acompañe y lo ayude a restaurar su entereza de carácter para que tome decisiones acertadas en el futuro.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 536. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 1Ti 6:10

    Esclavos sin razón

    Play Episode Listen Later Oct 15, 2021 4:01

    Juanito y su hermana Margarita fueron a pasar sus vacaciones en la granja de sus abuelos. Para que Juanito tuviera con qué entretenerse, el abuelo le regaló una honda y le dijo que fuera a jugar con ella en el bosque cercano. Alejándose a cierta distancia de un árbol que tenía un grueso tronco, Juanito ensayó su puntería, pero no logró pegarle al tronco. Por fin, desanimado y muerto de hambre, decidió volver a la casa. Tan pronto como divisó la casa, vio a lo lejos el pato de la abuela. Como por impulso, sacó de su bolsillo la honda y una piedra que le había sobrado, y le apuntó al pato. ¿Quién lo hubiera creído? ¡Esta vez, la primera en toda la mañana, dio en el blanco y mató al pato de una pedrada en la cabeza! Juanito, ahora muerto de susto, cavó de prisa un hoyo y enterró al pato. Mirando de reojo a la casa, se dio cuenta de que su hermana lo había presenciado todo. Pero ella no dijo nada. Cuando terminaron de comer, la abuela le pidió a Margarita que la ayudara a lavar los platos. Pero la niña contestó: —Yo lo haría con gusto, abuela, sólo que Juanito me dijo que él quería hacerlo de hoy en adelante. Y le dijo al oído a Juanito: —¿Recuerdas lo del pato? Así que Juanito tuvo que lavar los platos. Esa tarde el abuelo invitó a los niños a pescar. Interrumpiéndolo, la abuela dijo que lo lamentaba mucho, pero necesitaba que Margarita se quedara con ella para que le ayudara a preparar la cena. Con una sonrisa de oreja a oreja, la nieta repuso: —No te preocupes por eso, abuela, que Juanito me dijo que él quería ayudarte también con la cena. Y volvió a susurrarle a su hermano: —¿Recuerdas lo del pato? Así que Margarita salió a pescar y Juanito se quedó para ayudar a preparar la cena. Después de varios días de verse obligado a hacer no sólo los quehaceres domésticos que le tocaban a él sino también los de su hermana, Juanito no aguantó más, así que se acercó a la abuela y le confesó que había matado el pato. La abuela lo abrazó, lo besó en la frente y le dijo: —Yo ya lo sabía, Juanito. Estaba mirando por la ventana y vi todo lo que hiciste. Sin embargo, porque te quiero, te perdoné. Sólo me preguntaba cuánto tiempo seguirías sirviendo a tu hermana como esclavo, antes de confesármelo. Así como la abuela en el caso de Juanito, Dios ha visto todo lo que hemos hecho, desde el pecado más inocente hasta el más vergonzoso. Y ya nos ha perdonado, porque nos ama. Ahora sólo se pregunta cuánto tiempo seguiremos sirviendo al pecado como esclavos, antes de confesarlo y aceptar su perdón. Acerquémonos a Dios hoy mismo, dándole la oportunidad de abrazarnos y reconfortarnos. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «Deseo no tener resentimiento ni falta de perdón»

    Play Episode Listen Later Oct 14, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Estoy separado de mi esposa desde hace dos años. Tenemos una hijita de dos años y medio. Me duele cuando voy a visitarla y tengo que dejarla al regresar a mi actual domicilio.... »He deseado que Dios cambie mi corazón, me ayude a no tener resentimiento, falta de perdón, pero me doy cuenta de que, aunque leo, medito y oro, no hay ese cambio en mí.... Me pregunto muchas veces dónde está ese nuevo nacimiento que tanto anhelo.... ¿Qué más tengo que hacer para lograr esa paz, ese cambio en mi vida... en mis pensamientos, de modo que todos puedan ver a un hombre cambiado conforme a la voluntad de Dios?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Sentimos mucho la disolución de su matrimonio y su familia. Su deseo de dejar de sentir resentimiento y dejar de negarse a perdonar indica que cree que su esposa hizo algo que usted no ha podido perdonar, y que está resentido con ella por lo que hizo. »Podemos suponer que su esposa tiene la mayor parte, o al menos una buena parte, de culpa en la disolución del matrimonio, pero no tenemos ninguna manera de saber qué tanta culpa tiene usted. Lamentablemente, cualquiera de nosotros puede leer la Biblia y orar, y el hacerlo no indica necesariamente que nos estemos comunicando con Dios. »Imaginémonos que hayan pasado trece años y que su hija, ahora con quince años, se despierta cada mañana y lo busca para contarle acerca de los problemas que está afrontando. Usted le responde con un consejo, pero ella luego sale y hace todo lo contrario. La mañana siguiente su hija vuelve a buscarlo para decirle que sus problemas han empeorado. Ella, al parecer, lo está escuchando cuando usted le da un nuevo consejo, pero una vez más sale y hace caso omiso de todo lo que usted le ha dicho. Lo mismo ocurre día tras día, y ella les dice a sus amigas que los consejos de su padre en realidad no sirven para nada. »Juan el apóstol enseñó que, si le confesamos nuestros pecados a Dios, Él nos perdonará.1 Pero la confesión es más que decir las palabras indicadas; va acompañada de un profundo arrepentimiento que produce el deseo de cambiar. El nuevo nacimiento al que se refiere se da cuando el arrepentimiento es tan profundo que lo ayuda a considerar su pecado como despreciable y repugnante. »Todos hemos pecado; usted en definitiva no es el único.2 Pero ¿de veras le pesa su pecado, o le pesa principalmente que las cosas no le salieron tal como quería? ¿Está tan obsesionado con lo que los demás le han hecho que de veras no se ha arrepentido ni ha confesado lo que ha hecho usted mismo? »No hay duda de que es bueno querer que se restaure su familia, pero su meta primordial debe ser escuchar lo que Dios le está diciendo hoy. No se limite nada más a escuchar, para luego hacer caso omiso, como su hija hipotética de quince años bien pudiera hacer algún día. Más bien, escuche y luego ponga en práctica lo aprendido.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 664. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 1Jn 1:9 2 Ro 3:23

    Dos viajes por nuestros ríos

    Play Episode Listen Later Oct 13, 2021 4:01

    «He recorrido toda la selva de América: Amazonas, Mato Grosso, Orinoco, El Chaco —cuenta Mario Kreutzberger, el mundialmente conocido animador de Sábado Gigante en su autobiografía titulada Don Francisco entre la espada y la TV—. La primera vez que fui a la amazonia —el pulmón más grande de la Tierra— aprendí que los que no estamos habituados a ella miramos mucho y vemos poco. Me lo demostró el conductor que nos guiaba en un viaje de una semana por el caudaloso y gran río Amazonas, desde Iquitos al trapecio de Leticia. »—La gente por lo general cree que ve, pero no es así —me dijo—. ¿Ve esa rama, Don Francisco? »—Sí, claro que la veo —respondí. »El guía le tiró una piedra y la rama se puso en movimiento. Era un “palote”, como le llaman en algunos lugares a este insecto.... »En [otro viaje,] de visita a los indios nobes en una zona selvática que sólo ellos habitan [en el] interior de Panamá, navegábamos por un torrentoso río, aguas arriba, en un pequeño bote a motor, cuando se desató sobre nosotros una gran tormenta y el nivel de las aguas creció peligrosamente y muy rápido. La pericia y experiencia del botero nobe nos salvaron de naufragar. Llegamos a su recinto donde nos esperaban decenas de niños, todos agitando sus manitas como saludo, y con el agua hasta más arriba de sus rodillas.... »Habíamos llegado ahí para entrevistar al rey de la tribu, que nos recibió entusiasmado, saludándonos desde su trono. Estábamos en lo mejor de la conversación cuando, acomodándome para alcanzarlo con el micrófono, pisé una tabla que se quebró, desmoronó el trono y dio con el rey y su aparataje en el suelo. Me asusté pensando en las consecuencias del porrazo, pero con gran sentido del humor, el rey se levantó diciéndonos que no nos preocupáramos. Repuesto todo en su sitio, reímos un poco y terminamos la entrevista para regresar a la civilización.»1 Así termina de contarnos Don Francisco acerca de dos de sus aventuras en nuestros ríos. Con relación al viaje que hizo por el Amazonas, conviene aclarar que aquel «insecto palo» que los chilenos llaman «palote», debido a que tiene forma de ramita, pasa inadvertido para muchos depredadores, que lo confunden con la vegetación sobre la que habita y de la que se alimenta.2 Por otra parte, el cuasi-naufragio de Don Francisco en aquel torrentoso río panameño nos recuerda lo precaria que es nuestra vida y por eso lo importante que es tener a un experto conductor capaz de llevarnos sanos y salvos a nuestro destino final. Más vale que reconozcamos que el único Conductor que tiene la experiencia necesaria para salvarnos de naufragar es Jesucristo, el Hijo de Dios. Porque si lo confundimos con cualquier otro guía, señor o maestro, entonces en el Juicio del Gran Trono Blanco Él, como Rey de reyes, se verá obligado a decirnos: «¡Apártate de mí! ¡Tú no me conociste, y yo jamás te conocí!» En cambio, si lo reconocemos como el que nos salvó de las aguas contaminadas de pecado y nos perdonó de una vez y para siempre, entonces Él con gusto nos dirá: «¡Ven! ¡Disfruta del reino preparado para ti desde la creación del mundo!»3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mario Kreutzberger Blumenfeld, Don Francisco entre la espada y la TV (México, D.F.: Editorial Grijalbo, 2001), pp. 313-14. 2 Wikipedia, s.v. «Phasmatodea» En línea 21 septiembre 2016. 3 Sal 48:14; Is 48:17; 58:11; Mt 6:24; 7:23; 8:23-27; 25:34; Mr 4:35-41; Lc 8:22-25; 16:13; Jn 14:6; Ro 14:10-12; 1Ti 6:15; Stg 4:13-14; Ap 17:14; 19:16; 20:11-15

    ¡«Tu pobre América», Colón!

    Play Episode Listen Later Oct 12, 2021 4:01

    (Día de la Resistencia Indígena: Nicaragua) ¡Desgraciado Almirante! Tu pobre América, tu india virgen y hermosa de sangre cálida, la perla de tus sueños, es una histérica de convulsivos nervios y frente pálida. Un desastroso espíritu posee tu tierra: donde la tribu unida blandió sus mazas, hoy se enciende entre hermanos perpetua guerra, se hieren y destrozan las mismas razas. Al ídolo de piedra reemplaza ahora el ídolo de carne que se entroniza, y cada día alumbra la blanca aurora en los campos fraternos sangre y ceniza. Desdeñando a los reyes nos dimos leyes al son de los cañones y los clarines, y hoy al favor siniestro de negros Reyes fraternizan los Judas con los Caínes.... Las ambiciones pérfidas no tienen diques, soñadas libertades yacen deshechas. ¡Eso no hicieron nunca nuestros Caciques, a quienes las montañas daban las flechas! Ellos eran soberbios, leales y francos, ceñidas las cabezas de raras plumas; ¡ojalá hubieran sido los hombres blancos como los Atahualpas y Moctezumas! Cuando en vientres de América cayó semilla de la raza de hierro que fue de España, mezcló su fuerza heroica la gran Castilla con la fuerza del indio de la montaña. ¡Pluguiera a Dios las aguas antes intactas no reflejaran nunca las blancas velas; ni vieran las estrellas estupefactas arribar a la orilla tus carabelas! Libres como las águilas, vieran los montes pasar los aborígenes por los boscajes, persiguiendo los pumas y los bisontes con el dardo certero de sus carcajes.... La cruz que nos llevaste padece mengua; y tras encanalladas revoluciones, la canalla escritora mancha la lengua que escribieron Cervantes y Calderones. Cristo va por las calles flaco y enclenque, Barrabás tiene esclavos y charreteras, y las tierras de Chibcha, Cuzco y Palenque han visto engalonadas a las panteras. Duelos, espantos, guerras, fiebre constante en nuestra senda ha puesto la suerte triste: ¡Cristóforo Colombo, pobre Almirante, ruega a Dios por el mundo que descubriste!1 Así termina el famoso poema «A Colón», que Rubén Darío escribió cuando tenía veinticinco años de edad, en 1892, año en que se le nombró secretario de la delegación que el gobierno de Nicaragua envió a España con motivo de las fiestas del IV Centenario del Descubrimiento de América.2 Más vale que seamos nosotros los que roguemos a Dios por el mundo que descubrió Colón, un mundo que aún sigue lleno de guerras y falto de paz. Porque el único Cristo al que conocen tantas personas sigue siendo Aquel que «va por las calles flaco y enclenque» que describe el poeta nicaragüense, y no el Dios fuerte y Príncipe de paz que describe el profeta Isaías.3 Pero conste que la única manera en que nuestro mundo ha de disfrutar de la verdadera paz es si rogamos a Dios cada uno en particular, pidiéndole que nos llene de su paz perfecta, que sobrepasa todo entendimiento.4 Es que esa misma paz que eludió al Almirante y a los conquistadores puede inundarnos a nosotros con sólo rogar a Dios que nos la conceda. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Rubén Darío: Poesía, 2a ed. (Caracas: Fundación Biblioteca Ayacucho, 1985), pp.308‑9. 2 Ibíd., Cronología: Vida y obra de Rubén Darío, p. 520. 3 Is 9:6 4 Is 26:3; Fil 4:7

    «Idilio eterno»

    Play Episode Listen Later Oct 11, 2021 4:01

    (Víspera del Día de la Raza: Colombia) «No hemos tenido suerte los colombianos con nuestras estrellas del cine y de la farándula —comenta el periodista y escritor Daniel Samper Pizano—. Es una vieja historia que se repite y vuelve a repetirse. Todo empezó con Catalina, una hermosa indígena caribe nacida cerca de la actual Cartagena de Indias. Hija del cacique Galeras, Catalina fue raptada por un conquistador español en 1509, cuando tenía trece años de edad, y conducida a Santo Domingo, donde aprendió a hablar castellano. Regresó a su tierra natal un cuarto de siglo después convertida en intérprete de lenguas nativas. Al poco tiempo la enamoró otro español, Antonio Montañez, y se marchó con ella a Sevilla. »Desde entonces no la volvimos a ver, como no sea en las estatuillas que otorga el Festival de Cine de Cartagena, que llevan su nombre e imaginan su figura esbelta como una especie de Penélope Cruz aborigen. Por eso digo que los colombianos hemos tenido mala pata con nuestras estrellas del cine, incluso cuando todavía faltaban cuatro siglos para que naciera el cine. »El síndrome de la india Catalina se ha multiplicado con los tiempos y con las mujeres guapas y famosas. Los colombianos las gestamos, las parimos, las cultivamos, las embellecemos... y los extranjeros abusivos se las llevan.... »[Esto se debe a que] es tan mísera la realidad de la vida, que el ser humano sueña con ideales imposibles: la Justicia, la Paz, la Felicidad, el Amor. Pocas quimeras iguales al Idilio Eterno, ese nirvana en el que una pareja se ama hasta la consumación de los siglos. El Idilio Eterno se distingue del Amorío Ordinario por la dimensión universal de los obstáculos y contradicciones que debe superar y los valores con que los afronta. Marco Antonio y Cleopatra. Romeo y Julieta... Efraín y María.... »Ambos dignos de amar y ser amados. ¿No son estos los ingredientes característicos del Idilio Eterno? —pregunta el filósofo y humorista colombiano al final de su columna en el segundo número de la Revista Orsai. Y él mismo responde con su característica jocosidad—: Sí. Como todos ellos, será eterno mientras dure. Luego llegará otro Idilio a encarnar la aspiración de felicidad que busca el ser humano.»1 ¿Tendrá razón Daniel Samper al calificar el amor como un ideal imposible? Tal vez sí en el sentido de un «Idilio Eterno... en el que una pareja se ama hasta la consumación de los siglos», ya que Jesucristo nos da a entender en los Evangelios que en el mundo venidero no nos casaremos porque seremos como los ángeles del cielo.2 Pero el amor no es un ideal imposible en el sentido de un «amorío extraordinario» que vence todos los obstáculos. Pues Cristo mismo nos amó al extremo de dar su vida por nosotros en una cruenta cruz con el fin de que en este mundo pudiéramos disfrutar de vida plena, y en el mundo venidero, de vida eterna con un cuerpo inmortal y una naturaleza sobrehumana. Más vale, entonces, que como personas creadas a su imagen y semejanza, dignas de amar y ser amadas, aceptemos ese amor que nos ofrece como un verdadero «idilio eterno». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Daniel Samper Pizano, «¿Un nuevo Idilio Eterno?», Revista Orsai, Número 02, Columna de Opinión, 18 abril 2011 y Barcelona, España, pp. 20-27; En línea 19 octubre 2015. 2 Mt 22:30; Mr 12:25; Lc 20:35

    Qué hacer frente a la injusticia

    Play Episode Listen Later Oct 9, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «En mi país hay conflictos.... Veo la injusticia y, aunque clamo a Dios, lloro porque veo que los malos son justificados por lo que hacen y los buenos son apresados, privados de sus derechos, y huyen del país. Mi corazón desfallece, y lloro por lo que pasa: por las muertes, por los secuestros. Yo quiero que Dios intervenga en mi nación, pero ya no sé cómo esperar ante la injusticia. Ayúdenme y díganme cómo hacer, porque somos muchos los que nos sentimos así.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Es en extremo desalentadora la situación en que se encuentra. Comprendemos perfectamente que hay multitudes de personas que tienen las mismas preguntas, no sólo en el país suyo sino también en muchos otros. Además de la represión y del terrorismo en países alrededor del mundo, no debemos olvidar los lugares donde a las personas en masa se les ha obligado a abandonar su casa y a convertirse en refugiados en campamentos en naciones vecinas. A veces parece que hay un caos en todo el mundo. Sin lugar a dudas, es una crisis. ¿Acaso le importa esto a Dios? »Cuando oigo esa pregunta, me hace pensar en todo el plan de Dios como nos lo revela la Biblia. Dios no creó a la humanidad para que cometiera semejantes barbaridades el uno contra el otro, sino que nos creó a cada uno con libre albedrío. Somos nosotros quienes decidimos cómo hemos de actuar, a quiénes vamos a ayudar o a perjudicar, y cuáles han de ser nuestros valores. »Lamentablemente, esas decisiones afectan a los demás, y en el mundo actual es fácil ver las consecuencias que muchos han acarreado debido a lo que han decidido hacer los que ejercen el poder en sus respectivos países, o quienes han usurpado ese poder. La avaricia y el egoísmo que los mueve pasan por alto el amor y el plan que Dios tiene para cada uno de nosotros. »Sin embargo, uno de los pasajes más conocidos de la Biblia nos da esperanza. Juan 3:16 dice que Dios nos amó a tal extremo que sacrificó a su único Hijo para que todos los que creamos en Él podamos tener vida eterna. »Las bendiciones que conlleva esa vida eterna no son para esta vida. Aprendemos en la Biblia que los apóstoles mismos de Jesucristo vivieron en tiempos y circunstancias con muchas dificultades. Casi todos ellos hasta llegaron a ser mártires por su fe. En este mundo nunca estuvieron exentos de pruebas, pero confiaron en Dios y afrontaron la muerte con la promesa de vida eterna en el cielo. »Las circunstancias actuales pudieran ser las peores imaginables, pero varias décadas de vivir en este mundo no se comparan con vivir en el cielo por toda la eternidad. Pídale a Dios que le dé sabiduría y paz para hoy, y crea en Él para asegurar esa vida eterna en el futuro. Cultive una íntima relación con Dios, y Él le dará la misma esperanza y el mismo consuelo que tuvieron los discípulos de Cristo. Le deseamos la paz perfecta de Dios.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. Este caso y este consejo pueden leerse e imprimirse si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 535. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    Las instrucciones del maestro

    Play Episode Listen Later Oct 8, 2021 4:01

    Era el primer salto en paracaídas. Los ocho jóvenes australianos, todos ellos aprendices de paracaidismo, estaban entusiasmados. El avión que los llevaba volaba a mil quinientos metros de altura, y uno por uno los jóvenes fueron saltando. Todos habían estudiado con esmero. Pero a Alan Bannerman, de la ciudad de Sydney, no le fue bien. Su paracaídas se desplegó antes de tiempo y se enredó en la cola del avión. El joven quedó colgado de la cola en pleno vuelo. El instructor de Alan comenzó a darle instrucciones: cómo quitarse el paracaídas enredado, cómo abrir el de repuesto, cómo aterrizar. Y siguiendo las instrucciones del profesor, y recordando las lecciones aprendidas en ocho horas de aprendizaje, el joven pudo salir de su amarradura y aterrizar sano y salvo. ¡Qué importante es saber cómo seguir las instrucciones del maestro! Es la única salvedad en cualquier problema que se presente, ya sea en el aprendizaje del paracaidismo o en el caminar de esta vida. Son ciertamente muy pocos los que practican el paracaidismo, y sin embargo la vida entera es un gran salto. A diario confrontamos situaciones imprevistas. Cada nada tenemos que tomar decisiones de mayor o menor envergadura, y nos perdemos en el gran mare mágnum de perplejidades y desasosiegos que son parte de esta vida. ¿Qué podemos hacer cuando nuestro paracaídas no funciona, cuando nos estamos cayendo indefensos en forma vertiginosa? ¿Hay alguna solución para el alma confundida?, ¿para la vida en caos? Si no es nuestra paz del alma la que va en quiebra, es nuestra conducta, o nuestros negocios, o nuestro hogar o nuestra vida. Siempre hay algo que no anda bien, y a veces estas son situaciones muy severas. Nos estamos cayendo, y no hay salvación. ¿Qué podemos hacer? Siempre podemos hacer las dos cosas que hizo Alan Bannerman, el paracaidista de Sydney: pedir sinceramente la ayuda divina, y luego seguir las instrucciones del Maestro. Hay, para las luchas de la vida, un Dios que está atento a nuestro clamor. Según el salmista, ese «Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia» (Salmo 46:1). Y es su Hijo Jesucristo, el Maestro divino, quien nos da los pasos a seguir. «Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados —nos invita Cristo—, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí —nos instruye—, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave —concluye— y mi carga es liviana» (Mateo 11:28-30). Permitamos que Jesucristo sea nuestro Maestro y nuestro socorro. Hermano PabloUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    Su mamá no quiso protegerla

    Play Episode Listen Later Oct 7, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Cuando yo tenía cinco años, mi mamá se [juntó] con un hombre que conoció en su trabajo. Al pasar de los meses él comenzó a abusar de mí, y se lo conté a ella en dos ocasiones, pero nunca hizo nada. Al contrario, se casó con él y tuvo un hijo. »Ahora tengo veintiséis años y siento un enorme resentimiento en el corazón. Sé que es mi madre, pero me cuesta perdonarla. Vivo con ella, pero hay días en que... vienen esos recuerdos a mi mente y sólo quiero encerrarme en mi cuarto. ¿Qué debo hacer?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »¡Con razón que resiente lo que sufrió y que su mamá no hubiera querido protegerla! Ahora que usted es adulta no puede imaginarse cómo una madre pudiera estar dispuesta a “sacrificar” a su hija en el altar de su propio interés amoroso. A usted le cuesta trabajo confiar en ella ahora, sabiendo que al parecer a ella no le costó desentenderse del asunto en aquel entonces. Y usted se está lamentando, no sólo por la niñita a quien le fue arrebatada su inocencia, sino también por la mujer que ahora tiene que afrontar la vida sintiendo semejante abandono. »Sería muy beneficioso si su mamá estuviera dispuesta a aceptar la culpa de haber permitido lo que le sucedió a usted, y a pedirle perdón. Sin embargo, podemos decir por experiencia que eso no suele suceder. Es probable que su mamá justificara lo que hizo hace años, y que siga justificándolo ahora. Si ella alguna vez reconociera que se desentendió de usted, causaría una rotura en la máscara que lleva puesta como “buena” madre.... Así que ella se protege a sí misma —y no a usted— al negarse a reconocer lo que usted sufrió. »Le rogamos que le pida a su médica o a una trabajadora social cómo hallar un grupo de víctimas de violencia sexual. Usted necesita con urgencia un foro donde pueda hablar acerca de lo que le sucedió.... Si no le da salida a todo eso que ha estado sintiendo, pudiera enfermarse físicamente. También pudiera llevarla a formar relaciones sentimentales dañinas, al buscar el amor donde no se encuentra. »Usted no va a poder perdonar a su mamá por sí sola. Solamente Jesucristo, el Hijo de Dios, puede ayudarle a perdonarla. Él tiene experiencia en perdonar los casos difíciles, tal como cuando perdonó a las personas que lo crucificaron. Puede ayudarla a comprender y a creer que el perdonar la librará a usted —y no a ella— de los destructivos efectos físicos y mentales del no perdonar. Pídale a Dios en oración que la acompañe y que, de manera sobrenatural, la ayude a perdonar. »Un grupo terapéutico o un consejero puede darle un mejor consejo en cuanto a cómo debe ahora tratar a su mamá. Sin duda el alejarse de todo el mundo y encerrarse en su cuarto no es la opción más recomendable.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 663. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

    «La cámara viajera»

    Play Episode Listen Later Oct 6, 2021 4:01

    «Cuando tuve la oportunidad de ingresar a la televisión —cuenta Mario Kreutzberger, el popular conductor de Sábado Gigante en su autobiografía titulada Don Francisco entre la espada y la TV— pensé de inmediato en realizar mi anhelo de conocer y recorrer otras realidades.... »Tras casi cuarenta años con “La cámara viajera”, [que es el segmento más antiguo del programa], he cumplido unos 160 grandes viajes y he dado no sé cuántas veces la vuelta a la Tierra para producir más de 1.500 reportajes que me han enseñado a apreciar la diversidad y la similitud de la gente que habita los 123 países que he visitado.... »He utilizado cuanto medio de transporte pueda servir y existir...: avión, barco, automóvil, bicicleta, camello, elefante, avestruz, tracción humana (como el rickshaw en Hong Kong), planeador, globo, caballo, helicóptero, submarino, burro, casa rodante, jeep, zepelín, monomotor, Concorde, bueyes [y] botes. »Algo similar ocurre con las comidas que he probado y que en muchos casos me han obligado a olvidarme de mis pretensiosas dietas —sigue contando Don Francisco—: sesos de mono, carne de jabalí, de lagarto, de ranas, insectos, lombrices y hasta un huevo de gallina guardado desde hacía 100 años bajo tierra.... »“La cámara viajera” terminó de convencerme de que ser un comunicador es una hermosa vocación y que en nuestras manos no sólo está el entretenimiento, ya que si queremos ir más lejos, podemos hacerlo dando información y orientación. »Debo confesar que estos viajes han sido para mí la gran biblioteca, una escuela que me hizo mejorar tanto como profesional como ser humano. Viajando aprendí a conocer mejor a la gente. Conocí el significado que tiene para cada pueblo su cultura. Me di cuenta de que hasta hoy ningún sistema ni fórmula económica ha sido capaz de erradicar la pobreza, y las diferencias enormes se mantienen. »Con los años y las millas recorridas, he podido comprobar que la base que mantiene al mundo es la familia. La célula familiar es lo más importante de la humanidad, por lo que hay que cuidarla, no permitir que se pierda. Donde la familia es más fuerte, la sociedad es mejor, quizá no tan rica económicamente ni con tantos beneficios materiales, pero sí con los valores para una vida más digna.»1 Es interesante notar que Dios mismo le concede la razón a Don Francisco con respecto a la pobreza y a la familia. En cuanto a la pobreza, Dios le dice a su pueblo, por medio de Moisés, que en este mundo siempre habrá gente pobre, y que no sean malos ni egoístas. Les ordena que sean generosos más bien, ayudando siempre al pobre con alegría. De hacerlo así, les irá bien y Dios los bendecirá en todo lo que hagan.2 En cuanto a la familia, Dios espera que la cuidemos y la fortalezcamos, tal como nos anima Don Francisco, de modo que no se pierda. Así como las familias judías durante la reconstrucción de los muros de Jerusalén bajo el mando de Nehemías, la institución actual de la familia está sufriendo ataques por todos lados. Más vale que también nosotros luchemos por el futuro de nuestros hijos y defendamos a la familia a capa y espada.3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mario Kreutzberger Blumenfeld, Don Francisco entre la espada y la TV (México, D.F.: Editorial Grijalbo, 2001), pp. 297-99,315. 2 Dt 15:7-11 3 Neh 4:1-14

    «Mi madre no tolera a mi esposo»

    Play Episode Listen Later Oct 5, 2021 4:01

    En este mensaje tratamos el caso de una mujer que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que a pesar de que nunca antes se lo había contado a nadie, nos autorizó a que la citáramos, como sigue: «Soy única hija. Mi padre murió hace siete años, y en la actualidad vivo con mi madre, mi esposo y mis dos hijos mayores de edad. »El problema que tengo es que desde que me casé, hace veintidós años, mi madre no tolera a mi esposo, y siempre ha querido controlar todo lo que yo hago o hacen mis hijos. En la casa no se puede hacer algo sin que ella lo autorice, e incluso desde que murió mi padre ha sido peor porque yo no puedo llevar una vida normal de matrimonio.... Tengo que dormir todas las noches en el mismo cuarto de ella, porque siempre piensa que le puede pasar algo....» Este es el consejo que le dimos: «Querida amiga: »¡Usted se encuentra en una encrucijada entre dos principios bíblicos! Está tratando de cumplir el mandamiento que dice que debe honrar a su madre,1 y a la vez tratando de seguir las instrucciones específicas de Dios que dicen que debe dejar a su padre y a su madre y unirse a su cónyuge, de modo que los dos se fundan en un solo ser.2 Cuando su madre exige tanto de usted, al extremo de insistir en que usted se quede con ella hasta para dormir, es como si ella la estuviera obligando a usted a desobedecer a Dios de todos modos. Si no la complace, usted piensa que no la está honrando. Y si usted no hace lo que quiere su esposo, no está siguiendo las instrucciones de Dios en cuanto al matrimonio. ¡Con razón que nos está pidiendo consejo!... »Es posible que haya sido por razones económicas que, después de casarse, se quedara usted viviendo en la casa de sus padres, o tal vez lo hiciera porque quería cuidarlos. Pero según nos lo ha descrito, esto no ha tenido un resultado favorable para nadie en su familia. Todos ustedes se han convertido en rehenes de su mamá y de sus exigencias y expectativas poco realistas. ¡Para honrarla, no es necesario que usted viva con ella, ni que toda su familia tenga que someterse a sus caprichos, ni mucho menos que usted se vea obligada a dormir en la habitación con ella y no con su esposo! »El amor que usted le tiene a su mamá y su deseo de cuidarla la han llevado a tomar algunas decisiones imprudentes. Menos mal que no es demasiado tarde para arreglar la situación. Es muy importante que usted y su esposo se muden a un lugar que escojan ustedes dos, donde sólo usted y su esposo tomen las decisiones y nadie tenga que recibir la aprobación de su mamá. Ya es hora de que usted «deje» a su madre, tal como la Biblia claramente dice que debe hacerlo.3 »A su mamá no le gustará esa decisión. Es probable que ella arme tremendo alboroto.... Ella dirá todo lo que se le ocurra para hacer que usted se sienta culpable y que se arrepienta de su decisión.... Pero ¡manténgase firme! Sea respetuosa con ella al contestarle. No diga nada que tenga que lamentar más tarde. Llámela por teléfono todos los días, aun cuando ella sólo tenga cosas malas que decirle a usted. Visítela con frecuencia (pero no obligue a su esposo a que la acompañe). Así es como debe honrarla.... »¡Apresúrese! ¡Esto lo debió haber hecho hace veintidós años! »Carlos Rey y su esposa Linda.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 20». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Éx 20:12 2 Gn 2:24 3 Ibíd.

    Un parlanchín asombroso

    Play Episode Listen Later Oct 4, 2021 4:01

    (Día Mundial de los Animales) Durante la madrugada del domingo 29 de abril de 2012, logró escaparse por la ventana de su domicilio al oeste de Tokio. Había estado muerto de las ganas de explorar el contorno, así que se dio el lujo de dar un largo «paseo». A pesar de que había vivido dos años en ese sector cerca de la capital japonesa, se perdió y se mantuvo vagando hasta el día siguiente, en busca de un hombro amigo donde recostar la cabeza o aunque fuera llorar. Gracias a Dios, lo encontró en la persona de un huésped que estaba alojado en un hotel cercano. El hombre lo llevó a la comisaría local y se lo entregó a unos agentes de la policía, no sin antes asegurarles que decía algo sobre el lugar donde vivía. No obstante, allí «bajo custodia» guardó silencio absoluto dos días, hasta la noche del martes, antes de rendir su primera declaración. ¡Cuál no sería la sorpresa de los policías cuando al fin «desembuchó», dando a conocer de un modo inteligible no sólo su nombre, Piko-chan, sino también los detalles de su dirección: ciudad Sagamihara, distrito Midori-ku, calle tal, número de casa tal y piso tal! ¡Es que se trataba nada más ni nada menos que de un perico! Así que el miércoles 2 de mayo los agentes se pusieron en contacto con los inquilinos de la casa que identificó el loro, y en cuestión de horas les devolvieron la pequeña mascota. Su dueña, Fumie Takahashi, una mujer de sesenta y cuatro años de edad, explicó que hacía años había tenido la experiencia de perder a un perico, «el antecesor» de Piko-chan, y que ése no había sabido cómo regresar a casa. Por eso cuando adquirió a Piko-chan, lo adiestró a que repitiera los datos de mayor importancia para él y no las tonterías insignificantes que suelen enseñarse a los loros.1 Según los ornitólogos, es decir, los biólogos que estudian las aves, no son frecuentes los casos en que esta especie de aves logra hablar de una manera tan inteligible.2 De modo que la capacidad que llegó a tener Piko-chan de comunicar en detalles tales datos lo destaca como un emplumado parlanchín por excelencia. En contraste con las aves, los casos en que los seres humanos logramos hablar con elocuencia sí son frecuentes, pero lamentablemente también lo son los casos en que no somos más que parlanchines. A eso se refería Jesucristo cuando les dijo a sus discípulos que, al orar, no hablaran sólo por hablar. En lugar de imaginarse que se les escucharía por sus muchas palabras, debían reconocer que el Padre celestial sabe lo que necesitamos antes de que se lo pidamos. Y luego les enseñó exactamente cómo orar, en las palabras del conocido Padrenuestro. Si oramos así, tal como enseñó Jesús, nuestras oraciones no consistirán en una larga lista de peticiones triviales, sino en pedirle lo más importante a nuestro Padre celestial: que se haga su voluntad, que nos provea el alimento necesario para cada día, que nos perdone tal como nosotros perdonamos a los demás, y que nos libre del mal.3 Y veremos que Él se complacerá en concedernos esas peticiones, ya que se las habremos hecho conforme a su voluntad.4 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 «Perico extraviado le dice a la policía su nombre y la dirección de su casa», Yumeki Magazine, Japan News [Noticias del Japón], 2 mayo 2012 En línea 9 enero 2013; «Perico perdido le dice a la policía el domicilio de su casa», Noticia VC, 4 mayo 2012 En línea 9 enero 2013; Julian Ryall, «Lost budgie taken home after it recites entire address», The Telegraph, 2 mayo 2012 En línea 11 mayo 2016. 2 «Perico perdido...», Noticia VC, 4 mayo 2012. 3 Mt 6:7-13 4 1Jn 5:14-15

    Claim Un Mensaje a la Conciencia

    In order to claim this podcast we'll send an email to with a verification link. Simply click the link and you will be able to edit tags, request a refresh, and other features to take control of your podcast page!

    Claim Cancel