Podcast appearances and mentions of carlos rey

Share on
Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Reddit
Share on LinkedIn
Copy link to clipboard
  • 8PODCASTS
  • 558EPISODES
  • 4mAVG DURATION
  • 5WEEKLY NEW EPISODES
  • Aug 13, 2022LATEST

POPULARITY

20122013201420152016201720182019202020212022


Best podcasts about carlos rey

Latest podcast episodes about carlos rey

Un Mensaje a la Conciencia
«Pedí hacer una prueba de ADN, y sí es mi hijo»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 13, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «[Al mes de comenzar a vivir con mi pareja, ella] quedó embarazada, pero... yo pensé que... me era infiel. Así que pedí hacer una prueba de ADN, y sí es mi hijo.... La pregunta que tengo es: ¿Cometí pecado en hacer la prueba de ADN?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Usted pregunta si cometió pecado por haber pedido una prueba de ADN a fin de comprobar que el hijo sí era suyo. Para poder contestar su pregunta, primero tenemos que establecer la diferencia que hay entre conducta “pecaminosa” y conducta “imprudente”. »Para determinar si algo es o no es pecado, tiene que haber una medida o norma con la cual compararlo. Muchos creen que su propia conciencia basta para juzgar entre el bien y el mal, sin aplicar ninguna medida externa. Sin embargo, el ambiente y las circunstancias en que se ha criado una persona pueden hacer que crea que lo malo es bueno. »Tomemos, por ejemplo, a un niño que crece con padres que le enseñan a robarle a alguien la cartera. Ese niño está condicionado a pensar que cuanto más robe, más agradará a sus padres. Como le parece que lo correcto es agradar a sus padres, la conciencia natural que Dios le ha dado se distorsiona por lo que le parece que es lo correcto en determinadas circunstancias. Cuando esto sucede vez tras vez, ya no se puede confiar en esa conciencia confundida como una norma para distinguir entre el bien y el mal. Por eso estableció Dios los Diez Mandamientos como la norma definitiva para distinguir entre el bien y el mal.... »Pedir una prueba de ADN demuestra que usted no confía en la madre de su hijo.... [Pero] ¿es pecado desconfiar? Los Diez Mandamientos no dicen nada que indique que lo sea. Es más, si ha habido infidelidad en el pasado, entonces por lo general se considera que es prudente desconfiar. »Sin embargo, si ella nunca ha hecho nada que indique infidelidad, entonces fue imprudente que usted exigiera la prueba de ADN. Si anteriormente había confianza mutua, entonces usted destruyó esa confianza cuando pidió esa prueba. »El hecho de que no se haya casado con la madre de su hijo, sin embargo, demuestra que no está comprometido ni hay confianza mutua de todos modos. Si bien el matrimonio no garantiza la fidelidad, sí es señal de compromiso y confianza mutua. Si usted ama a la madre de su hijo, entonces comprométase con ella y trace un plan para un futuro más estable para su hijo por medio del matrimonio. Y como no quiere ser culpable de pecado, al casarse estará siguiendo la norma de Dios para mantener la pureza sexual....» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 579. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
Cómo mantenerse joven

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 12, 2022 4:01


(Día Internacional de la Juventud) Samuel Ullman nació en Alemania en 1840, de origen judío. Cuando tenía once años emigró a los Estados Unidos con sus padres, huyendo de la discriminación que sufrían los judíos en Europa. Las heridas que recibió cuando se alistó en el decimosexto regimiento de Mississippi para luchar en las campañas norteñas de Virginia le produjeron lesiones en un oído, que a la postre le causaron una sordera permanente. En su retiro, provocado en parte por su pérdida de audición, Ullman halló refugio en su pasión por las letras. A los setenta años escribió el ensayo poético titulado «Juventud», que se convirtió en un lema para el general Douglas MacArthur, quien lo colgó en una pared de su oficina en Tokio y lo mencionaba con frecuencia en sus discursos. MacArthur hizo que el poema se volviera popular en Japón, ya que les infundía a los japoneses la energía espiritual para reconstruir su propia vida y la de su nación.1 El poema de Ullman, dedicado a todos los que se sienten jóvenes, dice así: «La juventud no es una etapa de la vida; es un estado mental. No consiste en tener mejillas sonrosadas, labios rojos y piernas ágiles. Es cuestión de voluntad; implica una cualidad de la imaginación, un vigor de las emociones; es la frescura de las profundas fuentes de la vida. »La juventud abarca el predominio temperamental del arrojo sobre el retraimiento de los apetitos, por la emoción de la aventura sobre el apego a la comodidad. Suele manifestarse más en hombres de sesenta años que en muchachos de veinte. Nadie envejece simplemente por el número de años que ha cumplido. Envejecemos cuando abandonamos nuestros ideales. »Los años pueden arrugar la piel, pero la renuncia al entusiasmo nos arruga el alma. Las preocupaciones, el temor, la falta de confianza en sí mismo encogen el corazón y aniquilan el espíritu. »Tanto a los sesenta años como a los dieciséis, en todo corazón humano palpitan la atracción por lo maravilloso, el constante apetito infantil por lo que ha de venir, y la alegría que produce el juego de la vida. En el centro del corazón —del tuyo y del mío— hay una emisora con receptores inalámbricos. Mientras ésta reciba mensajes de belleza, esperanza, alegría, valor y fuerza de parte de sus semejantes y del infinito, seguirás siendo joven. »Cuando tus antenas se desplomen y la nieve del cinismo y el hielo del pesimismo cubran tu espíritu, entonces sí habrás envejecido, aun a los veinte años. Pero mientras tus antenas se mantengan firmes, dispuestas a sintonizar las ondas del optimismo, hay esperanza de que mueras joven teniendo ya ochenta años.»2 Gracias a Dios, los que queramos su ayuda divina para aceptar este desafío poético de mantenernos jóvenes sólo tenemos que seguir el ejemplo del salmista David. Al igual que aquel poeta de Israel, alabemos al Señor nuestro Dios y recordemos todos sus beneficios, entre ellos la gran bendición de renovar nuestra juventud como la del águila.3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 «Samuel Ullman and the Poem “Youth”» [Samuel Ullman y el poema «Juventud»], Boletín de la Sociedad Histórica de Birmingham, agosto 2020 En línea 1 marzo 2022. 2 «Youth» [Juventud], Museo Samuel Ullman, Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) En línea 1 marzo 2022. 3 Sal 103:1-5

Un Mensaje a la Conciencia
«El máximo anhelo de los hombres»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 11, 2022 4:01


(Víspera del Natalicio de Mario Moreno «Cantinflas») «Señores representantes, estamos pasando un momento crucial en que la humanidad se enfrenta ante la misma humanidad. Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre científica e intelectualmente es un gigante, pero moralmente es un pigmeo.... »... Para mí todas las ideas son respetables, aunque sean “ideítas” o “ideotas”, y aunque no esté de acuerdo con ellas. Lo que piense ese señor, o ese otro señor... no impide que todos nosotros seamos muy buenos amigos. Todos creemos que nuestra manera de ser, nuestra manera de vivir, nuestra manera de pensar y hasta nuestro modito de andar son los mejores; y el chaleco tratamos de imponérselo a los demás, y si no lo aceptan decimos que son unos tales por cuales y al ratito andamos a la greña. ¿Ustedes creen que eso está bien? ¡Tan fácil que sería la existencia si tan sólo respetásemos el modo de vivir de cada quién! Hace cien años ya lo dijo una de las figuras más humildes pero más grandes de nuestro continente: “El respeto al derecho ajeno es la paz.” ... »... No les he hablado a ustedes como Excelencia sino como un simple ciudadano, como un hombre libre, como un hombre cualquiera pero que, sin embargo, cree interpretar el máximo anhelo de todos los hombres de la tierra: el anhelo de vivir en paz, el anhelo de ser libre, el anhelo de legar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos un mundo mejor en el que reine la buena voluntad y la concordia. Y qué fácil sería, señores, lograr ese mundo mejor en que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos. Si no fuéramos tan ciegos, tan obcecados, tan orgullosos, si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos... amaos los unos a los otros.” Pero, desgraciadamente, ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: “Armaos los unos contra los otros.” »He dicho.»1 Así termina Cantinflas su magistral discurso en la película «Su Excelencia» en 1967, en la que protagoniza el papel de embajador en la ONU. Es «una de las pocas películas en que sus palabras no son medio de burla o calculada incoherencia sino un medio para la crítica —comenta Lis Sánchez de la Agencia Bolivariana de Noticias—. [Cantinflas] fue un defensor de las causas justas en sus cintas: amparó a los huérfanos, salvó escuelas... defendió a los pobres [y] reivindicó los oficios del zapatero, del barrendero y de los fotógrafos de plaza, entre muchos otros.... [Siendo] boxeador, torero, bailarín y artista de circo... algunos de los oficios que [ejerció] para ganarse la vida... Mario Moreno [interpretó] diversos papeles que poco a poco unificó en su más importante personaje: un hombre muy humilde vestido con harapos, con el que alcanzó la cima de la popularidad.»2 De ahí que, en su discurso en «Su Excelencia», Cantinflas primero cite como figura humilde al benemérito de su patria, don Benito Juárez, y por último cite a «aquel humilde carpintero de Galilea», el Señor Jesucristo, con palabras que fomentan el respeto y el amor mutuo que conducen a la paz. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mario Moreno, Cantinflas, «Discurso de Su Excelencia el Embajador, ante la Asamblea Internacional», México, 1967 En línea 15 febrero 2010; En línea 15 febrero 2010; En línea 17 marzo 2011. 2 Lis Sánchez, «Cantinflas: 95 años del nacimiento de un genio», Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), Caracas, Venezuela, 11 agosto 2006 En línea 21 agosto 2006.

Un Mensaje a la Conciencia
«Mensajes de mi esposa con su exnovio»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 10, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Llevo casado catorce años. Hace unos meses descubrí unos mensajes de mi esposa con su exnovio. Él le preguntó si se acordaba de cuando habían sido novios, y ella le respondió que habían sido buenos momentos. »Según la Biblia, ese acto se llama adulterio. Cuando la confronté, lo quiso negar, pero después lo reconoció.... [Logré convencerla de] que se alejara del exnovio en las redes sociales, pero pienso que pudieran comunicarse por otros medios. »Me siento mal, ya que creo que se burlaron de mí e hirieron mis sentimientos.... Mi esposa se disculpó conmigo, pero ya me resulta difícil volver a confiar en ella.... El exnovio vive en otro país, y quizá tenga planes ocultos con mi esposa.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Lamentamos la ansiedad que está sufriendo. Usted se siente inseguro en cuanto al amor de su esposa, y parece que es posible que se sienta inseguro en otros aspectos de su vida. Sus palabras dan la impresión de que siente que lo están atacando y que tiene que descubrir cómo defenderse. »Al tratar sobre asuntos como este, en muchos casos hemos aconsejado que los cónyuges tengan acceso completo a las cuentas en las redes sociales de su pareja. De aquí en adelante, le recomendamos que tanto usted como su esposa compartan todas sus contraseñas y que consientan en que cada uno tenga acceso a las cuentas del otro en cualquier momento que lo desee.... »Usted dice que, según la Biblia, su esposa cometió adulterio. Suponemos que está pensando en la enseñanza de Jesucristo cuando Él dijo que cometemos adulterio en el corazón si miramos a una persona con quien no estamos casados con el deseo de tener relaciones sexuales con ella.1 Pero usted no nos da evidencia alguna que muestre que su esposa mire a ese hombre con semejante deseo. Por eso no podemos estar de acuerdo con usted en que ella cometió adulterio. »Es más, en esa misma enseñanza de Jesús, llamada el Sermón del Monte, Él dijo que el estar enojado con una persona merece el mismo castigo que matarla. Y dijo que si uno hace algo malo con una de sus manos, debe cortársela a fin de no volver a hacerlo nunca más. »Cuando se consideran todas esas declaraciones dentro de su contexto, llega a ser claro que Jesús estaba empleando una figura retórica persuasiva llamada hipérbole. Él exageró a propósito para hacer pensar a sus oyentes. La gente de esa época estaba acostumbrada a esa clase de argumento, por lo que ninguno fue a su casa y se cortó las manos. »Jesucristo empleó metáforas, símiles, hipérboles y otras figuras retóricas persuasivas. En toda la Biblia encontramos tales figuras, como también poesía, expresiones idiomáticas e incluso canciones. Si tratamos de tomar un versículo de la Biblia y hacer caso omiso de su contexto, con frecuencia puede interpretarse erróneamente.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 707. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Mt 5:28

Un Mensaje a la Conciencia
El eterno anhelo de la humanidad

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 9, 2022 4:01


(Día Internacional de las Poblaciones Indígenas) Abrían los cuerpos mediante cortes precisos. Les quitaban sus vísceras y los rellenaban de una mezcla de materia orgánica y barro. Si había algún hueso roto, lo sustituían con un hueso similar, o con un hueso de otro ser humano o de animal. Revestían la cabeza con una máscara de arcilla para preservar las facciones. Y simulaban el cabello con pelucas finamente confeccionadas. Quienes hacían ese admirable trabajo de momificación, igual o superior al de los egipcios de la época de los faraones, eran los pobladores de un modesto y desconocido pueblo indígena del norte de Chile, que vivieron hace más de siete mil años. Así lo informó a la prensa Hans Niemeyer, director del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, cuando tenía a su cargo las investigaciones arqueológicas en la antiquísima «Cultura de Chinchorro», que floreció en el desierto del norte de Chile un siglo antes del desarrollo de la cultura egipcia. Según Niemeyer, el arte de embalsamar que practicaron los egipcios como consumados maestros, pero no con antelación a este pueblo indígena suramericano, tiene al parecer un solo fin: perpetuar de algún modo la presencia física del fallecido. El eterno anhelo de la humanidad es el de eliminar la muerte y prolongar la existencia todo lo que se pueda, aunque sea en una forma momificada. Todas las culturas de la antigüedad que desarrollaron alguna forma de religión idearon un lugar de delicias y felicidad para los buenos, y uno de castigo y angustia para los malos. En la mitología grecorromana, la morada de las almas de los héroes y de los hombres virtuosos, lugar de delicias, eran los Campos Elíseos o la Isla de los Bienaventurados. De igual modo, en la mitología escandinava y germánica, la morada eterna de los héroes muertos en la lucha era Valhala, lugar donde brillaba siempre el sol y se bebía buen vino. Los judíos, por su parte, creían en el seno de Abraham, lugar en que las almas de los justos aguardaban la llegada del Redentor. Los hindúes concebían muchos paraísos y el nirvana, estado de paz y felicidad. Y los indígenas norteamericanos soñaban con grandes cotos de caza, donde abundaba el bisonte y la tierra estaba llena de manantiales. A pesar de todas sus creencias sentimentales y de su anhelo de supervivencia, el ser humano sigue muriendo, y la muerte sigue siendo la reina de los espantos. Sin embargo, en medio de tantas nociones imaginativas y esperanzas fallidas, Dios envía al mundo a su Hijo Jesucristo como vencedor del sepulcro y conquistador de la muerte, que asevera: «Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera».1 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Jn 11:25

Un Mensaje a la Conciencia

(Víspera del Día Internacional de las Poblaciones Indígenas) Lentamente, lentamente —cual si fuera una gota que cayera desde el mármol de la taza de una fuente— tal preludia la marimba una extraña sinfonía, saturada de amargura y de cruel melancolía con sus teclas de madera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Es el alma de una raza; de una raza que no existe, de una raza ya extinguida, libre, indómita y valiente. Es el alma de Votán, es el alma de Lempira que en la música suspira; es el alma de los indios que mandó Tecún Umán, siempre, siempre a la victoria, siempre al triunfo y a la gloria; es el alma brava y fuerte de aquel fiero luchador que encontró gloriosa muerte en la punta de la lanza del feroz conquistador... Es la pobre raza extinta del Imperio Cachiquel; es la raza de aquel pueblo que dejó con sangre tinta la antes clara ninfa pura del gran río Xequijel: es el alma de la raza de los grandes sacrificios, triunfadora en mil combates, triunfadora hasta el día en que los teules, con engaños y artificios, redujéronla a ignominia, a infamante vasallaje.... ¡Esa raza es la que llora, que solloza de coraje, de despecho y de impotencia en la música salvaje, en la nota plañidera del indígena instrumento de teclado de madera. Escuchad la sinfonía de cruel melancolía; escuchad, ¡qué sentimiento el que vibra entre las notas del indígena instrumento! ¡Nunca ríe, nunca canta! Es cual pájaro cautivo que jamás cantó alegrías, ni jamás de su garganta ha brotado más que el lloro de sus tristes elegías, en las frías soledades de sus cárceles de oro... ¿Qué le importa a la vencida raza extinta, vuestros dones, vuestra lengua que no entiende? ¿Qué le importa que en el nombre del Dios bueno, del Dios hombre, arrasaran sus altares si para ella es mudo el cielo, si es su vida sólo oprobio, cautiverio, sólo mengua? ¿Qué le importa? Ya no es de ella el rico suelo que regaron sus mayores, con su sangre generosa... ¿Qué le importa al indio eso que llamáis libertades y progreso, si es del amo su cabaña y sus hijos y su esposa? ¿Qué le importa? Si de aquella raza libre, brava y fuerte que sufrió sin inmutarse los tormentos y la muerte, habéis hecho solamente las acémilas de carga que se arrastran tristes, mudas, bajo el peso de su amarga dura suerte... ¡Oh, dejadle que solloce, que se queje a su manera! Solamente le ha quedado su marimba de madera....1             Así cuenta en verso la triste historia de la conquista de su tierra el poeta hondureño Francisco Figueroa. Al poema le pone por título «La marimba», pues se vale de ésta como medio musical para transmitir, cual memorial de agravios, los melancólicos lamentos de los indígenas que la habitaban. Pero más triste aún es que los conquistadores hayan cautivado, atormentado y matado a los dueños de ese rico suelo «en el nombre del Dios bueno, del Dios hombre», que es Jesucristo. Pues Cristo les enseñó todo lo contrario a sus seguidores: que amaran no sólo al prójimo sino también al enemigo, y que trataran a los demás tal y como querían que éstos los trataran a ellos.2 Es decir, si hubieran seguido esa sola enseñanza de Aquel en cuyo nombre perpetraron sus atrocidades en el Nuevo Mundo, aquellos conquistadores habrían conquistado a sus semejantes indoamericanos con amor y no con engaños ni por la fuerza de sus armas, y la historia transmitida por aquella melódica marimba habría sido del todo diferente. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Francisco P. Figueroa, «La marimba», 100 poesías famosas del mundo y Honduras (Tegucigalpa: Graficentro Editores, 1998), pp. 35-38. 2 Mt 5:43-44; 7:12

Un Mensaje a la Conciencia
«No entiendo por qué siento tanto odio»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 6, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Tengo una hija que va a cumplir veintidós años, pero yo no quiero que salga con sus amigos y su novio y que se quede fuera de casa. He llegado al extremo de amenazarla y pedirle que se vaya de mi casa, aunque luego me arrepiento. No deseo herirla, pero no entiendo por qué siento tanto odio cuando me dice que va a una fiesta y no regresará ese día. Ella es una joven muy especial, y yo la quiero mucho; pero no entiendo este sentimiento tan malo que me invade. Deseo cambiar, pero no sé cómo.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »No podemos saber con certeza si ese sentimiento tan malo que dice que la invade se debe a la ansiedad que siente por la protección y el bienestar de su hija, o a su inconformidad con las actividades en las que cree que ella está participando. También es posible que usted tenga miedo de quedarse sola de noche en la casa, o que resienta el hecho de que su hija quiera estar con las amigas y dejarla a usted sola. Hay aún más posibilidades, pero no tenemos ninguna manera de determinar con certeza sus pensamientos y sus sentimientos. »Sin embargo, sienta lo que sienta y piense lo que piense, usted está haciendo caso omiso del hecho de que su hija es una mujer adulta. Usted admite que la amenazó y le pidió que se fuera de la casa. Eso demuestra que usted ha permitido que sus sentimientos determinen su conducta y que no ha ejercido dominio propio en su trato con ella. Podemos imaginarnos que usted sin duda alzó la voz, y que tal vez hasta haya llorado al tratar de controlar a su hija.... »El hijo adulto que viva en la casa de sus padres debe obedecer las reglas del hogar. Esas reglas tienen que ver con la limpieza de la casa, la cocina, la compra de alimentos y provisiones, y el alquiler que debe pagar si tiene un empleo. Si es estudiante, tal vez no se espere que pague parte del alquiler, pero sí debe participar de lleno en el mantenimiento de la casa. »Los padres están en su derecho de contribuir o no al sustento económico de sus hijos adultos. Si los hijos eligen un estilo de vida que no aprueban los padres, entonces es posible que se les pida que vivan en otro lugar. Sin embargo, no debe esperarse que los hijos adultos pidan permiso para salir, viajar o pasar la noche con sus amistades.... »... Le recomendamos que busque consejería profesional. Usted necesita ayuda para lograr soltar las riendas y ajustarse a una nueva realidad.... »¿Ha cultivado usted una relación personal con Jesucristo? ¿Es Él su mejor amigo? ¿Le ha pedido que perdone sus pecados y la ayude a comenzar de nuevo? Cristo puede darle la fortaleza y la sabiduría que necesita para cada situación que afronte.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 578. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
¿Quién es nuestro padre?

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 5, 2022 4:01


(9 de agosto: Día Internacional de las Poblaciones Indígenas) Uno de los temas nicaragüenses más publicados y comentados es la breve obra de teatro callejero colonial que se titula Baile de El Güegüence o Macho Ratón. Es tal el interés que ha despertado a escala mundial que se ha traducido al inglés, al italiano, al francés, al japonés y al español contemporáneo.1 El nombre de la figura central de la obra, el Güegüence, proviene del náhuatl, y significa: «respetable anciano». Se aplica a ancianos influyentes, elegidos como jefes de aldeas, que a su vez elegían al jefe militar encargado de velar por la defensa de la comunidad. «Este personaje es el prototipo de la forma peculiar de humorismo preferido por la mentalidad aborigen —afirma el antropólogo Daniel Brinton—. Lo que más les divertía era la jocosidad que supone obtener el engaño y la burla del vecino. Esto es evidente por el número de palabras en el habla nicaragüense que expresan tales acciones. Así, chamarrear es aprovecharse de alguien con una broma; trisca es una conversación en la que se hace quedar en ridículo a alguien; féfere es un cuento tonto con el que se engaña a quien escucha; [y] dar un caritazo es engañar a una persona con un truco... »Este es el humor del Güegüence. El viejo casi siempre lleva un propósito egoísta en mente, buscando beneficiarse con sus chistes e invenciones; y siempre procura jalar agua a su molino. Al terminar la obra, resulta siempre victorioso, mediante artimañas de dudosa moralidad.... »Los dos hijos del Güegüence, don Forsico y don Ambrosio, presentan el mayor contraste posible. El primero sigue fielmente el ejemplo paterno, y respalda a su padre en todos sus trucos y mentiras; el segundo invariablemente se opone al viejo y pone en evidencia su deshonestidad», concluye el doctor Brinton.2 He ahí otro caso, aunque ficticio, de hijos en los que ha influido mucho la mala conducta de su padre, y que sin embargo no han tomado la misma decisión en cuanto a si seguir o no ese mal ejemplo. Gracias a Dios, todos nosotros tenemos la misma libertad de decidir si vamos a seguir el buen ejemplo suyo como nuestro Padre celestial, o a seguir el mal ejemplo del diablo como nuestro padre infernal. A eso se refería Jesucristo cuando en una ocasión tuvo el siguiente diálogo con algunos judíos: —Las obras de ustedes son como las de su padre —les dijo Jesús. —... Un solo Padre tenemos —le reclamaron—, y es Dios mismo. —Si Dios fuera su Padre —les contestó Jesús—, ustedes me amarían, porque yo he venido de Dios y aquí me tienen.... ¿Por qué no entienden mi modo de hablar? Porque no pueden aceptar mi palabra. Ustedes son de su padre, el diablo, cuyos deseos quieren cumplir. Desde el principio éste... no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira! Y sin embargo a mí, que les digo la verdad, no me creen.3 Más vale que nosotros, a diferencia de ellos, escojamos como destino el cielo y no el infierno, al optar por hacernos hijos de Dios, el Padre celestial, Padre de la verdad y venerable Anciano de la Historia Sagrada,4 y seguir fielmente su ejemplo paterno. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Prólogo, Baile de El Güegüence o Macho Ratón (Managua, Nicaragua: Editorial Hispamer, 1998), p. 7. 2 Daniel G. Brinton, «Historia del baile del Güegüence» (trad. Carlos Mántica), en Baile de El Güegüence o Macho Ratón, pp. 12-14. 3 Jn 8:41-45 4 Sal 31:5; Jn 1:12; Dn 7:9,13,23

Un Mensaje a la Conciencia
«Cuido a mis sobrinos como si fueran hijos míos»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 4, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Nunca me casé ni tuve hijos, pero cuido a mis sobrinos como si fueran hijos míos. Las condiciones se dieron porque a sus padres les gusta la vida de fiestas. El uno es alcohólico, y la otra no siente el mínimo cariño por los niños. Ninguno de los dos responde por las necesidades básicas como educación, vivienda y alimentación.... Legalmente siguen siendo los tutores y, cuando quieren aparentar que son buenos padres, se los llevan. »Los niños [se divierten cuando están] con sus padres... pero de pronto ellos me los traen, y desaparecen por varios días.... Eso me frustra... porque deseo salir, viajar y conocer el mundo, pero con esos niños a mi cargo, no puedo, y tampoco podría dejarlos, pues todos me dicen que sería una mala tía si los abandono.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »... Estamos seguros de que usted inicialmente ayudaba porque ama a sus sobrinos y no quería que fueran víctimas de negligencia. Usted es una persona considerada y generosa que deseaba hacer lo que podía para ayudar. Pero con el paso del tiempo parece que los padres comenzaron a tener expectativas de que usted hiciera cada vez más, de modo que ahora se están aprovechando de usted por completo. »La primera carta del apóstol Pablo a Timoteo, su alumno y discípulo, contiene varias pautas en cuanto a cómo los miembros de una familia tienen la responsabilidad de cuidarse mutuamente.1 San Pablo deja en claro que Dios espera que ayudemos a los que están necesitados, comenzando con los miembros de nuestra propia familia. »Sin embargo, San Pablo también enseña que “el que no quiera trabajar, que tampoco coma”.2 Esa es otra manera de decir que los adultos tienen la responsabilidad de trabajar y de proveer para sí mismos. No pueden simplemente optar por ver televisión todo el tiempo y esperar que otras personas compren, preparen y les traigan la comida. En otras palabras, no se espera que los miembros de una familia provean para quienes puedan proveer para sí mismos. »De igual manera, no se espera que las tías provean para los niños cuando los padres mismos de esos niños pueden hacerlo. Tal vez los padres prefieran salir de fiesta y descuidar a sus hijos, pero eso no quiere decir que otro miembro de la familia sea responsable de los niños. »Usted dice que desea viajar, así que haga algunos planes. Haga reservaciones y compre boletos. Luego infórmele a su familia que estará de viaje durante ese tiempo.... »Cuando usted regrese, haga planes con sus amistades. Salga de viaje en fines de semana, forme parte de un equipo deportivo o de un club, y simplemente informe a los padres que usted no estará disponible en esas ocasiones. »Siempre que haga un plan, es muy importante que no permita que nadie la disuada de llevarlo a cabo. El darle la más alta prioridad a sus propias esperanzas y a sus propios deseos no quiere decir que usted sea una mala tía.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 706. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 1Ti 5:3-8 2 2Ts 3:10

Un Mensaje a la Conciencia
Una superstición nahua y una española

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 3, 2022 4:01


(9 de agosto: Día Internacional de las Poblaciones Indígenas) Cuando los conquistadores españoles arribaron a las costas de Mesoamérica, los nahuas se habían diseminado desde lo que hoy llamamos México hasta América Central, con asentamientos de importancia en Nicaragua. Entre aquel grupo de pueblos que tenían en común la lengua náhuatl, había una superstición muy curiosa que tenía que ver con la infidelidad. Según la superstición, si los ratones abrían un hoyo en el vestido de una esposa, el esposo consideraba que era señal de que ella le había sido infiel; en cambio, si los ratones roían la ropa del esposo, entonces ella lo juzgaba culpable de infidelidad a él.1 Ahora bien, para quienes pudieran juzgar, por su parte, que esa superstición de los nahuas fuera algo inconcebible para los españoles, presuntamente más civilizados, más vale que vuelvan a pensarlo. Es que había una tradición española igualmente curiosa que tenía que ver también con la infidelidad y que tenía como escenario el monumental Colegio de San Ciriaco y Santa Paula, más conocido como Colegio de Málaga, en Alcalá de Henares. En uno de los patios del interior de aquel Colegio, hay una gran fuente decorada con la figura de un monstruo por donde antiguamente salía el agua. Según la tradición, cuando una mujer dudaba de la lealtad de su amado, lo llevaba a ese patio y lo obligaba a jurarle amor eterno con la mano derecha metida hasta la muñeca en la boca del monstruo. Y si el hombre se atrevía a mentir, la figura de piedra cerraba su gran boca, tragándose la mano del amante infiel.2 En lo que más se parecen esas supersticiones de los nahuas y de los españoles es que dan por sentado que la infidelidad es intolerable. Es un engaño que merece un castigo severo, sobre todo tratándose de personas que se han jurado lealtad. Y no debiera extrañarnos que dos culturas tan distintas tuvieran en común esa norma de conducta, si consideramos que los integrantes de las dos fueron creados por el mismo Dios a su imagen y semejanza. Y conste que se trata de un Dios que, antes de darnos el mandamiento que prohíbe el adulterio, nos prohíbe que le seamos infieles adorando ídolos o a otros presuntos dioses, diciendo textualmente: «Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso».3 ¿Cómo es que se manifiestan esos celos? En el libro del profeta Oseas, habiendo juzgado que reina la infidelidad entre su pueblo, Dios decide enseñarle a ese pueblo infiel una lección objetiva. Manda a Oseas que se case con una prostituta, sabiendo de antemano que ella lo va a engañar, y cuando la esposa le es infiel, Dios le ordena al pobre profeta que la ame, a pesar de que es adúltera, tal y como Él ama a su pueblo, a pesar de que éste se ha vuelto a dioses ajenos. Pero su amor es tal que, en la lección que le enseña a su pueblo, Dios no se limita a pedirle cuentas por su conducta, como tenemos la tendencia a hacer nosotros, sino que se dispone a perdonar a todo el que se vuelva a Él arrepentido.4 Más vale, entonces, que aprovechemos el perdón que Dios nos ofrece, y que cultivemos una relación estrecha con Él, agradecidos de que para Él es tan insoportable que dejemos de amarlo como lo es que dejemos de serle fieles. Pues si mantenemos esa relación íntima con Él, disfrutaremos del único amor que es de veras eterno. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Daniel G. Brinton, «Historia del baile del Güegüence», en Baile de El Güegüence o Macho Ratón (Managua, Nicaragua: Editorial Hispamer, 1998), p. 15. 2 Arsenio E. Lope Huerta y M. Vicente Sánchez Molto, Leyendas y refranes complutenses (Madrid, España: Diputación Provincial de Madrid, Delegación de Cultura, Deportes y Turismo, 1982), p. 136. 3 Éx 20:3,4,14; Dt 5:7,8,18 4 Os 3:1; 4:1; 14:2

Un Mensaje a la Conciencia
«Ambos decidimos no tener al niño»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 2, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que, a pesar de que nunca se lo había contado a nadie, nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Soy un joven que dejó embarazada a su novia, y ambos decidimos no tener al niño. Ella tomó unas pastillas para abortar. Ahora vivimos una condena, y no tengo ganas de vivir. Siento que mi vida se ha derrumbado. No tengo fuerzas por lo que hicimos. »Mi pregunta es: ¿Recibiré algún día perdón de Dios por lo que hice, o viviré una condena en el infierno para toda mi vida? ¿Qué tengo que hacer ahora?» Este es el consejo que le dimos: «Estimado amigo: »Hay muchas personas que le dirían a usted que el niño que ustedes abortaron no era más que una masa informe de tejidos, y en realidad no un ser humano. También dirían que no hay consecuencias emocionales para los que optan por el aborto como la solución a su «problemático» embarazo. Pero la experiencia que ha tenido usted demuestra que esas personas están equivocadas. Usted está sufriendo mucho porque en lo profundo de su corazón sabe que destruyó a su propio hijo. Las repercusiones emocionales del aborto son patentes, y sin embargo las ocultan quienes persiguen determinados fines políticos. Todos los días miles de parejas creen las mentiras que se les han dicho, y posteriormente descubren la inquietante verdad tal como le ha sucedido a usted. »Pero lo que usted quiere saber ahora es si hay alivio alguno para la agonía que siente y si tendrá que pagar consecuencias eternas a causa de sus decisiones. Tenemos una buena noticia y una mala noticia para usted. »La mala noticia es que usted siempre hará duelo por su hijo que no llegó a nacer. Siempre habrá un dolor, un vacío que sólo pudo haber llenado ese niño.... »Ahora bien, ¿cómo puede usted ser librado de la gran culpa que siente? Aunque su pecado le parece muy grande ahora, la verdad es que todo pecado es una ofensa contra Dios porque nos aparta de Él.... Todo pecado tiene que pagarse antes de que podamos experimentar la presencia de Dios, tanto aquí en este mundo como en el cielo por la eternidad. ¿Entonces cómo puede usted pagar por su pecado? No hay cantidad alguna de buenas obras ni de penitencias que satisfagan. ¡Pero la buena noticia es que Jesucristo tomó su lugar! Él murió por su pecado para que usted pudiera ser librado no sólo de las consecuencias eternas, sino también de la culpa que ahora siente. »Lo que tiene que hacer usted es pedirle al Padre celestial que lo perdone en el nombre de su Hijo Jesucristo, para que Cristo pueda entrar en su corazón y ser su Señor y Salvador. Una vez que haya hecho eso, ¡sentirá un gran alivio! Sí, recibirá el perdón, pero aun mejor que eso, habrá comenzado a cultivar la relación más importante de su vida. »¡Pídaselo hoy! »Linda y Carlos Rey.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 42». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«Lo que te diga el espejo»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Aug 1, 2022 4:01


En un muladar un día cierta vieja sevillana, buscando trapos y lana, su ordinaria granjería, por acaso vino a hallarse el pedazo de un espejo, y con un trapillo viejo lo limpió para mirarse. Viendo en él aquellas feas quijadas de desconsuelo, dando con él en el suelo, le dijo: —¡Maldito seas, y en quién me vine a mirar! ¡A fe, loco antojadizo, que supo bien lo que hizo quien te echó en el muladar! ¡Qué fácil es identificarnos con la anciana de este amargo romancillo escrito con singular acierto por el célebre poeta sevillano Baltasar del Alcázar! Sin duda todos alguna vez hemos querido tirar a la basura un espejo insufrible de nuestra vida. Por eso otro poeta llamó al espejo: «Testigo mudo, confidente helado.» Porque si bien el espejo se compra en sentido literal, no se puede comprar en sentido figurado, ya que no admite arreglo alguno. De ahí que diga el refrán: «Lo que te diga el espejo, no te lo dirá el concejo.»1 Afortunadamente para nosotros, cuando nos mira Dios como nuestro Creador, no nos ve como nos vemos nosotros frente a un espejo. Él no se fija en nuestras imperfecciones externas sino en nuestro fuero interno,2 porque a Él le importa lo que somos y no lo que parecemos ser. Y por si eso fuera poco, cuando nos mira Dios como nuestro Padre celestial, nos ve así como los padres aquí en esta tierra vemos a nuestros hijos recién nacidos: ¡como las criaturas más bellas del mundo! Esa tendencia a ver el atractivo en nuestros hijos la heredamos de Él, ya que nos creó a imagen y semejanza suya. Sin embargo, el que Dios nos mire con buenos ojos no quiere decir que no haya nada en nosotros que Él no quiera cambiar. Al contrario, como Él nos conoce a fondo, quiere transformar nuestra naturaleza pecaminosa para que ésta no le impida ver reflejada en nosotros su propia naturaleza. Por eso nos envió a su Hijo Jesucristo, quien se hizo como un espejo para nosotros a fin de que nosotros pudiéramos ser como Él.3 De modo que podemos tomar a Cristo como nuestro espejo divino, sólo que, a diferencia de los demás espejos, Él no reproduce una imagen desagradable como la nuestra sino su propia imagen atractiva. Y lejos de ser un espejo común y corriente, que no perdona, Él perdonó hasta a quienes lo clavaron en la cruz, donde selló nuestro perdón de una vez y para siempre.4 Como espejo perfecto que es, Cristo nos ama con un amor perfecto.5 Pero no condiciona ese amor a que nosotros seamos perfectos, sino que nos lo muestra cuando más imperfectos nos vemos.6 Por eso nos mira y nos dice: «¡Lo que más vale no es que seas perfecto sino perdonado! Acepta el perdón que te ofrezco, y te transformaré a mi semejanza de modo que reflejes mi gloria.»7 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Luis Junceda, Del dicho al hecho (Barcelona: Ediciones Obelisco, 1991), p. 171. 2 1S 16:7 3 Ro 8:29; Jn 1:14 4 Lc 23:34 5 1Jn 3:16; 4:9‑10 6 Ro 5:8 7 2Co 3:18

Un Mensaje a la Conciencia
«Enamorar a los hombres para que le den dinero»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 30, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Una chica de mi pasado, de la cual siempre estuve enamorado, reapareció. Ella me comentó que estaba casada y que tenía una niña, pero que su matrimonio era sólo porque él le estaba ayudando a tramitar los papeles [para una visa, pero que cuando los obtuviera,] se divorciaría para casarse conmigo. El problema es que la he pillado en muchas mentiras.... Ella me dice que me ama, pero no estoy seguro si es realmente por mí o porque la ayudo económicamente. »Obtuve el teléfono de su mejor amiga, y ella [me contó] muchas cosas que [mi novia ha hecho, tales como ser infiel y] enamorar a los hombres para que le den dinero.... »No sé qué hacer. He llorado muchas noches por ella.... Estoy sumergido en una depresión. No hago nada más que ir a mi trabajo y volver a casa y encerrarme en mi habitación.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Esperamos que siga el consejo que vamos a darle, aunque no le va a gustar y pensará que es severo. Sin embargo, a pesar de lo que sienta, usted demostrará su verdadero carácter conforme a la manera en que responda a ese consejo. »Hay señales de peligro con luces rojas a su alrededor, y sin embargo usted dice que no sabe qué hacer. Es como si estuviera de pie en el centro de una autopista con un camión a punto de arrollarlo a alta velocidad, y usted está paralizado. No sólo se niega a moverse, sino que se siente abatido con sólo pensar que pudiera tener que moverse para salvar su propia vida. »Usted está permitiendo que predominen sus emociones. En lugar de advertir todas las señales de peligro y pensar en la situación de una manera lógica, usted ha cerrado la mente a la razón y a la verdad. Por supuesto, es triste que ame a una mujer inalcanzable que carece de integridad, y está bien que se sienta triste por tener que cortar toda comunicación con ella. Pero el sentirse abatido y permitir que sus emociones predominen sobre toda su existencia es prueba de debilidad de carácter, falta de valor y absoluta indiferencia por la honradez y la veracidad. »Dios comprende cómo se siente usted, ya que nos ama a pesar de nuestra infidelidad. Cuando tratamos de engañarlo o de aplacarlo con vanas tradiciones, Él se aflige tal como ha estado afligido usted. Pero, así como Él es el autor del amor, también estableció la justicia. De modo que, si bien nos ama, no deja que su amor anule su justicia. »Si optamos por no amar a Dios ni seguir a su Hijo Jesucristo como discípulos suyos, Él no nos obliga a que lo hagamos. Más bien nos permite apartarnos de su cuidado amoroso, así como usted debe librarse de los vínculos emocionales que lo tienen atado a la mujer casada a quien considera su novia.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. Este caso y este consejo pueden leerse e imprimirse si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 577. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«Buscando un amigo»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 29, 2022 4:01


(Víspera del Día Internacional de la Amistad) El amigo dudoso nunca te ha visto llorar;    el amigo seguro tiene los hombros empapados de tus lágrimas. El amigo dudoso no sabe cómo se llaman tus padres;    el amigo seguro tiene sus datos anotados en su libreta de direcciones. El amigo dudoso detesta que lo llames muy tarde en la noche;    el amigo seguro te pregunta por qué te demoraste tanto en llamar. El amigo dudoso te busca para contarte sus problemas;    el amigo seguro te busca para ayudarte con los tuyos. El amigo dudoso, cuando te visita, se porta como un invitado;    el amigo seguro, en tu hogar, se siente en casa. El amigo dudoso piensa que la amistad se ha acabado cuando los dos se pelean;    el amigo seguro sabe que no hay amistad que valga que no resista una buena pelea. El amigo dudoso espera que lo acompañes en las buenas y en las malas;    el amigo seguro te acompañará a ti, pase lo que pase. Estos versos compuestos por un autor desconocido traen a la memoria varios refranes afines. Algunos definen al amigo seguro; otros califican al dudoso. Tal vez el más conocido de los que hacen distinción entre la amistad sincera y la fingida sea el refrán que dice: «Amigo en la adversidad es amigo de verdad.» Los refranes sinónimos: «El buen amigo, en bien y en mal está contigo»; y: «El amigo leal, más que en el bien te acompaña en el mal» nos recuerdan el voto nupcial «para bien o para mal» y, por consiguiente, que se espera que quienes se casan sean siempre muy buenos amigos. Y en la misma tónica Fray Alonso Remón, escritor español del siglo diecisiete, interpretó así uno de los Proverbios de Salomón: «No es mal ajeno el mal de tu amigo.»1 ¡Qué bueno es disfrutar de amigos seguros! Pero ¿qué de los dudosos? El siguiente refrán los contempla: «Aunque Cristo para amigos los escogió, uno de los doce lo vendió, otro lo negó y otro no le creyó.»2 En realidad ¿qué nos enseña ese rememorado caso? Que es posible que algunos amigos nos abandonen y hasta nos traicionen, como Judas Iscariote, pero que también es posible reconciliarnos con ellos después de una caída. Pues a Pedro, que lo negó, y a Tomás, que dudó de Él, Cristo les dijo que «nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos»,3 y en menos de veinticuatro horas la dio por ellos. Y esos dos amigos íntimos suyos se reconciliaron con Él y posteriormente dieron la vida por Él. Hay otro refrán que dice: «Buscando un amigo mi vida pasé; muriendo estoy de viejo, y no lo encontré.»4 A todos los que se identifican con esa triste sentencia, les recomendamos que acepten la amistad que nos ofrece Cristo. Así podrán declarar más bien: «¡En Cristo encontré un seguro amigo de por vida!» Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Refranero general ideológico español, compilado por Luis Martínez Kleiser (Madrid: Editorial Hernando, 1989), p. 32. 2 Ibíd., p. 33. 3 Jn 15:13 4 Martínez Kleiser, p. 32.

Un Mensaje a la Conciencia
«Mi novio me echa la culpa de todo»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 28, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Hace como dos meses y medio conocí a mi novio, y todo era muy lindo. Pero su actitud cambió repentinamente, y desde entonces me ha tratado muy mal. Me dijo que iba a cambiar, pero ahora... me echa la culpa de todo lo que pasa, aun cuando yo considero que no he hecho nada malo. Quiero entenderlo porque lo quiero.... Quisiera que me dieran un consejo de cómo actuar para hacerle entender a él que está procediendo mal.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Lamentamos lo que le está sucediendo. Sin embargo, usted nos está pidiendo algo imposible.... No hay palabras mágicas, ni estrategias ni fórmulas secretas que consigan que su novio cambie, a menos que y hasta que sea él quien esté pidiendo el consejo. Cada vez que usted le diga que él necesita cambiar, él rechazará la sugerencia y le echará la culpa por no aceptarlo tal como él es. A juicio de él, usted tendrá la culpa de que él no es feliz. »En nuestro cerebro, inconscientemente sostenemos un diálogo con nosotros mismos acerca de todo lo que ocurre. En realidad, algunas cosas simplemente suceden, y nadie tiene la culpa, pero los que tienen una frágil autoestima culpan a los demás antes de que alguien pueda culparlos a ellos. En todo lo que ocurre, determinan si ellos mismos tienen o no tienen la culpa, y no conciben que a veces nadie la tenga. Con frecuencia no están dispuestos a reconocer que la culpa la tienen ellos sino hasta después de un conflicto de monto mayor, y aun cuando eso suceda, no hacen más que sentir lástima de sí mismos. Por consiguiente, alguna otra persona debe tener la culpa de todo lo que les sucede. »Dicen: “Me resbalé y caí; es obvio que alguien dejó algo resbaladizo en el piso.” “Se me olvidó que tenía una reunión importante; alguien me distrajo.” ... “Se me perdió mi teléfono móvil; alguien debió de habérmelo quitado.”... »En sólo diez semanas, usted ha llegado a ser la responsable de todo lo malo que le sucede a su novio. Para él es muy conveniente siempre saber que usted tiene la culpa de todo. Eso a él le está dando buenos resultados, así que no espere que cambie. »¿Recuerda a Adán y Eva, las primeras personas a las que Dios creó? Cuando Dios le preguntó a Adán por qué comió la fruta prohibida, Adán estaba listo con la respuesta. Dijo: “La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí.”1 Con eso Adán estaba diciendo: “Señor, si tú no me hubieras dado por compañera a esta mujer, yo no habría pecado. En realidad, la culpa la tienes tú, Señor.” »Usted dice que ama a su novio, pero él hace que se sienta infeliz y frustrada en vez de hacer que se sienta feliz y apreciada. Si usted opta por quedarse con él, debe esperar sentirse infeliz y frustrada por el resto de su vida.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 705. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Gn 3:12 (NVI)

Un Mensaje a la Conciencia
«El problema de la sucesión presidencial»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 27, 2022 4:01


«[Carta del] ex presidente César León [al] Presidente del Congreso Onésimo Canabal: »Vuelvo a la carga, mi distinguido aunque indistinguible amigo, recordándote la época... que... te llevó... a ser “El hombre del micrófono” en los mítines, el que pedía orden, atención: “Tengo el honor de presentar al señor licenciado César León, candidato a la presidencia...” »... Y ahora, diputado por tercera vez y Presidente del Congreso de la Unión. Vaya, don Onésimo, cómo hemos avanzado.... Hay que ser agradecidos, ¿verdad?... »Ahora, mírame bien a los ojos. Me niego a ser fantasma. He pagado mi deuda con el pasado, si así quieres verlo. Exiliado, golpeado, befado, calumniado, pero no vencido. »No pongas cara de susto. Tu fantasma está de vuelta y te va a cobrar tus deudas.... Estamos en un teatro nuevo y yo quiero ser otra vez la estrella. Tú, mi dilecto amigo, serás quien devuelva mi nombre a la marquesina nacional. »¿Reelección? Palabra maldita de nuestro teatro político. Pero ya no tanto, desde que se reformó el 59 Constitucional y se volvió al espíritu del Constituyente de 1917: la reelección de senadores y diputados que te ha permitido, mi Solón de Solones, permanecer diez años en la Cámara. Pues bien, ahora nos toca entrarle a la grande: admitir la reelección del Presidente. Reformar el... artículo 83 y abrirme el camino a mi regreso. »¿Que reformar la Constitución toma tiempo? Lo sé de sobra. Por eso hay que empezar ahoritita mismo, casi tres años antes de la siguiente elección. Consulta con discreción a las fuerzas vivas, caciques, gobernadores, legislaturas locales, empresarios, líderes obreros y campesinos, intelectuales. Así como se acabó por modernizar el estatus de los legisladores, así debemos modernizar la sucesión presidencial. ¡Que viva la reelección!... »Ay, Onésimo. Vamos operando juntos. Recuerda que puedes fingir que sirves al actual Presidente estableciendo normas que me resulten útiles a mí. Y a ti, por supuesto. El problema de la sucesión presidencial no es quién, sino cómo. Tú asegúrale al mandatario saliente, Lorenzo Terán, que vas a proteger su propiedad, sus privilegios y su familia. Con esto basta.»1 En esta carta ficticia, una de las setenta que componen su novela titulada La Silla del Águila, que es la que ocupa el Presidente de México, el ilustre escritor mexicano Carlos Fuentes plantea el problema de la intriga como móvil en la sucesión presidencial. Gracias a Dios, a diferencia de lo que sucede en la arena política, en la arena espiritual «el problema de la sucesión presidencial» sí es quién y no cómo, pues cada uno de nosotros decide por sí solo quién ha de ser el mandamás en su vida. Dios no nos obliga a que lo hagamos a Él nuestro Presidente espiritual, ni manipula nuestra sumisión a su voluntad. Somos nosotros quienes determinamos si hemos de permitir que Él ocupe la Silla Presidencial de nuestro corazón, en la que nosotros mismos hemos estado sentados. La elección es exclusivamente nuestra. Hagamos valer nuestro voto hoy mismo a favor de Aquel que nos creó con la libertad de elegirlo. Sólo así podremos disfrutar de paz interior, de prosperidad espiritual, de protección divina y de seguridad eterna. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Carlos Fuentes, La Silla del Águila (México, D.F.: Suma de Letras, 2004), pp. 209‑13.

Un Mensaje a la Conciencia
Entrevista de Guayaquil

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 26, 2022 4:01


(Bicentenario de la Entrevista de Guayaquil) ¿Sobre qué hablaron Bolívar y San Martín en Guayaquil? El reconocido historiador venezolano Vicente Lecuna, en su obra clásica titulada La Entrevista de Guayaquil: Restablecimiento de la verdad histórica, publicada en 1948, da a conocer que hubo sólo tres relaciones de aquel histórico diálogo entre José de San Martín, quien un año atrás se había proclamado «Protector del Perú», y el Libertador Simón Bolívar.... En estos tres documentos, dictados por Bolívar el mismo día 29 de julio de 1822, consta, entre otras cosas, lo siguiente: «El Protector [San Martín]... manifestó que el gobierno democrático no era el más adecuado para el Perú, y que debía venir un príncipe de Europa a mandar el país. El Libertador [Bolívar] le objetó que ni a Colombia ni a la América convenían príncipes europeos, porque eran partes heterogéneas a nuestra masa. El Protector [San Martín] se expresó en términos que dejaban entender que no aspiraba al trono. »... [Ocho meses atrás] Bolívar había intentado expresar al general San Martín sus ideas opuestas al establecimiento de monarquías en nuestra América —señala Lecuna—. [Trató de] persuadirle de que no convenía erigir un trono en el Perú, entre otras razones, por las divisiones que causaría en su ejército mismo y en el país, [por] el aliento que le inspiraría a los españoles para continuar la lucha y, últimamente, [por] el peligro de que Europa lo tomara como pretexto para mezclarse en nuestras disensiones con España.... Es de creer que en la Conferencia [de Guayaquil] Bolívar expresara [esta consideración].... »... [Si bien] no estuvieron de acuerdo en los sistemas [de gobierno] que debieran adoptarse... en el fondo, profundos conocedores ambos del medio en que obraban, coincidían al juzgar la incapacidad de nuestros pueblos para establecer, por lo pronto, sistemas democráticos estables que aseguraran la paz y la libertad que ambos anhelaban. Tan equivocado estuvo el héroe del Sur [San Martín] en su proyecto de monarquía con príncipes europeos, como [lo estaba] el Libertador [Bolívar] con su famosa constitución boliviana, redactada años más tarde, y que sólo sirvió, a pesar de sus bases lógicas, para desacreditarlo y hacerlo aparecer como ambicioso y tirano. San Martín, bien por su resolución de abandonar el mando, o bien por carecer sus ideas monárquicas de suficiente apoyo, no intentó el ensayo del trono, que sin duda habría sido tan efímero como la presidencia vitalicia legal del Libertador [Bolívar]», concluye Lecuna.1 Así como hace un par de siglos aquellos dos libertadores coincidieron en que nuestros antepasados no estaban capacitados para establecer un gobierno democrático que les asegurara la paz y la libertad política, hoy nos conviene reconocer a título personal que el único gobierno capaz de asegurarnos la paz y la libertad espiritual es el teocrático, que es una monarquía en la que rige Jesucristo como Rey y Señor de nuestra vida. Pues sólo Cristo tiene la capacidad de darnos la paz y la verdadera libertad que todos anhelamos.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Vicente Lecuna, La Entrevista de Guayaquil: Restablecimiento de la verdad histórica (Caracas: Publicaciones de la Academia de la Historia de Venezuela, 1948), pp. 222-27. 2 Zac 14:9; Jn 8:31-36; 14:27; Ro 10:9; Gá 5:1; Fil 2: 9-11; 4:7-9; 1Ti 6:15; 2P 1:10-11; Ap 11:15; 17:14; 19:16; 20:6

Un Mensaje a la Conciencia
Encuentro en Guayaquil

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 25, 2022 4:01


(Víspera del Bicentenario de la Entrevista de Guayaquil) El 13 de julio de 1822 el general José de San Martín le escribió lo siguiente al general Simón Bolívar: «Antes del 18 saldré del puerto del Callao, y apenas desembarque en el de Guayaquil, marcharé a saludar a V. E. [Vuestra Excelencia] en Quito. Mi alma se llena de pensamientos y de gozo cuando contemplo aquel momento. Nos veremos, y presiento que la América no olvidará el día en que nos abracemos.» Con esa cita comienza el renombrado historiador venezolano Vicente Lecuna su relato del encuentro mismo entre Bolívar y San Martín en su obra clásica titulada La Entrevista de Guayaquil: Restablecimiento de la verdad histórica, publicada en 1948.1 «San Martín se embarcó en el Callao el 14 de julio... en la goleta de guerra la Macedonia, y... llegó el 25 a la isla de la Puná, a la entrada de la Ría de Guayaquil.... [En] una de las dos cartas que [le envió Bolívar ese mismo día]... le suplicaba... que le avisara el momento en que llegaría a los muelles; y en la [otra]... remitida horas después, [Bolívar le instaba que bajara] a tierra —narra Lecuna—. “Tan sensible me será que usted no venga hasta esta ciudad, como si fuéremos vencidos en muchas batallas —le dijo—; pero no, usted no dejará burlada el ansia que tengo de estrechar en el suelo de Colombia al primer amigo de mi corazón y de mi patria. ¿Cómo es posible que usted venga de tan lejos para dejarnos sin la posesión positiva en Guayaquil del hombre singular que todos anhelan conocer y, si es posible, tocar?” »... En la mañana del 26 [Bolívar], impaciente por conocer al héroe... subió a saludarlo a bordo. Luego San Martín bajó a tierra con su comitiva y se dirigió a la espléndida casa... que se le tenía preparada. En el corto trayecto... un batallón de infantería... le hizo los honores. Bolívar había bajado primero y... lo esperaba en el vestíbulo y, al acercarse San Martín, se adelantó unos pasos a su encuentro a expresarle el saludo oficial. Juntos subieron al salón. En seguida de recibir San Martín... una corona de laureles esmaltados en oro... los dos caudillos se encerraron a conferenciar. Después de un rato Bolívar se retiró, y el general San Martín salió al balcón y “saludó a la reunión con palabras de benevolencia y gratitud por las expresiones patrióticas con que se le distinguía”. Una inmensa masa del pueblo lo vitoreaba libertador del Perú.»2 Gracias a Dios, así como aquel histórico día se cumplió el anhelo del pueblo de conocer en persona al «hombre singular» José de San Martín, héroe de la independencia y libertador del Perú — como relata Lecuna— también hoy los que aún no conozcan personalmente a Jesucristo, Héroe de la independencia y Libertador del pecado, pueden tener la dicha de conocerlo como tal. Si se acercan a Él, podrán disfrutar de la anhelada vida eterna que les espera a los que conocen al Hijo del único Dios verdadero, quien lo envió al mundo para salvarnos del pecado.3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Vicente Lecuna, La Entrevista de Guayaquil: Restablecimiento de la verdad histórica (Caracas: Publicaciones de la Academia de la Historia de Venezuela, 1948), p. 216. 2 Ibíd., pp. 217-19. 3 Jn 3:16; 17:3; Stg 4:8

Un Mensaje a la Conciencia
«Las cosas que se me vienen por mi error»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 23, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Mantuve una relación hasta hace unos días con un [joven] al que conozco hace años. Él estaba viviendo en [otro país], y vino a vivir [al mío] para estar conmigo. Al cabo de unos meses, decidió irse... porque no le gustó vivir aquí. »Yo apoyé su decisión... pero, al irse, descubrí que... [se iba] con una mujer... y actualmente vive con ella. Él me juraba que... pronto regresaría, ya que estoy embarazada... [pero] no me ha escrito más.... »No sé qué hacer. Estoy muy mal sola aquí, con mi hijo de once años, y ahora embarazada de alto riesgo porque soy hipertensa. Y él me ha abandonado. Sólo oro a Dios que me ayude, porque son muchas las cosas que se me vienen por mi error.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Nos alegra que reconozca que su problema es la consecuencia natural de haber mantenido una relación sexual con un hombre con quien no estaba casada. Tiene razón: fue un error. Si usted nunca hubiera tenido esa intimidad física con él, nada de esto estaría pasando. Y tiene razón al pensar que es probable que el padre de su bebé la haya abandonado para siempre. Él está fuera del alcance del sistema judicial del país donde vive usted, que de otro modo pudo haberla amparado económicamente. »¿Qué puede hacerse ahora? ... La animamos a que aproveche todos los recursos que le ofrezcan los médicos, incluso los cursos, la consejería sobre la nutrición, y los grupos de apoyo.... [Sin embargo,] usted no puede hacer retroceder el tiempo y cambiar lo que ya pasó, y dejar así de sufrir las consecuencias naturales.... ¿[Acaso] Dios está enojado con usted? ¿La está castigando por lo que usted hizo? ¡Claro que no! Él está decepcionado y se aflige cuando pecamos, pero más que todo trata de recordarnos que podemos recibir su perdón. Como sabía que íbamos a pecar, Él pagó el castigo de ese pecado por adelantado cuando envió a su Hijo Jesucristo para morir en la cruz. Si acepta a Cristo y el precio que Él pagó por usted, será perdonada por completo y quedará libre de ese pecado. Y podrá tomar decisiones futuras con su ayuda y conforme a su voluntad divina. »No sabemos nada acerca de dónde trabaja ni de los recursos económicos de los que dispone. ¿Cuenta usted con los recursos necesarios para sustentar a otro hijo? ¿Tiene familiares y amigos que la apoyan y pueden ayudarla con el cuidado infantil? ... »Si la respuesta a cualquiera de esas preguntas es negativa, entonces le recomendamos que considere la adopción como una opción. Lea el Caso 194 en www.conciencia.net para ver lo que hizo otra mujer que estaba afrontando una situación parecida a la suya, y la experiencia que tuvo ella. Lea también el Caso 196 para enterarse de lo que siente una mujer casada en su desesperación por adoptar a un hijo.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo ingresar en el sitio www.conciencia.net y pulsar la pestaña que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 576. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
Héroes hermosos

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 22, 2022 4:01


(Antevíspera del Natalicio de Simón Bolívar) «Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo.»1 Con esta anécdota comienza José Martí, héroe de la independencia cubana, su artículo titulado «Tres héroes» que publicó en 1889 en la revista La edad de oro. Los únicos cuatro números de esta revista dedicada a la niñez que llegaron a publicarse los redactó Martí, pues reconocía la tremenda importancia de crear conciencia patriótica entre los niños de América. A eso se debe el tono paternal del juicio que emite Martí en cuanto al peregrino del cuento. «El viajero hizo bien —comenta— , porque todos los americanos deben querer a Bolívar como a un padre. A Bolívar, y a todos los que pelearon como él porque la América fuese del hombre americano. A todos: al héroe famoso y al último soldado, que es un héroe desconocido. Hasta hermosos de cuerpo se vuelven los hombres que pelean por ver libre a su patria.»2 Estas elocuentes palabras del eminente patriota hispanoamericano traen a la memoria un conocido pasaje del profeta Isaías en tiempos del cautiverio de su pueblo Israel. Allí Isaías, mostrando el mismo celo patriótico que movía a Martí, exclama: ¡Despierta, Sión, despierta! ¡Revístete de poder!... ¡Sacúdete el polvo, Jerusalén! ¡Levántate, vuelve al trono! ¡Libérate de las cadenas de tu cuello, cautiva hija de Sión!... ¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias, del que proclama la salvación, del que dice a Sión: “Tu Dios reina”!3 Es interesante notar que los héroes de Isaías tienen algo en común con los de Martí: ambos procuran la libertad. Los de Martí son hermosos de cuerpo cuando luchan por la libertad física, mientras que los de Isaías son hermosos de pies cuando anuncian la libertad espiritual. Los de Martí, mediante sus propios esfuerzos sobrehumanos, consiguen la libertad temporal; los de Isaías, mediante la intervención de su Dios que es sobrehumano por naturaleza, consiguen la libertad eterna. Todos somos viajeros en este mundo. Y como el viajero del cuento, hacemos bien cuando les rendimos homenaje a nuestros héroes. Pero conste que el único héroe de la historia universal que vive y reina para siempre es Jesucristo, el Príncipe de paz. Más vale que marchemos a su paso bajo la bandera de su paz perpetua. Él es el héroe de toda la raza humana que se inmoló y murió no porque fuera nuestra la América nada más, sino porque fuera nuestra su patria celestial. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 José Martí, La edad de oro, «Tres héroes», reproducido en José Martí: Páginas escogidas (Bogotá: Editorial Norma, 1994), p. 39. 2 Ibíd. 3 Is 52:1‑7

Un Mensaje a la Conciencia
Viuda víctima de maltrato lo repite con esposo e hijos

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 21, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Siendo divorciado, me casé con una mujer viuda, con dos hijos que acepté como si fueran míos.... Ella había sido maltratada por su madre y su antiguo esposo, y ese maltrato lo repitió con sus hijos.... También a mí comenzó a tratarme como si yo fuera su tercer hijo, hasta el punto de llegar al maltrato físico y verbal.... »Siempre me amenazaba que se iba a ir de la casa, y lo hizo finalmente llevándose todo.... Se fue junto con sus hijos. »A pesar de todo, la sigo amando.... ¿Qué debo hacer?» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Muchas personas no están al tanto de casos de mujeres que maltratan al esposo, así que el caso suyo pudiera llevarlas a preguntarse si usted está contándonos acertadamente todo lo que sucedió. Bien pudieran pensar que los hombres siempre son más grandes y más fuertes que las mujeres, o que usted está exagerando la seriedad de lo ocurrido. Sin embargo, para lograr nuestro objetivo vamos a dar por sentado que todo lo que nos está contando es acertado. »Siempre les aconsejamos a quienes nos consultan que tomen medidas para protegerse, sea quien sea la persona que les causa peligro.... El hecho de que ella se fue pudo haberle salvado a usted la vida. »Cuando a un hombre lo maltrata físicamente una mujer, él tiene que esforzarse por practicar el dominio propio. Si contraataca, cualquiera, por lo general, supondrá que él es el agresor. Pero si no se defiende, pudiera sufrir heridas. Si sujeta con fuerza a la mujer a fin de protegerse, bien pudiera causarle moretones que darían la impresión de que él es el agresor. »Cuando yo era niña, vi a mi mamá, que era una mujer pequeña, atacar a mi papá, que era mucho más grande que ella, en ocasiones en que los dos estaban ebrios. Ella se volvía muy agresiva, mientras que él sólo quería dormirse. Los efectos del alcohol anulaban del todo el hecho de que él era mucho más grande y fuerte. Afortunadamente, ella nunca llegó a herirlo de gravedad, pero sí se divorciaron cuando yo tenía diez años. »Usted pregunta qué debe hacer ahora. Basados en los principios bíblicos que sostenemos, preferimos aconsejarle lo que no debe hacer. No suponga que su esposa se ha ido para siempre. Y ni siquiera considere tener relaciones sentimentales con otras mujeres. Recuerde que prometió serle fiel a su esposa, y a no ser o hasta que ella se divorcie de usted, esos votos siguen vigentes. »En vez de rumiar sobre sus propios problemas, entréguele su situación a Dios y pídale que lo guíe en esta nueva etapa de su vida. Permita que su amor divino lo colme y le dé un nuevo propósito en la vida.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 704. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«Cuando menos se piensa»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 20, 2022 4:01


(Día de la Independencia de Colombia) Sucedió en el suroeste de Colombia durante la campaña de Independencia que fue el último fulgor de la llamada «Patria Boba». El sargento Perdomo había abandonado las filas patriotas para pasarse a las realistas, pero quiso la suerte que al poco tiempo cayera prisionero de sus anteriores compañeros de armas. El comandante patriota no tardó en ordenar que lo pusieran en capilla para ser fusilado. El soldado Espinosa, que tenía sólo dieciocho años, estaba sentado fuera de la puerta del calabozo haciéndole la guardia al desertor cuando se le presentó una hermosa joven con el cabello alborotado y las manos juntas en señal de súplica. Estaba llorando a mares, pero su llanto, en lugar de opacar la belleza de su rostro, le daba un singular atractivo. Era una hija del condenado, y venía a rogarle al joven soldado que le diera permiso de unas cuantas horas a su padre para ir a ver a su madre que se encontraba en un pueblo a orillas del río Patía. La desconsolada esposa estaba enferma de gravedad, y deseaba hablar por última vez con su marido para saber cuál era su voluntad en varios asuntos de importancia. Conmovido tanto por las lágrimas como por la insistencia y la sinceridad con que hablaba la bella joven, Espinosa vaciló y finalmente aceptó la extraña proposición. Con temor y temblor abrió la puerta del calabozo, pero no sin antes exigirles a los dos que prometieran no hacerlo quedar mal ante sus superiores. Fue un gran alivio el que sintió aquel guardia cuando el sargento regresó obediente a las pocas horas de haber salido. Y esta vez quiso la suerte que esa misma noche los realistas contraatacaran y los patriotas se retiraran, ¡de modo que Perdomo quedó libre! Pasado un año, Espinosa fue a parar en la cárcel de Popayán. Allí le tocó el turno a él, pues los realistas lo pusieron en capilla. Pero de pronto oyó que alguien descorría los cerrojos y preguntaba por el alférez Espinosa. ¡Era nada más y nada menos que Perdomo! Si bien es cierto que no pudo conseguir que Sámano, el gobernador, pusiera en libertad a Espinosa, de todos modos se cree que su intervención contribuyó a que, a última hora, no fuera fusilado. Con razón que en sus memorias don José María Espinosa, el abanderado de Antonio Nariño y conocido retratista de Bolívar, el Libertador, concluyera: «Tengo por experiencia que el bien que se hace con buena voluntad, tarde o temprano es recompensado por un camino o por otro, y cuando menos se piensa.»1 Con estas palabras Espinosa dio fe de un principio bíblico que nos dejó San Pablo, y que con frecuencia se ha repetido en los miles de Mensajes a la Conciencia que se han escrito y transmitido hasta la fecha: «Cada uno cosecha lo que siembra.»2 Lo que no se ha citado tanto, que aquí nos viene como anillo al dedo, son las palabras con las que el apóstol Pablo concluye ese pasaje: «No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos...»3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Eduardo Lemaitre, Historias detrás de la historia de Colombia (Santa Fe de Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, 1994), pp. 87‑88. 2 Gá 6:7 3 Gá 6:9,10

Un Mensaje a la Conciencia
«Vulgaridades a todo momento»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 19, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Quiero pedirles un consejo para solucionar mi problema. Tengo cuatro años de convivencia con mi pareja, [pero] me ha costado mucho trabajo aceptar su forma de ser, sobre todo por su mala costumbre de decir vulgaridades a todo momento. Pareciera que no se diera cuenta cuántas veces lo hace y todo lo que dice. No hay un solo instante que no lo haga. Tiene esas palabras en su vocabulario como [si fueran] palabras comunes. »He tratado de varias formas de hacerle entender lo mal que me siento por ello, [y él] lo modera un poco; pero al día siguiente es igual.... »Recurro a ustedes para que me orienten para poder ayudarlo a él.... Les agradezco anticipadamente.» Este es el consejo que le dimos: «Estimada amiga: »Su caso nos recuerda las veces que estamos en un lugar público y oímos a algunas personas hablando en voz alta y diciendo palabrotas ¡como si todo el mundo quisiera oírlas! Eso es ofensivo y grosero, pero quienes lo hacen dan la impresión de no darse cuenta siquiera de que no es aceptable. »La parte de su problema que más nos preocupa es que, al parecer, a su pareja le importa poco cómo usted se siente. Usted se ha expresado al respecto reiteradas veces, y sin embargo él sigue haciendo lo mismo. Creemos que si de veras la amara a usted, le importaría lo bastante como para controlar su vocabulario. »Quisiéramos hacerle una pregunta: ¿Controla su pareja el vocabulario cuando habla con un supervisor en el trabajo, o cuando habla con sus familiares más jóvenes? ¿Hay alguna situación en la que controla lo que dice? Si es así, entonces sí tiene la capacidad de controlarse cuando está con usted, sólo que no considera que sea tan importante como para esforzarse por hacerlo. »¿Ha notado usted que él no se ha mostrado sensible a sus sentimientos y deseos en otros aspectos? Lo más probable es que sí. Sin duda la insensibilidad que él le demuestra al decir vulgaridades es apenas un síntoma de los problemas en la relación que tienen ustedes dos. Cuando a una persona no le importan los sentimientos de su pareja, ¿qué clase de relación tiene con ella? Si él dice que la quiere a usted, pero no está dispuesto a demostrarlo con el trato que le da, entonces ¿es ese el amor que usted de veras quiere? Le aseguramos que, con el paso del tiempo, la insensibilidad que él le mostrará a usted será cada vez peor.... »La dejamos con las palabras del apóstol Santiago, que siempre tiene un consejo práctico para la vida diaria. Él no sólo nos recuerda lo difícil que es controlar nuestras palabras, sino también la importancia que eso tiene. Él dice: «La lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.... Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.»1 »¡Usted tiene mucho en qué pensar! »Linda y Carlos Rey.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace que dice: «Caso 41» dentro del enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Stg 3:6,8

Un Mensaje a la Conciencia
Ni por la mañana ni por la tarde

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 18, 2022 4:01


Se cuenta que sucedió en España en el siglo veinte, pero muchos opinan que pudo haber sucedido en cualquier otro país de los nuestros y, lamentablemente, que podría ocurrir hoy mismo. Resulta que una tarde, y conste que no era día de fiesta, un ciudadano intentaba entrar en un edificio público cuando lo detuvo el portero. —¿Adónde va, señor? — le preguntó. —A las oficinas —respondió el ciudadano. —No hay nadie —le informó el portero. —¡Ah! ¿Por las tardes no trabajan? Ante la innegable lógica de la pregunta de su conciudadano, el empleado de aquella dependencia del gobierno le explicó: —No... Cuando no trabajan es por la mañana. Por la tarde es que no vienen. En su Anecdotario de la España franquista el historiador español Fernando Díaz-Plaja explica que esta anécdota política nace de la fama burocrática, a la que define como «la irritación ante el público más la pasividad laboral».1 En otras palabras, la burocracia se manifiesta tanto en la mala atención al público como en la falta de atención al público. Y eso que se trata de dependientes del gobierno, que viven de lo que contribuimos entre todos para que ocupen esos puestos. ¡Así nos agradecen el favor! Tal vez nos sirva de algún consuelo recordar que eso no es nada nuevo. Aun en los tiempos de Jesucristo había quienes se valían de cualquier excusa para dejar de trabajar. En una ocasión Jesús se encontraba en Jerusalén, durante una fiesta de los judíos, cuando vio a un hombre inválido que llevaba enfermo treinta y ocho años. Al verlo Jesús en esa condición, tuvo compasión de él y lo sanó. Pero resulta que era sábado, el día en que los judíos no atendían al público. Así que fueron y le reclamaron a Jesús el haber sanado a ese pobre inválido el día sábado. Para ellos, legalistas que eran, el milagro era lo de menos; ¡lo que importaba era que Jesús había atendido a alguien fuera del horario establecido para eso! Al acto de sanidad lo consideraban trabajo, y eso era insoportable. No concebían que Dios tuviera una lista de excepciones a sus reglas sagradas, ni siquiera la de hacerle bien al prójimo. La respuesta de Jesús, que conocía a la perfección la tradición judía, fue la siguiente: «Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo.»2 Con esto no sólo daba a entender que era el Hijo de Dios, sino que en las dependencias del gobierno divino las oficinas siempre están abiertas al público. Tanto Él como el Padre celestial nos atienden las veinticuatro horas del día. Ya sea día de fiesta, o de reposo, o martes de mal agüero, o viernes 13, o día de tormenta con truenos y relámpagos, Dios nos atiende a cada uno como si fuéramos la persona más importante del mundo. De lo contrario, no habría dado su vida como rescate por nosotros.3 Ese mismo Cristo resucitó y está a la derecha del Padre trabajando aun hoy, intercediendo por nosotros, para que su muerte en nuestro lugar no haya sido en vano. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Fernando Díaz-Plaja, Anecdotario de la España franquista (Barcelona: Plaza & Janés, 1997), p. 253. 2 Jn 5:17 3 1Ti 2:6

Un Mensaje a la Conciencia
«No sé cómo ser un padrastro»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 16, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Soy un hombre de veintinueve años. Hace dos años conocí a una mujer de veinticinco que es madre soltera de una niña. Fuimos novios nueve meses, pero como mi familia no estaba de acuerdo con esa relación sentimental, me separé de mi novia. Quedó devastada, y no supe nada de ella por un año y medio. »Como no la podía olvidar, la volví a buscar, y ella accedió contenta a regresar conmigo. Nunca hemos convivido. Hemos planeado casarnos, pero siempre tengo temor [debido a que no sé cómo ser un padrastro] y no quiero jugar con sus sentimientos.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Dando por sentado que sus padres son dos de los miembros de su familia que no estaban de acuerdo con su noviazgo, usted los honró al ponerle fin hace año y medio. Fue sabio acatar el consejo que le dieron, ya que a veces los padres presienten posibles problemas de los que no son conscientes los hijos. »Sin embargo, también es cierto que algunos padres y familiares tienen otros motivos además de la necesidad de proteger a su familia. Algunos se oponen al matrimonio del familiar por razones económicas, y los móviles de otros son su egoísmo y sus propias necesidades emocionales. Aun otros tienen prejuicios personales que afectan su buen juicio. »No sabemos cuáles son las intenciones o los móviles de sus familiares, pero cualesquiera que sean, usted le dio importancia por bastante tiempo a lo que los preocupaba. Usted sí los honró, como Dios espera que haga. Sin embargo, el honrar no quiere decir que un hijo adulto tenga que obedecer a sus padres y, aun menos, a otros familiares. Todo adulto tiene la libertad y la responsabilidad de tomar sus propias decisiones, ya sea que sus padres estén o no de acuerdo. »Usted también honró a Dios al abstenerse de vivir con su novia antes de casarse con ella. Esperar hasta casarse es la mejor manera de evitar un buen número de posibles complicaciones. »Tiene razón al dar por sentado que los padrastros afrontan muchos retos. Las circunstancias de la situación en que se encuentra su novia son importantes, y esas circunstancias afectan nuestro consejo. ¿Qué tipo de relación tiene su novia con el padre biológico de la hija? Si el padre aún vive, ¿se debió a él la ruptura de la relación? ¿Fue infiel? ¿Está él involucrado en la vida de la hija? ¿Comparte la custodia? ¿Aporta al sustento económico de la hija? El no conocer las respuestas a esos interrogantes impide que le aconsejemos si le conviene o no le conviene casarse con su novia.... »Lea el Caso 99 en www.conciencia.net para enterarse de lo que yo sentía a causa de tener un padrastro, y el Caso 520 para aprender más acerca de cómo vivir con hijos con quienes uno no tiene vínculos adoptivos ni biológicos.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 575. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«Nuestros juguetes preferidos»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 15, 2022 4:01


(Antevíspera del Día del Niño en Venezuela, 3er. domingo de julio) «Si mi infancia fue feliz; si mi infancia me llama y sonríe de continuo a través de los años —comenta Mamá Blanca en sus Memorias—, es porque transcurrió libremente en plena naturaleza y porque tan libre transcurrir iba no obstante encauzado como van los ríos. Ni mis hermanitas ni yo nos vimos jamás presas entre cuatro paredes, rodeadas de cajas de dulce, de muñecas, de carros, de caballos de cartón, de todos esos horribles juguetes tenebrosos, que como los pesares de la vida adulta tiene por fuerza que sobrellevar la infancia.... »Nuestros juguetes preferidos los fabricábamos nosotras mismas bajo los árboles, con hojas, piedras, agua, frutas verdes, tierra, botellas inútiles y viejas latas de conservas. Al igual que los artistas, sentíamos así la fiebre divina de la creación; y, como los poetas, hallábamos afinidades secretas y concordancias misteriosas entre cosas de apariencias diversas. Cuando cogíamos, pongo por caso, una latica vieja, y con un clavo y una piedra le hacíamos un agujero, al cual adaptábamos una caña o un timón; a éste un par de tusas o cuescos de mazorca que hacían el papel de bueyes; a cada tusa o cuesco dos espinas curvas que imitasen dos cuernos; al todo una caña larga o sea una garrocha y remedando la voz de los gañanes, gritábamos a las tusas rebeldes: »—¡Arre, buey! ¡Atrás, Golondrina! ¡Apártate, Lucerito! »Con la lata, las dos tusas y las cuatro espinas, habíamos hecho un carro con su yunta y habíamos hecho también un poema.»1 ¡Qué creativos eran los niños de aquellos tiempos descritos en esta novela clásica de Teresa de la Parra titulada Las Memorias de Mamá Blanca, publicada en 1929! Pero gracias a Dios, la creatividad infantil no se limita al siglo veinte ni a los siglos anteriores. Los niños del siglo veintiuno siguen siendo creativos porque no han dejado de sentir esa misma «fiebre divina de la creación» a la que se refiere la autora venezolana. Es que a cada uno, desde el vientre de la madre, Dios le imprime su sello creativo. Pues todos somos creados a su imagen y semejanza,2 incluso con su creatividad divina. El hecho de que los juguetes preferidos de Mamá Blanca los fabricaran las niñas mismas se debe a que habían sido dotadas por su Creador con ese deseo y con esa capacidad. Ahora bien, el mismo Dios que nos creó así, nos creó también con la libertad de hacernos hijos suyos o de rechazarlo como nuestro Padre celestial.3 Bien pudo habernos creado como robots o autómatas, pero así habríamos dejado de ser como Él. Así que nos dio la opción de formar o no formar parte de su familia, a fin de que fuéramos la más excelsa creación posible y para que nuestro amor por Él no fuera por obligación sino por elección y de todo corazón. Optemos, pues, por ser hijos suyos ejemplares, como miembros de la familia más creativa del universo. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Teresa de la Parra, Las memorias de Mamá Blanca (Caracas: Monte Ávila Editores, 1985), pp. 129-30. 2 Gn 1:26-27 3 Jn 1:12

Un Mensaje a la Conciencia
«Para mejorar nuestra situación económica»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 14, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Tengo treinta y tres años, soy soltera y vivo con mis papás y una hermana menor.... [Como] soy la única que tiene un ingreso estable... [ayudo con casi todos los gastos de la casa]. El ingreso que reciben mis padres sólo alcanza básicamente para pagar el alquiler. »Hace años solicité un préstamo para solventar una necesidad de la familia, el cual sigo pagando. Les he dado a mis padres ciertos consejos sobre lo que creo que debemos hacer para mejorar nuestra situación, pero ellos no lo creen necesario. ¿Soy mala persona porque en ocasiones no doy más dinero a la casa debido a que quiero salir con mis amigos? ... Si hay una necesidad de veras grande, sí lo doy.... Es que siento que mis padres podrían hacer algo para buscar más ingresos.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »La felicitamos por la manera en que está honrando a sus padres al ayudar con casi todos los gastos de la casa. Usted no dice cuántos años tienen ni por qué carecen de un ingreso estable, pero sí dice que siente que ellos podrían hacer algo para buscar más ingresos. »Lamentablemente en su caso, el mandamiento bíblico de honrar a sus padres no vino con información específica sobre si debiera vivir con ellos, ni cuánto dinero debe aportar para ayudarles.... Eso depende completamente de cada situación en particular. »Al parecer, usted sospecha que está permitiendo que sus padres sean imprudentes e irresponsables en cuanto al trabajo que hacen. Como no conocemos a sus padres, no hay manera de que sepamos si eso es cierto, ya sea del todo o siquiera en parte. Pero, de cualquier manera, no creemos que debiera esperarse que ningún hijo adulto provea recursos económicos para ayudar a padres que bien pueden proveer para sí mismos. »Como usted ya sabe que tiene la responsabilidad de ayudar con parte de los gastos debido a que vive en la casa de ellos, sugerimos que calcule cuánto le costaría vivir de manera independiente, y que esa cifra represente la mínima cantidad de dinero que debe aportar. Luego añada un poco más en señal de honra a sus padres, y el dinero que sobre después de sus otros gastos puede ser el dinero que le queda para diversión y actividades sociales. »Creemos que es importante que usted tenga amistades y disfrute de una vida social, y sabemos que cuesta dinero comer fuera de casa y asistir a actividades sociales. Sin embargo, como ha sido responsable con su trabajo y ha logrado tener un ingreso estable, puede dedicar una parte razonable de su sueldo para cubrir gastos de diversión. »Ojalá que no sean sus padres quienes han hecho que se sienta culpable en cuanto a su vida social. Si bien usted es la hija de ellos, no es una niña.... Para honrar a sus padres debe tratarlos con respeto, pero no tiene la obligación de obedecerles.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 703. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
Tornaviajes que cambian la historia

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 13, 2022 4:01


«A principios del siglo XVI sucede algo que cambiará la historia de tres continentes —señala el historiador y filólogo nicaragüense Carlos Mántica—. Fernando de Magallanes, navegante portugués al servicio de Carlos I de España, toca por vez primera lo que bautiza como Archipiélago de San Lázaro. [Y] Sebastián Elcano, su sucesor, retorna ante el rey con un cargamento importante de especias que despierta un gran interés en la corte española. »A lo largo de cuarenta y cinco años, se emprenden viajes cuyo objetivo central será llegar a las islas de la especiería y descubrir la mejor ruta de regreso, o tornaviaje. Andrés Niño fracasa en 1520, y Sebastián Elcano muere en 1525 buscando la ruta de regreso después de sufrir grandes pérdidas. »Por tantos fracasos, se suspende temporalmente la búsqueda del tornaviaje, buscándola en el futuro por la vía de México. El 21 de noviembre de 1564 zarpan las naves mexicanas. Nuevas islas son descubiertas. El archipiélago de San Lázaro es ahora rebautizado Filipinas en honor del Rey Felipe II [y se] funda la ciudad de Manila.... El 1 de junio de 1565 emprenden el regreso, y veinte días después logran avistar las costas de California para llegar por fin a Acapulco a principios de octubre. »Establecida la ruta del tornaviaje se daba principio a la ruta comercial más larga en la historia de la navegación: desde 1565 hasta la Independencia de México. Las Molucas, la India, China y el Japón tendrán igualmente una injerencia decisiva en el comercio entre Filipinas y la Nueva España, con sus productos altamente codiciados. »A la ruta de la China debemos artículos que hoy consumimos normalmente olvidando su origen. Hablo de algo tan vital como el arroz, tan común como el mango, tan fino como el té, o tan rico y saludable como el tamarindo. Fue por este medio que especias como la pimienta, el jengibre, la canela y el clavo de olor se convirtieron en elementos comunes de la cocina nicaragüense. »La porcelana nos llegaba convertida en bellas vajillas, los platos de la china.... textiles como los damascos, el satín pequinés... y los algodones; las alfombras persas y los tapetes importados por la ruta de la India; las medias de seda y los mantones de Manila.... »A tanta riqueza se suma la migración de personas que en México incluyeron a la casi legendaria China Poblana, y la de aquellas mujeres que por alguna razón fueron preferidas en Nicaragua como nodrizas y que seguimos llamando chinas.... »Durante casi tres siglos, regiones tan apartadas de tres continentes estuvieron unidas por esta nueva ruta.»1 A diferencia de los exploradores de antaño de quienes nos cuenta Mántica, Dios no tuvo que descubrir la mejor ruta de regreso al cielo luego de enviar a su Hijo Jesucristo al mundo para que se hiciera hombre, muriera por nosotros y resucitara al tercer día. El Padre celestial ya había dispuesto que su Hijo ascendiera al cielo y volviera a su lado a fin de interceder por nosotros desde la gloria, y que el Espíritu Santo descendiera a este mundo y viviera en nuestro corazón a fin de guiarnos a toda la verdad y de interceder por nosotros conforme a su voluntad.2 Es que Dios sabía que ese tornaviaje de su Hijo podía cambiar la historia no sólo de esos tres continentes sino de todo el mundo que lo reconociera como su Salvador y su Señor. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Carlos Mántica, «Entorno histórico de El Güegüence», en Baile de El Güegüence o Macho Ratón (Managua, Nicaragua: Editorial Hispamer, 1998), pp. 35-36. 2 Jn 16:5-13; Ro 8:26-34

Un Mensaje a la Conciencia
Vicio vergonzoso

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 12, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que, a pesar de que nunca se lo había contado a nadie, nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Mi problema es muy grande. Tengo una terrible manía que me ha acompañado por más de quince años, y ha ido en progreso. Lo que me ocurre es que aprovecho ciertas oportunidades para practicar delitos muy vergonzosos. [Toco a las] mujeres sin el consentimiento de ellas en los autobuses o en [las] multitudes.... »Es un vicio, pero es muy fuerte, y me cuesta mucho dejarlo. He hecho muchos intentos de dejarlo, pero lo más que he durado sin hacer eso es tal vez una semana, y luego vuelvo a caer. »Necesito su ayuda.... ¡Por favor, escojan mi [caso]!» Este es el consejo que le dimos: «Estimado amigo: »Nos alegra saber que usted se siente culpable por su conducta vergonzosa. Su conciencia está actuando tal como fue el propósito de Dios que lo hiciera. No sólo está advirtiéndole de lo indebido de su conducta, sino que también está diciéndole que usted necesita ayuda para poder vencer esos hábitos. Es cierto que usted no puede vencer por sí solo este mal. Ha estado tratando de vencerlo durante quince años, y hasta ahora no lo ha logrado. »Usted dice que tiene una manía. Con esa palabra da a entender que lo que está haciendo es algo que usted no puede controlar, como si fuera una enfermedad. Tenemos una buena noticia para usted: Puede aprender a dominarse si está dispuesto a esforzarse y a hacer lo necesario para cambiar por completo su vida. Así que ¿dónde debe comenzar? »La única manera de tener la conciencia limpia es pedirle a Dios que lo perdone. Si usted está sinceramente arrepentido, Dios le concederá el perdón cuando se lo pida en el nombre de Jesucristo. Pero el estar arrepentido no es cuestión de lo que uno dice sino de la condición del corazón. ¿Se ha preguntado alguna vez cómo se sienten las mujeres afectadas si ven o sienten lo que usted está haciéndoles? ¿Tiene usted compasión alguna por los sentimientos de ellas? ¿Cómo se sentiría usted si alguien le hiciera lo mismo a su hermana o a su mamá?... »Otro indicio de que usted de veras está arrepentido será cuando dé los pasos necesarios para buscar la ayuda de un terapeuta o psicólogo. Por lo general es costoso, pero usted necesita ese tratamiento más que cualquier otra cosa en la que pudiera gastar su dinero.... »En resumen, usted debe probar que está arrepentido al hacer lo que sea necesario para cambiar. Dios siempre está dispuesto a perdonar a los que de veras se arrepienten.1 La palabra «arrepentimiento» significa: «cambiar de rumbo». Si usted se vuelve y le da un nuevo giro a su vida al abandonar por completo esa conducta, entonces dará evidencia de un arrepentimiento genuino. Y Dios lo perdonará no sólo por esa conducta, sino también por cada pecado que haya cometido. Él limpiará su corazón y su conciencia. »Será muy difícil, pero Dios lo ayudará si usted es sincero. »Linda y Carlos Rey.» El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 40». Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Ro 10:9

Un Mensaje a la Conciencia
Infiel e indiferente

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 9, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos: «Mi esposo me fue infiel.... Ya van casi dos años de eso. Él siguió la relación con la mujer, pero me dice que ya no está con ella porque se fue a otro país.... Mi esposo no me garantiza que no lo va a volver a hacer. A ella la ama, y dice que también siente algo por mí. Cuando está en casa (algunos días), él sólo se la pasa en el cuarto con el teléfono y no sale sino para comer, y no les dedica tiempo a los niños. »No sé qué hacer. Algunos consejeros me dicen que no le reclame nada, que ore y Dios obrará. Otros me dicen que le diga lo malo que hace, porque Dios me lo reclamará [si no me interpongo].» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimada amiga: »Al parecer, usted ha buscado consejo de varias personas. Por lo general, no tendríamos nada más que decir al respecto, ya que usted tiene quien la ayude. Sin embargo, el consejo que dice que ha recibido varía de un extremo a otro. ¿Cómo se supone que pueda saber con certeza cuál consejo es el mejor? Nosotros, por nuestra parte, decidimos lo que es mejor mediante el estudio de la Biblia, ya que creemos que es la Santa Palabra de Dios y que contiene principios que pueden guiarnos, aun en las situaciones más difíciles. »Los consejeros que le han dicho que no haga nada más que orar y confiar en Dios están siguiendo principios bíblicos acerca del perdón y de la comunicación con Dios, pero están pasando por alto enseñanzas bíblicas acerca de la fidelidad. Muchas personas bien intencionadas conocen ciertas partes de la Biblia, pero no tienen en cuenta la visión global que consta del carácter de Dios y de su plan para sus hijos. Esa es una razón principal por la que quienes siguen a Jesucristo, el Hijo de Dios, deben estudiar y meditar en la Biblia, aprendiendo y comprendiendo más cada día.... »En el caso suyo, además del adulterio continuo, su esposo admite sin vacilar que volverá a hacerlo. Él no se compromete a serle fiel a usted en el futuro. Quiere más bien gozar de los beneficios de tener una esposa y una amante al mismo tiempo. Se ha convencido de que usted debe estar dispuesta a aceptar ese arreglo. »Entonces ¿qué debe hacer usted? Debe protegerse de las enfermedades de transmisión sexual que su esposo pudiera traer consigo a casa, investigar con un abogado cómo puede usted protegerse económicamente, y analizar sus opciones en caso de que tenga que salir de la casa. ¿Debe usted también pedirle a Dios que le dé sabiduría? Sí. ¿Y debe confiar en Dios? Sí. Pero no deje de leer la Biblia y de estudiar los pasajes que tienen muchas lecciones acerca de las consecuencias de la infidelidad. Tome decisiones conforme a lo que Dios le indique, y recuerde que Él le será fiel a lo largo de toda etapa difícil que afronte en el futuro.» Con eso termina lo que recomienda Linda, mi esposa. El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se ingresa en el sitio www.conciencia.net y se pulsa la pestaña que dice: «Casos», y luego se busca el Caso 574. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«A ver si nos ponemos de acuerdo»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 8, 2022 4:01


Muchas naciones del mundo actual han adoptado la política de no negociar con terroristas, pase lo que pase. Ya que lo hacen a expensas de sus pobres ciudadanos que pudieran llegar a ser rehenes víctimas del terrorismo o de la delincuencia internacional, hay quienes critican esta determinación. Es decir, se oponen a la inflexibilidad de sus respectivos gobiernos, a pesar de que el ceder a las exigencias de estos delincuentes no garantiza que dejen en libertad a sus rehenes, mientras que sí garantiza que vuelvan a cometer el delito, tomando rehenes en pro de su causa. A quienes piensan que tales exigencias delictivas son novedosas, conviene recordarles el siguiente caso que se dio en la antepenúltima década del siglo veinte. Sucedió en las impresionantes oficinas de la aerolínea Pan American en la ciudad de Nueva York. El gerente de la compañía y su personal ejecutivo se encontraban en una tremenda encrucijada. Una banda de maleantes había robado una gran cantidad de boletos de avión, en blanco. El valor de esos boletos ascendía a más de un millón de dólares, una considerable suma en aquellos días. En medio de la crisis, recibieron una llamada telefónica de parte de los delincuentes, quienes les hicieron una propuesta. Si la compañía les pagaba cincuenta mil dólares, ellos devolverían intactos los boletos robados. Se trataba de un negocio insólito, por supuesto, pero conveniente a fin de cuentas. En lugar de correr el riesgo de perder un millón de dólares, podían garantizar que no perderían más que cincuenta mil. Así que hicieron el trato, con la aprobación de las autoridades competentes. Pan American pagó cincuenta mil, y los ladrones devolvieron los boletos tal como habían acordado. Este caso nos lleva a preguntarnos: ¿Qué pasaría si se generalizara esta clase de transacciones con los delincuentes? ¿Sería posible vivir tranquilos en una sociedad donde el atraco, el robo y el engaño fueran siempre negociables? ¿Soportaríamos que sólo se tratara de establecer el precio del rescate, ya fuera un secuestro o un hurto, un homicidio o un adulterio? Si bien, en lo que nos toca a nosotros, la respuesta parece evidente, tal vez para muchos no sea tan obvia en lo que tiene que ver con Dios. Pues Dios envió a su único Hijo, Jesucristo, a pagar con su vida misma el rescate de todas nuestras transgresiones, desde las más insignificantes hasta las más repugnantes. Y mantiene abiertas las líneas de comunicación de sus oficinas celestiales para tratar con todos los pecadores de este mundo que lo llamen. «Vengan ya —dice el Señor—, vamos a discutir en serio, a ver si nos ponemos de acuerdo.... Sus pecados los han manchado como con tinta roja; pero yo los limpiaré. ¡Los dejaré blancos como la nieve!»1 Basta con que le pidamos a Dios que nos limpie de todo pecado para que se haga efectivo el precio de sangre que Cristo pagó por nuestro rescate. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Is 1:18 (TLA)

Un Mensaje a la Conciencia
El «descubrimiento» de Machu Picchu (2a. parte)

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 7, 2022 4:01


(Día del Santuario Histórico de Machu Picchu, Nueva Maravilla del Mundo) Si bien el profesor estadounidense Hiram Bingham pasó a la historia como el descubridor oficial de Machu Picchu en 1911, «desde mediados del siglo [anterior] las visitas nacionales e internacionales fueron una constante en [este santuario histórico] —señala el periodista español César Cervera en el Diario ABC—. El naturalista italiano Antonio Raimondi pasó al pie de las ruinas, el empresario alemán Augusto Berns planeó la forma de llevarse todos los tesoros, el norteamericano Harry Singer situó su ubicación en un mapa, y el explorador francés Charles Wiener confirmó restos arqueológicos en la zona. Machu Picchu era un secreto a voces, pero ni siquiera ellos fueron los primeros europeos en poner pie allí», afirma Cervera. Fue más bien «el conquistador castellano Baltasar de Ocampo [quien] encontró [con otros] doce compañeros a finales del siglo XVI lo que parece que era Machu Picchu, [al relatar que había] “en un altísimo cerro una plaza de suma grandeza y llanura en la superficie de edificios suntuosísimos de gran majestad hechos con grande saber y arte. Y todos los umbrales de las puertas... son de piedra mármol, famosamente obradas”, añade Ocampo. En su breve descripción lo designa como “Pitcos”, no se sabe si por error o como deformación de Picchu, y se limita a indicar que allí se habría criado Túpac Amaru I, sucesor de Titu Cusi y último inca de Vilcabamba. »[Ocampo] no le dio mayor importancia al descubrimiento ni trató de buscar tesoros escondidos allí, probablemente porque para entonces la vegetación cubría parte de su magnitud. Era... un lugar remoto para el Imperio español, alejado de los nuevos centros de poder virreinales, y al que las autoridades religiosas y políticas prestaron muy poca atención en los siguientes siglos. »... Fray Antonio de la Calancha... en su Crónica moralizada del orden de San Agustín [en el Perú], escrita en 1638... la designa como Vilcabamba vieja, y habla de las dificultades que tuvieron... unos frailes de su orden para alcanzar esta posición y realizar tareas de evangelización. Calancha describe el lugar como “la ciudad más grande, donde estaba la universidad de idolatría y donde vivían los profesores, hechiceros y señores de abominación”. [Esa descripción] resulta fundamental para comprender que el lugar tenía un carácter eminentemente religioso», concluye el periodista Cervera.1 ¡Qué duras palabras las del fraile Calancha! No había ninguna manera de que él supiera qué tanto le importara a Dios quién fuera el primer europeo en «descubrir» este santuario histórico, pero sí había un pasaje en la Biblia que comprobaba lo mucho que a Dios le importaba la tarea de evangelización. Pues en ese pasaje San Pablo afirma que Dios quiere que todos conozcamos la verdad de que hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y la humanidad perdida, su Hijo Jesucristo, quien se hizo hombre y dio su vida para salvarnos a todos.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 César Cervera, «El conquistador español que descubrió «Machu picchu» y el mundo borró de la historia durante cuatro siglos», ABC, Historia, 10 mayo 2020 En línea 28 enero 2022. 2 1Ti 2:3-6

Un Mensaje a la Conciencia
El «descubrimiento» de Machu Picchu (1a. parte)

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 6, 2022 4:01


(Víspera del Día del Santuario Histórico de Machu Picchu, Nueva Maravilla del Mundo) «Machu picchu», que significa la «montaña vieja» en el idioma quechua, es hoy en día una de las grandes atracciones turísticas de Perú.... Sin embargo, hasta hace cien años este antiguo poblado incaico andino, una obra maestra de la arquitectura indígena, era un lugar casi desconocido para el mundo.» Así comienza el periodista español César Cervera su artículo acerca de Machu Picchu publicado en el Diario ABC en mayo de 2020. Es que «nadie apreció de verdad el valor de “Machu picchu” [sino] hasta que un anglosajón reveló al mundo su ubicación e importancia. Hiram Bingham, profesor estadounidense con aire de aventurero, [lo descubrió] el 24 de julio de 1911, guiado por [el] sargento peruano [Fabián Carrasco] y un campesino llamado Melchor Arteaga, siguiendo la senda [de] otros aventureros que ya [lo] habían frecuentado. »Dos familias de apellido español, los Recharte y los Álvarez, se encargaron de mostrarle la ubicación exacta del santuario, el cual dejó a Bingham muy impresionado. En los siguientes años el profesor encabezó las labores arqueológicas... y se encargó de dar a conocer a nivel mundial el descubrimiento a través de la Universidad de Yale y la National Geographic Society. »Bingham, uno de los [hombres] en los que está inspirado el personaje de ficción Indiana Jones, falleció sin saber que lo que creía que se trataba de Vilcabamba, el último hogar de los incas de Manco Inca (la última resistencia contra los españoles), era en realidad una ciudad construida ya en el siglo XV, a más de 2.400 metros sobre el nivel del mar.... »A partir de 1913, “Machu picchu” dejó de ser un secreto y Hiram Bingham pasó a la historia como su descubridor oficial. No obstante, la verdadera aportación del estadounidense fue a nivel arqueológico y divulgativo —señala el periodista Cervera—. El lugar no era una novedad ni para los [pobladores] locales ni para un sinfín de aventureros. Las terrazas esculpidas, los edificios de granito y las paredes pulidas cubiertas por siglos de vegetación no estaban por descubrir; simplemente estaban por reconocer. »Sólo una década antes, un agricultor peruano llamado Agustín Lizárraga dejó un graffiti en uno de los muros del templo del Sol con su nombre y el de sus compañeros de expedición. Al igual que Bingham, Lizárraga intentó divulgar a nivel internacional su descubrimiento, pero el agricultor [peruano], muy conocido en Cuzco, nunca logró la resonancia del [profesor] estadounidense. Lizárraga murió ahogado en el río Vilcanota en febrero de 1912.»1 Así como concluye Cervera que el Santuario Histórico de Machu Picchu —elegido como una de las siete nuevas maravillas del mundo moderno2— no estaba por descubrir sino simplemente por reconocer, tampoco Dios su Creador es simplemente un Dios maravilloso por descubrir sino un Señor soberano por reconocer. Pues no basta con que descubramos su evidente grandeza divina. Es necesario que a su Hijo Jesucristo, el Señor de toda la creación, lo conozcamos personalmente y lo reconozcamos no sólo como nuestro Salvador sino también como Señor de nuestra vida.3 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 César Cervera, «El conquistador español que descubrió «Machu picchu» y el mundo borró de la historia durante cuatro siglos», ABC, Historia, 10 mayo 2020 En línea 28 enero 2022. 2 «New Seven Wonders of the World» [Nuevas Siete Maravillas del Mundo], Britannica En línea 29 enero 2022. 3 Jn 1:3; Hch 4:12; Ro 10:9-10; 1Co 8:6; Fil 2:5-11; Col 1:13-23; 1Ti 2:3-6; 2Ti 1:10; 1Jn 4:14

Un Mensaje a la Conciencia
«Cuento de salud y libertad»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 5, 2022 4:01


(Día de la Independencia de Venezuela) Salud y Libertad, bienes hermanos pero de impar dimanación y goce; la salud es de Dios y buen gobierno, la libertad, más fuerte que los hombres; la salud, a la larga, se hace corta y a lo libre no hay filo que lo corte. Escuchad este cuento que os inventé hace años, el del Castillo de los Ruiseñores; oídlo con el metro de los Himnos, cantadlo con la voz de las canciones: Este era un Rey; tenía un Castillo con torres y torres y una hija más bella que el campo cuando encienden la luz de las flores. Y poblaban estancias y patios y claustros y torres ruiseñores en jaulas de oro, ruiseñores en jaula de bronce, y por eso al Castillo llamaban el Castillo de los Ruiseñores. Pero un día murió la doncella, y el señor del Castillo encerróse para siempre en el frío aposento de la más invernal de las torres. Y por ser más igual con la Muerte y poner el silencio a sus órdenes, ordenó que en sus jaulas doradas cortaran [la lengua] de los ruiseñores. Y así fue que, al llegar alCastillo, sacudía de espanto a los hombres la visión de los pájaros mudos sobre el ancho rumor de los bosques. Y los días pasaban; los días, mudos, como noches, ¡cuando, un día, estalló con el alba la sorpresa de un canto en las torres! En tropel recorrieron las jaulas los callados guardianes del orden para ver quién rompía el silencio y arrancar con la lengua las voces. Pero en vano buscaron prenderle, porque huía de todos los hombres; porque aquél era el pájaro libre, conspirador del cielo, agitador de sus alas veloces, un fugaz ruiseñor de los campos con canto de flecha mojada en los bosques, y a su grito, la voz de los libres entró en el Castillo de los Ruiseñores.1 ¡Qué mensaje tan profundo acerca de la libertad el que transmite el poeta venezolano Andrés Eloy Blanco! En el fantástico Castillo de los Ruiseñores de su «Cuento de salud y libertad» muere la bella princesa, y es tal la tristeza del rey que ordena cortarles la lengua a los ruiseñores para que no puedan jamás volver a cantar. Pero ese triste silencio lo rompe «un fugaz ruiseñor de los campos», a quien persiguen en vano por proclamar la libertad a voz en cuello. Aplicado a la letra del Himno Nacional de Venezuela, pudiera resumirse así: «Gloria al bravo ruiseñor que el yugo lanzó... “¡Abajo cadenas!” gritaba, pidiendo libertad. Al oír su canto tembló de pavor el tirano egoísta, y lo buscó inútilmente para cortarle la lengua.» ¿Por qué fue infructuosa esa búsqueda? Porque Dios mismo, «el Supremo Autor» mencionado en la segunda estrofa del Himno Nacional, le infundió «un sublime aliento» a ese «bravo pueblo que el yugo lanzó» y rompió las cadenas en su valiente lucha por la libertad. Pues al hacerlo a imagen y semejanza suya, Dios lo creó para que fuera libre.2 Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net 1 Andrés Eloy Blanco, «Cuento de salud y libertad», Giraluna (1955), en Poesía (Caracas: Fundación Biblioteca Ayacucho, 2006), pp. 175-77. 2 Gn 1:26-27; Jn 8:32-36

Un Mensaje a la Conciencia
«Tengo vergüenza con los familiares de mi hija»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 4, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Hace ya más de ocho años que viví una unión libre con una mujer... Me separé de ella y volví con mi esposa, pero fui tan miserable que dejé embarazada a esa otra mujer.... Y hace más de cuatro años la mujer murió de muerte repentina.... Ahora reconozco que, aparte de que soy un miserable, no merezco vivir. Hasta he contemplado el suicidio como una opción.... »Hoy mi hija que es fruto de ese amor está viviendo con su abuela y, a pesar de que inicié unas acciones legales para tenerla a mi lado, decidí quizá renunciar a ella. Tengo demasiada vergüenza con sus familiares.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »[Comprendemos] que usted reconoce que no hay manera alguna de volver atrás y enmendar sus errores, y que debido a eso ha contemplado el suicidio. [Por eso le] parece más fácil morir que vivir consciente de lo que... ha hecho. »¿Ha oído hablar del apóstol llamado Judas Iscariote? Él era uno de los seguidores más cercanos de Jesucristo antes de traicionarlo. Cuando Judas reflexionó sobre lo que había hecho, se suicidó. No tuvo suficiente valor para volver a verse con los otros apóstoles, así que optó por la vía de escape más fácil. »Cuando Cristo murió en la cruz, Él pagó el castigo por todos los pecados, no apenas por los pecados más pequeños o más socialmente aceptables. Sin embargo, para que seamos perdonados tenemos no sólo que lamentar haber cometido esos pecados y pedirle perdón a Dios nuestro Padre, sino también demostrar ese arrepentimiento viviendo de una manera diferente en el futuro. Si esperamos que Dios perdone nuestro pasado, tenemos que estar dispuestos a aprender y seguir sus enseñanzas.... »Su hija nunca podrá tener una relación con la mamá, y ahora usted quiere negarle que tenga una relación con usted también. Siendo una niña pequeña, tal vez parezca que no lo echa de menos a usted, pero a medida que crezca ella se preguntará cada vez más qué mal hizo para que perdiera a la mamá y también al papá. »En vez de tratar de obtener la custodia legal, le recomendamos que primero comience a aportar ayuda económica mensual a la abuela para contribuir a sufragar los gastos de la niña. Luego asegúrese de que el nombre suyo aparece en el certificado de nacimiento de ella. Si no aparece, entonces haga lo necesario para probar que usted es el padre biológico a fin de que se enmiende esa falta. »El siguiente paso es pedir que se le permita visitarla bajo supervisión.... Si la abuela no lo permite, entonces será necesario pedirle a un juez que le conceda tales visitas. De cualquier manera, le recomendamos que consulte a un abogado a fin de que lo ayude.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 702. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net

Un Mensaje a la Conciencia
«Algo doloroso que me ocurrió de niño»

Un Mensaje a la Conciencia

Play Episode Listen Later Jul 2, 2022 4:01


En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue: «Soy un hombre que tuvo un pasado muy doloroso. Todo pasó hace treinta años, y lo recuerdo como si hubiera sido ayer.... Aunque me da mucha pena contarlo, necesito un consejo. Un hombre mucho mayor que yo abusó de mí sexualmente, y lo tengo presente, su rostro, su voz, todo. Es más, lo he visto últimamente, y me han dado deseos de vengarme de él por lo que me hizo. »Nunca he contado esto a nadie, pues siento que se burlarían de mí. Vivo felizmente y tengo una hija, pero jamás he podido olvidar algo tan doloroso que me ocurrió de niño.» Este es el consejo que le dio mi esposa: «Estimado amigo: »Le agradecemos que nos haya revelado su secreto. Claro que comprendemos por qué tiene deseos de vengarse de ese hombre perverso que abusó de usted. Él lo hirió física y emocionalmente, y usted quiere que él entienda lo que es sufrir semejante dolor por tanto tiempo. »¿De cuántos otros niños pudo haber abusado ese sujeto? ... Es probable que haya habido muchas otras víctimas además de usted. Si usted tiene sospecha alguna de que este hombre pudiera aún estar abusando de niños, entonces si usted lo delatara no sería como una venganza por lo que le hizo a usted. Con eso más bien estaría mostrando compasión por esos otros niños y evitando más sufrimiento. »Sin embargo, como usted nunca le ha contado a nadie lo que ese hombre le hizo, no es probable que quiera contarlo ahora tampoco, sobre todo porque dice que teme que se burlarían de usted. Es obvio que usted no acepta el hecho de que usted es la víctima y que el culpable es ese pervertido sexual. Le recomendamos que lea los Casos 11 y 330 en www.conciencia.net para que vea lo que les dijimos a otros hombres que también fueron víctimas de abuso sexual durante la niñez. »Si usted pudiera evitar que otro niño fuera víctima de abuso, ¿acaso no valdría la pena revelar su secreto? La agencia policíaca apropiada sólo podría poner una denuncia si el estatuto local de la prescripción de delitos por abuso a menores no se ha vencido. Sin embargo, si usted revelara a la familia y a los amigos de este hombre cómo él abusó de usted, ellos tomarían medidas para proteger a cualquier niño con quien él tenga contacto aunque digan que no creen que él sea culpable. »La razón por la que los pedófilos no dejan de acechar a sus víctimas es que personas como usted guardan silencio. Ese delincuente hizo que usted sintiera vergüenza de algo por lo que usted nunca tuvo la culpa. A pesar de que cambiaría su vida por completo si revelara ahora lo que pasó hace tanto tiempo, con eso estaría reconociendo y aceptando como un hecho que él es quien tiene la culpa y por eso el que debiera sentir vergüenza. Busque a Dios, y pídale que le dé el valor que usted necesita para proteger a los niños que estén en riesgo.» Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 573. Carlos ReyUn Mensaje a la Concienciawww.conciencia.net